Buscar

Polestar Precept, el lado más pasional y eléctrico de los suecos

¿Quién dijo que todos los coches suecos eran sencillos y sin pasión? Polestar, la firma premium de grupo Geely y extensión de Volvo, nos presenta su tercer modelo, un coche con la visión más pasional que la mara haya hecho hasta ahora, el Polestar Precept. Además de ser eléctrico, es autónomo pero no deja de lado al conductor ni por supuesto a las emociones.

Polestar Precept

Diseñado como un Gran Turismo, estamos ante todo un ejercicio de diseño que pretende demostrar de qué es capaz Polestar a la hora de crear un coche de altos vuelos. Es el anti Model S de los suecos, un cuatro puertas que apunta a un tamaño generoso, pero del que por ahora solo sabemos su batalla, de 3,1 metros. Solo hay cuatro plazas y un espacio para el equipaje, pero es un diseño limpio y claro.

No se parece a nada que hayamos visto en la firma, y el Polestar Precept se aleja del diseño habitual de Volvo. Incluso sus luces frontales son un nuevo enfoque a las de «martillo de Tor» que conocemos, por no hablar de la luz trasera, una larga óptica que cubre el coche de lado a lado y parece una nave espacial. Su afilado morro, sus formas angulosas, todo es un guiño a lo que podríamos ver en el futuro de la marca premium.

Polestar Precept

Bajo su morro tenemos múltiples sensores y sistemas para guiar al Precept en su modo autónomo, y en la parte superior del parabrisas está el LIDAR con el que podrá saber que ocurre a su alrededor y circular sin ayuda del conductor. Su aspecto futurista es sin duda su punto clave y sus volúmenes rompen con cualquier modelo de la marca sueca hermana. Si en Blade Runner hubieran podido elegir coche en 2020, igual habría sido este Polestar Precept.

A bordo también es vanguardista. Polestar presenta su idea de como será el infoentretenimiento del futuro, con una pantalla digital de 12,5″ haciendo las veces de instrumentación, mientras que la habitual pantalla vertical de los Volvo, aquí es una horizontal de 15 pulgadas, más a lo Model 3. El sistema operativo es Android y su diseño es limpio y sencillo, para una fácil interacción. El propio coche podrá monitorizar a los pasajeros para ajustar la climatización y demás parámetros del coche.

Un coche del futuro tiene que ser sostenible, y el Polestar Precept tiene el interior fabricado con materiales reciclados, la mayoría de botella de plástico. Por ejemplo, las alfombrillas están hechas a partir de viejas redes de pesca y los reposacabezas son de corcho reciclado.

Polestar Precept

Lo bueno es que sigue habiendo un volante a pesar de su tecnología autónoma. Sobre su mecánica aún no hay datos, solo que es 100% eléctrico.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.