Buscar

Prueba CUPRA Born, un verdadero «hot-hatch» eléctrico

Como buen aficionado a los coches deportivos tradicionales, no soy muy fan de los coches eléctricos. Por ello me alegra subrayar, de entrada, que el CUPRA Born me ha convencido. Es un verdadero CUPRA, un modelo que más allá de su estética deportiva, transmite sensaciones muy buenas, gracias a una puesta a punto muy bien trabajada. Y además, es tracción trasera.

El diseño es toda una declaración de intenciones

El Born es un modelo que te entra por los ojos con su diseño que destaca por un aspecto agresivo, algo que consigue con su inconfundible línea Cupra.

Prueba CUPRA Born

A pesar de compartir la base del Volkswagen ID3, con unas medidas de monovolumen compacto (4,32m de largo), el Born consigue tener esa estética característica e inconfundible de la marca nacida en Martorell.

Frente al aspecto más inocente y desenfadado del modelo de Volkswagen, el Born se muestra desde un primer momento mucho más atlético: toda una declaración de intenciones.

Prueba CUPRA Born

Se mire por dónde se mire, pues, el Born destila deportividad funcional. Y es que el diseño de los parachoques, el alerón posterior u otros elementos proporcionan una función aerodinámica que mejora el comportamiento dinámico del vehículo más allá de lo estético.

Otro ejemplo lo encontramos en las llantas de 19 o 20 pulgadas que puede equipar el Born, y cuyo diseño ha sido desarrollado para minimizar las turbulencias que afectan negativamente a la aerodinámica del vehículo. En definitiva, el exterior está muy bien conseguido.

Prueba CUPRA Born

Un interior igualmente deportivo

El interior del vehículo sigue en la misma línea del exterior, combinado colores y detalles que te recuerdan en todo momento que estás en un Cupra. La nota principal de los elementos es la sobriedad vestida de deportividad, y destaca un salpicadero cuyos elementos están totalmente orientados al conductor.

Algunos detalles están especialmente bien resueltos, como la pantalla digital de 5,4 pulgadas tras el volante, que además de proporcionar informaciones relevantes, se mueve junto con la regulación de la caña de dirección de modo que siempre permanece perfectamente visible para el conductor sea cuál sea la regulación del volante. Aún así, y en comparación con los hermanos de gama, el interior del Born es objetivamente más simple.

La pantalla central del salpicadero, de 12 pulgadas, es táctil, y su funcionamiento es bastante intuitivo permitiendo adaptarte rápidamente a su uso, aunque se echan de menos botones de verdad para manejar algunos aspectos como el clima o la radio, para no tener que desviar la vista a la pantalla en todo momento.

Es cierto que el volante dispone de “botonera táctil”, pero dada su extrema sensibilidad al tacto, resulta difícil ser preciso al manejarla. Sin duda este es un punto para mejorar en el futuro. Eso sí, como en cualquier otro Cupra, a nivel de infoentratenimiento y conectividad el Born sigue sacando un 10.

Prueba CUPRA Born

En cuanto a confort, los asientos delanteros tipo baquet te recogen razonablemente sin renunciar a la comodidad mientras que en las plazas traseras el espacio es más que aceptable considerando el tamaño del Born.

El hecho de que se trate de un vehículo más alto que un compacto convencional – aunque la silueta Hatchback puede disimularlo- facilita también la habitabilidad y visibilidad.

El maletero dispone de 385 litros de capacidad, una cifra nada despreciable. En definitiva, el interior resulta un espacio agradable y atractivo, que además ofrece una visibilidad perfecta al exterior gracias a la propia configuración del vehículo.

El comportamiento dinámico, verdaderamente Cupra

El diseño es atractivo, pero resulta que el comportamiento dinámico es incluso mejor. Cualquier vehículo eléctrico que se precie es perfecto para ciudad. En general, ese suele ser su hábitat natural. El Born no es una excepción, y se desenvuelve perfectamente en el entorno urbano.

La sorpresa viene en carretera, especialmente en trazados sinuosos y exigentes. En esas condiciones es donde descubres la esencia oculta del Born, especialmente cuando pasas del modo de conducción Range o confort a Performance y Cupra, transformando el compacto urbano en un Hot hatch en un abrir y cerrar de ojos.

Prueba CUPRA Born

La respuesta del acelerador no se hace esperar, y las sensaciones llegan de inmediato con la inestimable contribución de un chasis que resulta notablemente ágil.

El centro de gravedad bajísimo, gracias a que la batería de más de 300kg está situada en el suelo del coche, junto con la puesta a punto del bastidor, permite tener una conducción muy satisfactoria con un paso por curva bastante elevado incluso con los neumáticos de baja fricción.

Prueba CUPRA Born

Si a ello le sumamos la tracción trasera, la diversión está asegurada, especialmente con el ESC en la posición más deportiva. Lástima que no se pueda desconectar el control de estabilidad con los neumáticos de serie, para intentar ir de lado como con el Formentor VZ5 y su modo drift hay que equipar los neumáticos de 235 mm, que si permiten poner el ESC en posición "off". 

La entrega de potencia, tanto en la versión de 204 CV como en la de 230 CV es inmediata -como en todo eléctrico-, con una sensación de aceleración de compacto deportivo.

Prueba CUPRA Born

Por su lado, la frenada de serie es correcta, aunque los frenos de 330mm disponibles en opción resultan una muy buena opción si se buscan mejores prestaciones. En cualquier caso las sensaciones respecto al comportamiento dinámico del Born son excelentes.

El principal inconveniente de realizar una conducción deportiva con el Born es ver como se reduce la autonomía de forma acelerada, algo natural pero que hay que tener en cuenta.

El punto flaco en el contexto de nuestro país: el de siempre: la carga de la batería.

Hasta tocar este aspecto, solo tengo buenas palabras para el Born. En efecto, el nuevo Cupra es un compacto deportivo con todas las letras. No se trata de un electrodoméstico, sino de un coche con alma que permite disfrutar al volante.

Prueba CUPRA Born

El punto más complejo en este momento, como en todo vehículo eléctrico hoy día, es la limitación de uso que representa tener una autonomía limitada a la vez que una red de puntos de carga aún muy limitada en nuestro país. Los fabricantes han hecho su parte del trabajo, ahora le toca a la administración

Más allá de las dificultades para poder cargar dentro de nuestro país, Cupra dispondrá en breve de la APP “Easy charging” para mostrar una extensa red de puntos de recarga en las que la marca tiene un acuerdo para poder recargar con un precio del KW fijo en toda Europa.

Prueba CUPRA Born

Con ella se busca facilitar el poder viajar con el coche eléctrico. Por otro lado, con la compra de El Born, la marca también te proporciona un cargador Cupra para instalar en tu casa.

Con estas facilidades, el Born se convierte en una opción tan o más viable que un vehículo con motor de combustión -siempre y cuando se tenga la posibilidad de instalar el cargador en casa o el trabajo. Hay que tener en cuenta que la autonomía en ciclo WLTP es de hasta 424 km para la batería media de 58 kWh y de 540km para la grande de 78 kWh.

Prueba CUPRA Born

Aunque la realidad no siempre es tan sencilla. Adaptarse a las limitaciones de la nueva movilidad no es sencillo, y representa un cambio de hábitos importante.

Mirando a una nueva generación de conductores

Para quien resulta más sencillo adaptarse al vehículo eléctrico es a las nuevas generaciones de conductores que no han vivido previamente llenando el tanque de gasolina. Unas nuevas generaciones de jóvenes clientes que a las que precisamente busca seducir Cupra con El Born con sus 0 emisiones y carácter deportivo.

Versiones y precios del CUPRA Born en España

El nuevo Cupra el Born ya está disponible en nuestro país. Por el momento, la única versión disponible es la de 204CV unido a una batería de 58 kWh, a un precio de 37.400€ que con las ayudas del gobierno al vehículo eléctrico pueden quedar en 30.400€.

Prueba CUPRA Born

También llegará una versión más potente de 230 CV, con una batería de 78kWh y por otro lado una versión de acceso con 150 CV y batería de 45 kWh con un precio que se situará por debajo del umbral de los 30.000€ con las ayudas del gobierno.

En cuanto a equipamiento, en España el Born dispondrá de 3 packs de equipamiento disponibles: el Advanced, el Pro Pack y el Top pack. Con todo, el nuevo Cupra abre una nueva era de la joven marca, que en 2030 tendrá toda su gama completamente electrificada.

 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.