Buscar

Bentley Bacalar: probamos uno de los Bentley más extravagantes

A 1,5 millones de euros más impuestos, el Bentley Bacalar podría parecer extremadamente caro para ser un Continental GT modificado. Y luego está el hecho de que, habiendo quitado los asientos traseros y todo el conjunto de la capota –pues ni siquiera cuenta con una de emergencia–, y los motores que la activan, se aligeró tanto la parte trasera del automóvil que los ingenieros de Bentley descubrieron que la conducción estaba tan dominada por el peso delantero que tuvieron que añadir algo de metal en la zaga para compensar.

Bentley Bacalar

Y para rematar, estamos conduciendo el Bacalar en Bedford Autodrome, el tipo de lugar en el que los 12 Bacalar de producción nunca se encontrarán.

Pero claro, ¿no es ningún Bentley, o cualquier superdeportivo algo ridículo a su manera? Es difícil permanecer burlón en el Bacalar cuando lo sublime comienza a aparecer y hacer su magia. Lo cual pasa tan pronto como empiezas a notar cuánto esfuerzo ha invertido el equipo de carroceros Mulliner de Bentley para diferenciar el Bacalar de un Continental GT Convertible (W12) normal.

Un concept que impactó

Probablemente recuerdes el llamativo concept amarillo con el que se dio a conocer el Bacalar la primavera pasada. Debería haber sido el punto focal del estand de Bentley en el Salón del Automóvil de Ginebra 2020, pero la covid-19 tenía otras ideas.

Bentley dejó que un puñado de periodistas lo condujera, pero era una maqueta manejable, aunque se veía lo suficientemente buena como para atraer a 12 personas a entregar unos dos millones de euros por la versión real. Y aquí estamos en un coche real.

No es ninguno de los 12 coches que se han vendido, de los cuales seis han sido a clientes nuevos, sino una unidad de desarrollo.

Nuestro Bacalar se ve mucho menos especial en su bata blanca que el concept en su pintura Yellow Flame, pero sigue siendo cautivador.

Bentley Bacalar

Visualmente, se inspira en el impresionante concept del coupé EXP 100 GT de 2018, más obviamente alrededor del morro, que imita al EXP con un alivio genuino en lugar de la extensión plana de la parrilla y el parachoques del GT original.

Los faros, ahora ovalados, como los del EXP, en lugar de redondos, agregan una verdadera amenaza a la expresión del Bacalar, preparándote mentalmente para la cintura apretada y los arqueados y musculosos pasos de rueda traseros, que instantáneamente hacen avanzar el estilo del Continental en el tiempo durante décadas enteras.

Sigue la vista hacia los arcos de la cúpula trasera y hacia atrás hacia el panel trasero ancho y cóncavo y tus ojos se encontrarán con el dosel trasero gigante de doble burbuja que cubre el área donde normalmente estarían los asientos traseros, y ha estado en todos los Bentley durante los últimos 90 años.

Lo que hace diferente al Bentley Bacalar

Bajar el número de asientos a dos no es suficiente para calificar automáticamente al Bacalar como un coche deportivo, pero tiene algunos trucos bajo la manga para persuadirte de que no descartes la idea de las manos. Porque debajo de la elegante piel de carbono y aluminio, lo que realmente está viendo es el nuevo Continental GT Speed Convertible.

Eso significa que obtienes una versión reforzada del familiar motor W12 de 6.0 litros y doble turbocompresor que genera 659 CV en lugar de los habituales 635 CV, respaldado por el mismo par de 900 Nm. Suma un mapa más ágil para la transmisión de doble embrague de ocho velocidades, más la pequeña reducción de peso de 30 kilos sobre el GT Convertible. La afirmación de Bentley de que hace en menos de 3,9 segundos el 0 a 100 km/h parece bastante conservadora.

Pero lo que realmente da en el blanco en las primeras tres curvas en Bedford es cuánto más ansioso está el Bacalar en cambiar de dirección que cualquier Bentley que haya conducido antes. Aquí en vez de tener cuidado con el eje delantero tienes cuidado con el eje posterior cada vez que das gas al salir de las curvas.

Bentley Bacalar

Pero el Bacalar gira cuando lo deseas y se agarra cuando le pides que se mantenga en la línea. Y cuando sientes que el peso está equilibrado de manera uniforme y ves que la curva se abre hacia adelante, puedes pisar el acelerador y, en lugar de empujar el morro suavemente, el Bacalar se insinúa de su zaga suavemente. La larga distancia entre ejes significa que hay mucho tiempo para aplicar el empujón de corrección requerido desde el volante, por lo que el resultado es más predecible.

La magia detrás de esta agilidad recién descubierta es la dirección en las cuatro ruedas y el diferencial trasero electrónico que tenemos en el GT Speed. Bentley ya usa la dirección en las cuatro ruedas en el Flying Spur para mejorar su maniobrabilidad en la ciudad, pero aquí se usa para mejorar los giros a baja y media velocidad.

A altas velocidades, las ruedas giran en la misma dirección para mejorar la estabilidad, y el Bacalar ciertamente se siente sólido como una roca a través de las secciones más rápidas de Bedford.

El Bentley Bacalar es el automóvil perfecto para navegar por Miami Beach o Monte Carlo, donde se puede disfrutar a una décima parte de su velocidad máxima de 321 km/h.

Porque en el fondo, lo que importa no es cómo se conduce el Bacalar, sino la artesanía, el estilo único, el interior envolvente hecho a medida y su tablero de instrumentos de madera de río de 5.000 años de antigüedad. Y lo más importante de todo, el hecho de que es uno de una serie de 12 unidades.

¿Dos millones por un GT Speed que se ve un poco diferente y es mucho menos práctico? Puede sonar absurdo para ti y para mí, pero aquellos con el deseo de ser diferentes y los medios para hacerlo realidad lo ven de manera muy distinta. Como Bentley, y Mulliner en particular, saben muy bien, lo ridículo de un hombre es lo sublime de otro.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.