Buscar

Top 10 coches fúnebres

Con frecuencia denostados, el Duque de Edimburgo nos ha mostrado la importancia de ir al más allá en un coche con estilo. Este es el top 10 de coches fúnebres

Cadillac ‘77

Después de haber comprado más de 200 Cadillac, su último coche solo podía ser de esa marca. Elvis salió de Graceland por última vez escoltado por siete motos de policía. La comitiva la formaron un Cadillac plateado, el Cadillac Miller-Meteor Landau donde iba el cantante y otros 17 Cadillac blancos. Miles de personas abarrotaron las calles de Memphis.

Ecto-1

El Cadillac Miller-Meteor de 1959 se usó tanto de ambulancia como de coche fúnebre, e incluso algunas unidades iban pintadas de marrón para cumplir ambas funciones según el caso. La película “Cazafantasmas” de 1984 lo lanzó al estrellato mundial. Parece ser que se hicieron dos, y al menos uno sigue en manos de Sony y ha sido restaurado recientemente.

Studebacker 6 cil.

coches fúnebres

Esta joya con matrícula M-42095 es una de las que integran la colección de coches fúnebres del cementerio de La Almudena, y pertenecen a los Servicios Funerarios de Madrid. La base es un chasis Studebacker pero lo importante es la parte trasera, donde en cada uno de los cuatro ángulos hay una cariátide de madera labrada, con los brazos en alto. En la parte trasera destaca un águila bicéfala, y al parecer la mecánica tenía tendencia a calentarse. Se expusieron al público en Classic Auto Madrid 2012.

Rolls-Royce Phamtom

coches fúnebres

Resulta paradójico que el coche más cómodo se emplee para transportar a los que ni sienten ni padecen. Fabricado por Biemme Special Cars en Pádova, en servicio desde 2014 en la funeraria A.W. Lymn (Nottingham). Disponen de dos unidades y otros fúnebres clásicos, incluyendo Phanton VI. Otra opción es un carruaje, con hasta seis caballos negros.

Jaguar E “Harold and Maude”

coches fúnebres

Harold and Maude (1971) es una película de culto, de mensaje vitalista, protagonizada por un joven de familia adinerada obsesionado con la muerte. Su madre le regala un Type E Roadster, pero este acaba convertido en un coche fúnebre. Al parecer el original terminó en el desguace, aunque un fan de la película que vive en de Arizona se ha hecho una réplica.

Ghibli Vekal

¿En que coche deberían llevar al presidente de un club de Ferrari? Este Maser es una buena opción. En la zona donde va “el tercer pasajero” se emplea incluso fibra de carbono y lleva 30 metros de luces LED, como en una limusina de Las Vegas. Sus creadores (Biemme Special Cars, como el Rolls) destacan “sus formas musculosas y sus volúmenes bien definidos”.

Cadillac Custom

En EEUU hay clubs de amantes de los hearses o coches fúnebres, como allí los llaman, y algunos están modificados bajo la influencia la Familia Adams. Unas llantas y unos escapes laterales pueden ser suficientes, sin excluir una pintura fantasmagórica o neones en los bajos. Bandas de rock como Mötley Crüe han usado coches de estos como limusinas para fiestas y eventos.

Rouges’ Cadillac

Otro Cadillac, en este caso el que aparece en la película “The Warriors” (1979) ambientada en una ciudad de NY plagada de bandas callejeras. Los Warriors son acusados de matar al líder de los Riffs, de modo que deben atravesar la ciudad de noche, luchando contra otras bandas. Respecto al Cadillac del 54, es el que utilizan The Rouges. Probablemente lo sacaron de un desguace, lo pintaron con graffitis, hicieron la película y lo devolvieron allí. Una pena.

Impala “Magalhaes”

coches fúnebres

En la antigua Real Fábrica de Tabacos de Málaga se expone la colección de moda y automóviles de Joao Manuel Magalhaes. Allí vimos este Chevrolet Impala del 59, que han pintado en negro y dorado. No le falta una placa de la funeraria: “Agencia Melo Carpinheira” y se han inspirado en Liberance, el pianista y showman de Las Vegas de los años 60.

Nissan Leaf

coches fúnebres

En estos tiempos de corrección política el no va más es un coche fúnebre eléctrico, blanco y aséptico, un electrodoméstico despojado de cualquier solemnidad. La empresa Funespaña tiene dos unidades en servicio y son perfectos para no romper el silencio del camposanto. Antaño los vehículos blancos solo se usaban para transportar infantes y doncellas.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.