Buscar

Prueba Jeep Wrangler Rubicon (2019), el rey del patio

Nos encanta jugar con los coches, son juguetes caros estamos de acuerdo, pero aportan algo que no ofrece ningún otro elemento creado por el ser humano. Y sin duda uno de los mejores juguetes es un todoterreno, sobre todo cuando lo sacas al gran patio de recreo que es el campo. Y puestos a elegir, que mejor que llevar un buen aliado para la diversión. En la Segunda Guerra Mundial los Aliados llevaban los Willys MB, hoy nosotros recibimos con alegría al Jeep Wrangler Rubicon.

Jeep Wrangler Rubicon campo

Es la versión más capaz de la gama Wrangler. No es que los otros Wrangler Sport o Sahara no sean capaces ni mucho menos, pero el Rubicon incorpora de serie el sistema de tracción total Rock-Trac. Suena a banda de rock-underground, pero es un sistema con una caja reductora con mayor relación de desmultiplicación, ejes rígidos más robustos, diferencial delantero y trasero bloqueable y barra estabilizadora delantera con desconexión para mejorar el recorrido de las ruedas. La guinda son los neumáticos BFGoodrich Mud Terrain T/A KM2, especiales para off-road.

Para llegar al campo hay que ir por carretera

El Wrangler no es un animal de asfalto. Quizás por eso, porque es un animal, pero salvaje. El primer punto en contra para un viaje tranquilo son esas ruedas de tacos que aúllan a medida que incrementamos la velocidad. Al menos hacer esto es sencillo con el motor gasolina de 2.0 litros y 270 CV. Los 400 Nm de par llegan a 3.000 rpm, así que no es perezoso a pesar de sus 2 toneladas de peso.

Jeep Wrangler Rubicon perfil

Un pisotón eleva su estrecho y alto capó mientras empezamos a ganar velocidad con un sonido a coche grande y fuerte, que no refinado o silencioso. El aislamiento acústico no es malo, pero la aerodinámica de líneas cuadradas nada puede hacer, es un diseño que lleva inalterado décadas y se lo perdonamos porque es tan atractivo como mítico.

La dirección es bastante blanda, no es lenta pero tampoco es rápida comunicando, sientes que giras pero notas una leve demora en la información que llega a tus manos, porque llega mucha, ya que el chasis de largueros y su suspensión diseñada para el campo filtran poco y son duras, aunque no es un coche incómodo, no es el mejor para largos viajes.

Jeep Wrangler Rubicon interior

Hora del recreo

Ahora si empieza la tierra, no se ven edificios y el sol despliega sus rallos sobre la arena húmeda de la lluvia del día anterior. Hemos venido en tracción trasera – aunque podríamos haberlo hecho en tracción total porque esta última generación del Jeep Wrangler lleva un diferencial central que permite usar en carretera la tracción total sin que esta esté resbaladiza – así que hacemos un par de curvas acelerando fuerte para ver si se contonea la trasera, algo que hace, pero que no nos invita a pasarnos mucho de la ralla por su gran altura.

Y es que no solo es alto de por si, sintiéndote que conduces por encima de todo el mundo, con sus 1,87 metros de alto, sino que también va muy despegado del suelo para poder darnos libertad de paso por diferentes obstáculos. Va a 255 mm del suelo, con un ángulo de entrada de 36 grados, 30 de salida y 25 grados de ángulo ventral. Y si queremos pescar sin bajarnos tiene 760 mm de altura de vadeo.

Y es que con el Jeep Wrangler Rubicon no hace falta bajarse para analizar el terreno, simplemente poner la tracción total, bloquear los diferenciales y empezaremos a trepar como auténticos animales en busca de su última comida. Los neumáticos sacan tracción de cualquier lado, y la reductora es muy útil en cualquier situación en la que nuestra cabeza piense que por ahí no se puede subir.

Por donde quieras

El nivel de acabado Rubicon es el más caro, también el más completo, por 60.000 euros en esta versión de 3 puertas, 4.000 euros más si queremos el cinco puertas, pero ir a por un Wrangler y no llevarte el Rubicon sería como ir al McDonalds y pedir la hamburguesa sin queso ni ketchup, estarías comiendo pero no disfrutando como se merece.

Jeep Wrangler Rubicon offroad

Esos elementos mejorados para el offroad transforman al Jeep Wrangler Rubicon en un buey de carga imparable, una apisonadora que lenta pero segura avanza sobre cualquier terreno. La tracción total normal ya es garantía de seguridad en muchas zonas, pero la reductora y los bloqueos de los diferenciales marchan la diferencia. Será tu cabeza la que te frene, porque con el Wrangler solo necesitamos inercia y apuntar bien con la dirección, el resto se consigue sin problema y pronto nos veremos surcando caminos y pendientes de todo tipo.

La vida a bordo además es cómoda. Una pick-up es muy eficaz, pero nosotros y nuestros acompañantes iremos dando botes hasta que en algún momento toquemos con el techo rígido opcional, de serie es de lona, y nos bajaremos molidos a pesar de llevar unos cómodos asientos. Con el Wrangler sientes todo lo que pasa bajo sus ruedas de tacos y su chasis de largueros pero no se traslada todo eso desde tus pies a tu cuello.

Jeep Wrangler Rubicon

Es una sensación de poderío única, una capacidad de tracción digna de cualquier tanque pero con nuestra pantalla de 8,4 pulgadas y conectividad con el smartphone. Te ríes de lo fácil que pasas por las partes rotas del camino, y en lugar de esquivarlas apuntarás con el volante su prominente paragolpes de estilo americano hacia ellos para buscar las cosquillas de la suspensión.

Jeep Wrangler Rubicon, veredicto

Hay todoterrenos más baratos, también más lujosos y cómodos, pero en su máxima esencia el Wrangler Rubicon reune los atributos que todo aficionado al 4×4 querría tener, un vehículo eficaz de serie para enfrentarse a terrenos duros, obstáculos resbaladizos y pendientes de locos.

Jeep Wrangler Rubicon trasera

Su ADN de todoterreno a la antigua sale a relucir mucho en carretera, donde tampoco hace consumos bajos, homologa 11 l/100 km, y aunque tecnológico, todo se enfoca a que fuera del asfalto podamos avanzar como posesos sin importar nada, el Jeep Wrangler Rubicon lo hará todo por ti, y al final del día cuando toque volver a la civilización, o salir de ella, eso es lo único que necesitamos saber, la garantía de que seremos los reyes del patio de arena y barro.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.