Buscar

Prueba Porsche Cayenne E-Hybrid 2018: la «chispa» que da la vida

Delante tienes un hito en la marca, el SUV premium por excelencia. Un coche que ha generado opiniones divididas por su mera existencia, que ha ido silenciado las críticas a base de cosechar éxitos aquí y allá. Este vez, los de Stuttgart han presentado la variante híbrida enchufable de su todocamino más grande, el Porsche Cayenne e-Hybrid.

Se asienta por encima de los modelos de combustión, y este e-Hybrid es una de las variantes tope de gana que te interesarán, si lo que buscas es exclusividad en un SUV, pero que no quieres aguantar las acusaciones de tus amigos de que no respetas el medio ambiente.

prueba-porsche-cayenne-e-hybrid-2018

Esto no significa que Porsche haya perdido su esencia, hay que recordar que las tecnología «electrificada» de los bloques de motor de Porsche procede del todopoderoso 918 Spyder, uno de los integrantes de la «santa trinidad» de los hiperdeportivos.

¿Hermano del 918? ¡Dame unos números!

prueba-porsche-cayenne-e-hybrid-2018

Debajo del capó del Cayenne e-Hybrid respira un motor V6 de 3.0 litros de 340 CV, unido a otro bloque eléctrico que logra añadir 136 CV y 400 Nm; cuando ambos se ponen de acuerdo logran desarrollar una potencia conjunta de 462 CV y 700 Nm de par motor, dirigido a las cuatro ruedas. Esto le convierte en uno de los Cayenne más potentes de la historia -con permiso del Cayenne Turbo, con 550 CV.

Cuando tiene «las pilas» cargadas, es capaz de recorrer hasta 44 kilómetros de autonomía eléctrica, gracias al aumento del 30% en la capacidad de la batería -en comparación con el Cayenne S E-Hybrid anterior (ahora aloja paquete de baterías de 14,1 kWh).

prueba-porsche-cayenne-e-hybrid-2018

 

El paquete Sport Chrono de Porsche llega como estándar para la variante híbrida, lo que significa que puede alternar entre los diferentes modos de conducción -E-Power, Hybrid, Sport y Sport Plus, junto con el botón mágico de «Sport Response» el cual aumenta las prestaciones durante 20 segundos. De la misma forma, también monta el Active Stability Management de Porsche.

Cuando la marca germana lo compara con el 918, significa que opera con el mismo principio que el motor híbrido del hiperdeportivo. Es decir, que combina el motor de combustión y el eléctrico -así como todo su par- de forma instantánea a la hora de hundir nuestro pie derecho. Un total de 700 Nm a tu disposición siempre y cuando el coche esté en modo «full attack».

¿Mantiene las prestaciones de un auténtico deportivo de Porsche?

Si, en parte. El Cayenne E-Hybrid monta como defecto el modo eléctrico, pero es posible que quieras mantener el modo «Hybrid» en tu conducción diaria, para sacar el mayor partido.

Dicho esto, el SUV trata de mantenerse en modo EV tanto como sea posible, por tanto reinará el silencio durante tus trayectos en ciudad. Y hay algo muy satisfactorio en eso. Sin embargo, una vez que te aventuras a carretera abierta, las tentaciones de despertar al V6 con el modo Sport y Sport + son muy fuertes para resistirlo.

prueba-porsche-cayenne-e-hybrid-2018

Gracias a que el V6 de 3.0 litros que descansa bajo el capó de esta variante, este Cayenne «educado» se transforma en toda una bestia con un rugido celestial -sobre todo si se equipa con el sistema de escape opcional-.

En Sport Plus, y haciendo gala de las levas de detrás del volante, podemos exprimir más el motor gracias a la transmisión de ocho velocidades Tiptronic. Parece un auténtico obús, atacando las curvas como si se tratara de un coche con la mitad de peso del que tiene en realidad, con un notable nivel de adherencia para sortear las curvas sucesivas.

¿Algo más por saber?

Acorde al refinamiento de su motor, también vemos una ligera reforma en su interior. Un habitáculo similar al del Panamera te envuelve en una atmósfera llena de exclusividad, además de un festín de pantallas táctiles y tecnología como pocos modelos tienen en el mercado. Acabado de primera clase.

Es muy espacioso también, como esperarías en cualquier SUV, aunque el precio por llevar los 130 kg adicionales de baterías es que el maletero se reduce en 100 litros. No te preocupes, todavía te queda mucho espacio sobrante.

Veredicto

El Cayenne E-Hybrid es una máquina versátil que no te defraudará si lo que quieres es el SUV más elegante, exclusivo y lujoso -a la vez que deportivo- del mercado. La mecánica sorprende, y es increíblemente confortable ir en total silencio por la ciudad, donde saca el mejor partido a esos 44 kilómetros «100% eco-friendly» que oferta el motor. Para cargarlo tienes varias formas: o lo enchufas a la corriente o sabes «jugar» con el modo Hybrid y Sport para recargar la batería progresivamente. Esa «chispa» de prestaciones lo hace merecedor de los mejores de entre su clase.

Está disponible desde los 90.309 euros.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.