Buscar

Mini GP 2012 y Mini GP 2020, los David hechos Goliat

Hay un trasfondo divertido en eso de crear pequeños coches que pueden dar auténticos quebraderos de cabeza a superdeportivos en tramos revirados de carretera. La historia de David contra Goliat siempre nos invita a estar de lado del pequeño, y con el Mini GP ocurre exactamente eso, hay un grado de satisfacción en saber que con esta pequeña pelotilla puedes poner en un aprieto a coches más grandes y potentes. Un David que ha tenido tres generaciones y que aquí reunimos con su padre, el Mini GP 2012 junto al nuevo de 2020.

Tres generaciones de «matagigantes»

En 2006 Mini presentó el primer GP, una variante muy picante del Cooper S que con su motor de 1.6 litros y cuatro cilindros rendía 218 CV gracias a su compresor volumétrico y un escape y electrónica especiales. 6 años después llego uno de los protagonistas de la prueba, el GP de la generación R56. La cilindrada era idéntica, también la potencia, pero pasaba ser turbo.

Sin embargo ahora en 2020 las cosas han cambiado mucho. El motor del MINI es del grupo, un 2 litros de 306 CV que se siguen mandando al eje delantero, pero es ahora un coche más maduro, más agresivo y sobre todo más rápido.

Como hemos cambiado…

Es cierto que han pasado ocho años entre el MINI GP de segunda generación y el de tercera, pero los cambios son más llamativos que los que hubo entre el primero y el MINI GP 2012. Los detalles comunes son llantas exclusivas de cuatro radios, escape central de doble salida, carrocería bitono en un único color disponible, un alerón diferente al del JCW y los logos GP por todos lados.

Sin embargo en el MINI GP moderno tenemos esos llamativos pasos de rueda. La firma ha ampliado el ancho de vías para mejorar su estabilidad y eso implica que las ruedas sobresalen de la carrocería. En lugar de homologar una nueva añaden esas cubiertas aerodinámicas de plástico reforzado con fibra de carbono que además incluyen la numeración de la unidad entre las 3.000 fabricadas.

Verlos a los dos juntos es como ver a un atleta de las olimpiadas y a un levantador de peso profesional, sabes que ambos son más fuertes que un humano normal pero claramente uno derrocha más poderío que el otro. En este caso el MINI GP 2020 dice al ojo inexperto que es más potente que un MINI normal.

Por dentro hay detalles comunes también como los asientos deportivos, que iban firmados por Recaro en el MINI GP 2012, los dos únicos que hay porque ambos son biplaza, cambiando la fila posterior por un refuerzo del chasis, una barra roja a la que atar al perro para los paseos del fin de semana.

Átalo bien para las curvas…

No le hagas eso, déjalo en casa, porque con los GP la velocidad y la agilidad en el paso por curva es un factor clave. Aunque el Mk2 pesa 1.235 kg, 100 menos que el GP 2020, lo cual supone un plus de ligereza cuando nos ponemos a sus mandos, notando más ese ADN de carreras que hace que esto sea un coche con puesta a punto radical, un paso más allá de un JCW.

No es que le GP moderno sea torpe, simplemente se nota algo más aplomado, también nos da más confianza en curvas rápidas con ese ancho de vías, y también trabaja mejor saliendo de curva por llevar diferencial autoblocante mecánico, mientras el GP 2012 se conforma con un diferencial electrónico que actúa sobre los frenos, igualmente eficaz pero no más recomendable.

Ambos son rápidos, más aún cuando nos subimos primero en el GP de hace ocho años, que con un 0 a 100 km/h en 6,3 segundos era rápido para la época, pero después pasas al GP moderno y parece que vuelas, ya que sus 450 Nm de par hacen que sea un segundo más rápido.

Mini GP 2012 frontal dinámica

Pero más que eso el factor clave es el cambio. Manual en el anterior GP, automático en el nuevo. El tacto del Mk2 es sensacional, directo y bien ajustado, con la dureza justa para que nos impliquemos pero sin que suframos o parezca que llevamos un Cooper normal.

En cambio en el nuevo debemos entendernos bien con el cambio automático. Las levas de metal impreso en 3D del volante tienen un tacto agradable y son nuestro mejor aliado si queremos ser rápidos de verdad en una carretera revirada, ya que el Steptronic de ocho velocidades es caprichoso en algunas frenadas, sin embargo, es muy rápido en los cambios y eso nos dará ventaja a la hora de salir de la curva o si nos equivocamos de marcha. Con el GP 2 no hay margen de error, debes calcular que marcha será la idónea para que Goliat no se escape en la recta siguiente.

El nuevo MINI GP tiene la particularidad de ser cañero cuando le pedimos que despliegue sus 306 CV, pues el volante se mueve con violencia debido al alto par que despliega al suelo a través de los semi-slicks, hay que ser firmes con el volante para ir por el sitio.

Ambos son coches duros, pero copian muy bien el asfalto por el que volamos con sus menos de cuatro metros de largo, y las incomodidades de usarlos en ciudad y atravesar sus resaltos se perdonan cuando salimos a una carretera plagada de curvas, donde sentimos que vamos a bordo de un coche de circuito para calle.

MINI GP 2012 trasera dinámica

Cuestión de presupuestos

Ambos modelos no están a la venta ya, uno por edad, el otro por la rapidez con que entusiastas y coleccionistas han hecho que vuelen las 3.000 unidades disponibles. De estas solo 100 llegaban a España y aunque todas encontraron dueño, una búsqueda rápida en las webs de ocasión nos deja con un puñado de unidades a la venta, algunas con sobrecargo a modo especulativo, otras casi al mismo precio de 45.000 euros. Eso si, asegúrate que lleva el Pack Confort que añadía climatizador automático, navegador, asientos calefactados y otros elementos interesantes si se va a usar a menudo.

En el caso del MINI GP 2012 su cotización se mantiene en unos 18.000 euros, con kilometrajes relativamente buenos. Es algo más exclusivo ya que solo hubo 2.000 unidades. La elección entre uno y otro dependerá de si quieres un juguete divertido o un pequeño supercar con mucha mala leche, ambos garantizan diversión al volante y ambos buscan las cosquillas a cualquier deportivo de mayor nivel.

Fotos por: shardsharkk

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.