Buscar

Kaege retro: máquinas del tiempo

Hay muchas generaciones del Porsche 911, pero el diseño más icónico es el de los años 70. El especialista Kaege modifica los 993 para que tengan aspecto retro, y además los hace más rápidos. ¿Estamos ante el 911 perfecto? 

Cualquier propietario de un deportivo clásico posiblemente habrá pensado lo mismo: “Qué bonito es, pero qué incómodo. Y qué poco frena. Qué diferencia de estabilidad respecto a un coche moderno. Además, la dirección es bastante lenta, y sin aire acondicionado paso de usarlo en verano…”. Muchos dirán que los clásicos son como son, o los aceptas o no los tengas. Pero hay algunos que lo quieren todo: la belleza y la nostalgia del diseño clásico, y la tecnología y el rendimiento de un coche actual. Y cada vez son más, porque el auge de los modelos restomod en todo el mundo es evidente. En los Ford Mustang lo más frecuente es que los preparadores partan de modelos clásicos y los modernicen con componentes mecánicos actuales. En cuanto a los Porsche 911, el proceso suele ser diferente, y normalmente consiste en tomar modelos de los años 90 y modificarlos para que parezcan de los 70. 

Los Porsche Singer estadounidenses usan como base los 964, y los Kaege alemanes, el 993

Los Porsche 911 son apreciados en todo el planeta, y desde 1963 se han fabricado más de un millón de unidades. No obstante, los preparadores están basando sus creaciones casi unánimemente en los 911 tipo 964 (63.762 unidades fabricadas entre 1988 y 1994) y los tipo 993 (68.029 unidades entre 1994 y 1998). A primera vista podría parecer que el 964 era una evolución de Carrera 3.2, con nuevos parachoques y llantas, pero bajo su carrocería los cambios fueron muy importantes. De hecho, según la marca, el 85% de las piezas eran nuevas. Lo mejor para los preparadores es que su carrocería es muy similar a la de su antecesor, lo que le hace perfecto para ser modificado al estilo retro. Los 964 restomod más caros y apreciados son los Singer fabricados en California. Su creador es el británico Rob Dickinson, un entusiasta que además es miembro del R Gruppe (club de 911 preparados con espíritu outlaw) y muy bueno con el marketing. Los Kaege made in Germany que protagonizan este reportaje son menos conocidos, y su fundador es más discreto, pero igualmente son muy valorados por los expertos más exigentes. La diferencia esencial entre los Singer y los Kaege es que los americanos usan como base el 964, y los alemanes, el 993. 

Un cambio radical

Hasta que el 993 apareció en 1994, la evolución estética del 911 había sido muy moderada, pero con la llegada de esta generación el cambio fue radical. Además, se trata de un modelo más cómodo y fácil de conducir que sus antecesores. Respecto al 964, las únicas partes de su carrocería que no cambiaron fueron las puertas, el techo y el capó delantero. Su carrocería era además un 30 por ciento más rígida, y la principal innovación técnica fue el eje trasero multibrazo, novedad absoluta respecto a su predecesor. Con él se consigue que el coche sea más ágil, y permite notar con mayor claridad la transferencia de carga en las curvas. Está claro, por tanto, que es una base mecánica más avanzada que el 964 para hacer un restomod; y además, fue el último 911 refrigerado por aire. 

La fibra de carbono se emplea con generosidad, reduciendo el peso unos cien kilos

Lo mismo pensó Roger Kaege, creador de Kaege Automobile GmbH, cuando vio por primera vez un 911 Singer. Comenzaron a dar forma a la idea en 2010, y el primer Kaege Retro estuvo acabado en 2016. Es una empresa de corte artesanal, con un pequeño equipo de expertos muy especializados, y con el apoyo de firmas adictas a la excelencia, que les ayudan con las piezas de fibra de carbono, los interiores o los motores. Y no todo es cuestión de estética, porque la fibra de carbono la emplean para todo; podemos verla en los paneles de la carrocería, en el maletero o en los elementos periféricos del motor. Así consiguen reducir el peso del coche en unos cien kilos. Los clientes pueden personalizar cada detalle en cuanto a colores, cromados, materiales o tapizados, y se ofrecen diferentes kits opcionales para el interior. 

Kaege es una empresa artesanal en la que trabaja un equipo de expertos muy especializados, y cuentan  con el apoyo de firmas adictas a la excelencia

Un garaje de ensueño

Los dos 911 Kaege que hemos podido conducir vivían una tranquila existencia en Madrid como “simples 993” hasta que su dueño, que como es fácil imaginar dispone de un garaje de ensueño, decidió darles una nueva vida. En Alemania los desmontaron por completo y cambiaron todo lo necesario para que se sientan y se conduzcan como coches a estrenar. De hecho, el motor 3.6 atmosférico, que rinde 275 o 285 CV, según qué model year sea, en el Kaege rinde 300 CV. Los compradores pueden optar igualmente por kits de potenciación que “nuestros” 911 incluyen: el 3.6 atmosférico subido a 3.8 y 320 CV, cuesta 12.000 euros adicionales. Y para el 3.6 Turbo de 450 CV potenciado a 510 CV, el precio también es de 12.000 euros.

Estos deportivos nos enamoran porque son como un “concentrado de esencia 911”, la viva imagen de un Porsche de nuestros sueños. Con esas formas evocadoras, ese sonido y esas llantas tipo Fuchs, que en el caso del Targa son de 17”, y de 18” en el Turbo. Además, todo el interior es nuevo: el 993 Carrera Cabriolet color cereza, que ahora es el Targa azul, tenía el interior color vino, y ahora es naranja. El habitáculo del 993 Turbo (también color cereza) iba tapizado en cuero gris, y ahora es beige. Los asientos Recaro son de estreno, tipo bucket, y con la banqueta con cuero perforado. Se mantiene el volante, aunque retapizado, suponemos que para conservar el sistema de airbag. Nos sentamos primero en el precioso Targa con el interior naranja –con salpicadero y volante gris–, una combinación espectacular. Al abrir las puertas vemos, en el paso inferior, una placa con la inscripción “Kaege Retro No 12” –el Turbo es el No 13–.  

El Kaege Targa cuesta 360.000 euros, y el Kaege Turbo 460.000, sin incluir el 911/993 base. Un Carrera se cotiza en unos 80.000 euros, y el Turbo en unos 200.000.

Si miramos hacia atrás, vemos que el arco para hacerlo Targa (recordemos que es un 993 Cabrio) también es de carbono. La instrumentación mantiene, por supuesto, el diseño Porsche, pero los relojes llevan perfiles cromados, y en el centro aparece el nombre de Kaege. En marcha, todo resulta familiar, con el peculiar tacto del embrague o el sonido del motor bóxer. Es un coche apasionante, y aún más con el vistoso escape cromado, con dos salidas centrales, y la preparación, que le da un toque más agresivo y nos hace buscar con ansia la zona alta del cuentavueltas –la línea roja está en 7.000 rpm–. En cuanto llegan las curvas comprobamos que responde como un coche actual.

En el 993 ya no te sentías tan condicionado por la inercia provocada por el peso del motor, de modo que da mucha confianza para enlazar un giro tras otro, haciendo las cosas bien, y aprovechando la espectacular motricidad a la salida de las curvas. Da mucha confianza y, con sus 320 CV y esa banda sonora, ofrece todo lo necesario para emocionarte y sentirte como el Steve McQueen del foro. El Turbo (derivado de un 993 Turbo) está a otro nivel en cuanto a prestaciones. Tiene una pegada salvaje, y lógicamente es mucho más rápido; lo suficiente como para poner en aprietos a cualquier 911 moderno. El 993 con motor biturbo fue el primer 911 turbo con tracción total, pero esta unidad ha sido modificada para ser tracción trasera. 

El precio del Kaege Retro Turbo es de 460.000 euros, y el del Kaege Retro Targa, 360.000, siempre sin incluir el vehículo base. Es mucho dinero, pero estamos hablando de piezas únicas que mantienen muy bien su valor. Tener uno en el garaje nos parece la culminación a una trayectoria porschista: el vino más singular y único de toda la bodega.
 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.