Buscar

Prueba Ford Mustang Mach E: ¿Punto o partido?

¿Puede el primer eléctrico de Ford, El Ford Mustang Mach E, ser realmente un buen eléctrico y hacer honor a la estirpe del Mustang? Vamos a verlo.

Es fácil entender por qué Ford está dispuesto a insistir en que su primer vehículo eléctrico forme parte de la familia Mustang. Con nosotros desde 1964, en el acumulado es la insignia del cupé deportivo más vendido del mundo. Pero la herencia que me interesa más se resume en tres palabras: Richard Parry-Jones. Ahora retirado, el ex director técnico no solo supervisó muchos de los automóviles dinámicamente más impresionantes de Ford de los años noventa (Focus, Ka, Puma, Fiesta), sino que también alimentó una cantidad fantástica de talento en ingeniería.

Uno de sus protegidos es Matthias Tonn, quien, después de ganar sus medallas con Fiesta y Focus ST, y el Focus RS, tuvo la misión de hacer que el Mustang Mach-E se conduzca bien.

Ford Mustang Mach E

Y con esto nos referimos a que después del parecido, quizá superficial, del recién llegado con el coche del icónico caballo, la conducción es lo que marcará la diferencia. No faltarán rivales de vehículos eléctricos a precios similares, algunos de ellos de fabricantes más prestigiosos. Pero si el Mustang Mach-E es bueno para conducir, esto podría cambiar las reglas del juego.

Por eso es un poco preocupante cuando las primeras impresiones no son buenas. Afortunadamente, es una falsa alarma. “Apague la indicación de carril”, es el consejo de Tonn desde el asiento del pasajero. Hecho eso, hay una mejora inmediata. Ahora menos autocentrado, sin autocorrecciones a medias, sin comentarios vagos con bloqueos crecientes. Las compañías de seguros adoran estos sistemas de asistencia, pero los conductores comprometidos los odian.

Ford Mustang Mach E

El ingeniero alemán es una autoridad en dinámica de vehículos, y no solo en los que tienen especificaciones ST, ya que también es un gran admirador de los Ford estadounidenses, como el último Explorer enchufable y el Mustang Bullitt. “Creo que estamos por delante de la competencia en varias áreas”, me dice Tonn.

“El diseño y la calidad percibida son una, la comodidad de conducción es otra y, por supuesto, están las características de conducción bastante especiales. El Mach-E es, después de todo, uno de los vehículos deportivos utilitarios a batería más deportivos: rápido, estable en las curvas, envolvente y fácil de usar”.

Grandes reclamos. Si algún Mach-E puede estar a la altura de estas ambiciones, debería ser nuestro coche de prueba, que es uno de los modelos de la First Edition agotados, equipado con algunos extras. Habrá una versión GT más deportiva a lo largo de 2021, con la promesa de 634 Nm de par, pero por ahora el First Edition se encuentra en la parte superior de la oferta del Mustang Mach-E.

Las variantes de Ford Mustang Mach E con tracción total y trasera están disponibles con baterías de iones de litio de rango estándar (68 kWh) o de rango extendido (88 kWh), situadas en el suelo entre los ejes. Los coches con tracción en las cuatro ruedas tienen dos motores, uno en cada extremo, mientras que los que son tracción trasera tienen un solo motor.

Versiones para todos los gustos

El Ford Mustang Mach E más básico (tracción trasera, rango estándar) tiene un precio de 48.473 euros, y genera 269 CV y 317 Nm, con un rango WLTP de 440 kilómetros de autonomía, y un tiempo de 0 a 100 km/h de 6,9 segundos. La versión de rango extendido más asequible cuesta 56.278 euros (294 CV, 317 Nm), tarda 7 segundos para alcanzar los 100 km/h y goza de una autonomía de 610 kilómetros.

Ford Mustang Mach E

El modelo de rango estándar con tracción en las cuatro ruedas cuesta 52.378 euros (los mismos 269 CV, pero ahora con 428 Nm; 0 a 100 km/h en 6,3 segundos y un autonomía de 400 kilómetros), mientras que el vehículo con tracción en las cuatro ruedas de rango extendido tiene un precio desde 64.903 euros, trae 351 CV y 428 Nm, con 540 kilómetros de autonomía entre cargas y 5,8 segundos para hacer el 0 a 100 km/h. Estas cifras también se aplican a nuestra First Edition, donde se está pagando un poco más para obtener una actualización de audio, techo panorámico y más asistencia al conductor.

Todas las versiones tienen tres modos de conducción, poéticamente llamados Whisper (Susurro), Active (Activo) y Untamed (Indomable). Modifican la respuesta de la dirección, la acción del acelerador, el control de estabilidad y la banda sonora, pero no el control del amortiguador, ya que Ford optó por unidades de ajuste fijo. No hay opción de mezclar y combinar, por lo que la elección es entre una defensiva con pies de gatito (Whisper), demasiado enérgico (Untamed) y lo mejor de ambos mundos (Active).

La conducción en el Ford Mustang Mach E

En Whisper, la dirección es demasiado ligera y es como si hubiese un letrero que pone “no molestar” colgando del pedal del acelerador. Por el contrario, Untamed no puede esperar para desbloquear el corral de alto voltaje y acelerar la determinación de la dirección.

Ford Mustang Mach E

El modo Active logra un equilibrio deliberado entre la relajación y la excitación, hace que la navegación sea una forma de vida y sincroniza sutilmente las sensaciones transmitidas a las palmas de las manos y los pies.

Es una transmisión de una sola velocidad, por lo que no hay levas de cambio, y Ford ha optado por mantener las cosas simples en lugar de proporcionar cualquier tipo de interruptor para activar la regeneración de energía instantánea o liberar impulso para un flujo más enfático.

Ford Mustang Mach E

Salimos del aeropuerto de Colonia, en Alemania, con la batería de 88 kWh cargada al 86% y mostrando una proyección de distancia al vacío de 280 kilómetros. ¿No son estos números un poco pesimistas, Matthias? “Estoy de acuerdo. Parece que la persona que tenía el coche ayer estaba más interesada en el rendimiento que en la autonomía…”. Después de unas horas, esta suposición resulta ser correcta.

Ford Mustang Mach E

Según el ordenador de a bordo, nuestro consumo era muy superior a los los 23,27 kWh/100 km que homologa, un reflejo exacto del estilo de conducción deportivo, en un circuito que incluye apenas 20 kilómetros sin restricciones. No obstante, después de seis horas, han pasado a primer plano virtudes como la precisión milimétrica, un radio de giro relativamente estrecho (11,6 metros) y una amortiguación equilibrada. Es cierto que el andar a baja velocidad no es uno de los puntos fuertes de este Ford, pero por encima de 60 km/h el chasis comienza a hacer las paces con el asfalto roto.

El primer automóvil totalmente eléctrico de Ford, diseñado en Dearborn, construido en México, sintonizado para Europa… es un debut impresionante, y pronto se le unirán otros vehículos eléctricos, que se construirán en la plataforma MEB de Volkswagen. Me gustaría tener una mejor sensación de dirección y de conducción a baja velocidad, y la potencia de carga máxima de 150 kW parece poco ambiciosa.

Pero este Ford Mustang Mach E está bien equipado, es divertido de conducir y eficiente. De precio decente, tiene más estilo que el Tesla Model Y y es equilibrado pero envolvente, gracias a un poco de Mustang y mucha de la tradición de Ford de dinámica centrada en el conductor.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.