Buscar

Mercedes Clase G 2018, el inmortal todoterreno se equipa como sus hermanos

Pocos coches han conservado un ADN tan bien y tanto tiempo como el Clase G de Mercedes. Un coche que llegó en 1979 y que a día de hoy sigue siendo tan reconocible como el primer día. Ni su diseño ni su apartado mecánico sufrieron grandes cambios más allá de actualizaciones, hasta hoy. En el Salón de Detroit 2018 damos la bienvenida al mayor cambio para el todoterreno alemán, presentándonos el Mercedes Clase G 2018.

Aunque su fisionomía siga siendo fiel al original, es cierto que el Clase G 2018 se ha redondeado un poco, además de incorporar mejor tecnología, como los nuevos faros LED y un interior tan equipado y atractivo como el de las berlinas de la marca, acompañado de una dotación tecnológica de máximo nivel incluidos los sistemas de conducción de la marca.

La versión presentada del Mercedes Clase G 2018 es el G 500, con el motor V8 biturbo de 4.0 litros gasolina que usa la bestia llamada G 500 4×4². En este caso rinde 422 CV y un par de 610 Nm entregados a partir de 2.000 rpm y hasta las 4.750. Lleva asociado el cambio automático 9G-Tronic de convertidor de par y 9 relaciones.

Podría parecer que no lo han renovado estéticamente, pero Mercedes ha introducido bastantes cambios en el Clase G 2018. Mantiene sus listones protectores de los laterales, esas bisagras de las puertas por fuera y conserva su rueda de repuesto en el portón trasero, que sigue siendo de apertura lateral claro está. 

Ahora luce algo más definido, es algo más que un músculo cuadrado, contando con unos paneles de la carrocería más ajustados y unos pasos de rueda mejor integrados. Ha crecido, con 5,3 centímetros más de largo y 12,1 de ancho, pero ahora es más liviano, 170 kg menos que su predecesor gracias al uso del aluminio en zonas como las puertas, las aletas y el capó.

Lo más renovado es sin duda su interior, con un habitáculo de diseño totalmente nuevo. La disposición de los elementos es similar, con un salpicadero de aspecto vertical pero ahora con su pantalla opcional digital, que se extiende hasta el panel de instrumentos como en las nuevas berlinas de Mercedes. Los aireadores son nuevos y el control de la climatización también. De serie llevará la instrumentación analógica, pero si optamos por el panel digital tendremos las dos pantallas de 12,3 pulgadas denominado Widescreen Cockpita. También estrenará el nuevo mando táctil para controlar el sistema de información y entretenimiento y el Touchpad de la consola para el sistema multimedia.

Algunos toques clásicos se mantienen, como por ejemplo el asidero del salpicadero frente al copiloto, o los tradicionales botones cromados para ajustar el bloque del diferencial, situados en la consola central. Como el Mercedes Clase G 2018 ha crecido en tamaño sus cotas interiores ofrecen más espacio. Ahora cuenta con 3,8 cm más para las piernas delante y 15 detrás, otros 3,8 cm para los hombros delante y 2,7 detrás, así como para los codos crece delante 6,8 cm y detrás 5,6.

Ahora en el G llevaremos asientos calefactados de serie en ambas filas, incluyendo memoria para el del conductor y unos reposacabezas más integrados en el asiento en sus plazas delanteras. Los asientos multicontorno serán opcionales y se podrá ajustar todas sus partes. Estos asientos llevarán la función de masaje y ventilación.

El nuevo Mercedes Clase G 2018 tenía que seguir siendo un todoterreno puro y así lo será, pero ahora la marca afirma haber mejorado su conducción en carretera. Será el Clase G más ágil, dinámico y cómodo por carretera, pero también el más capaz fuera de ella, pues mantiene su chasis de escalera y sus diferenciales bloqueables así como la reductora.

La suspensión ha sido puesta a punto por Mercedes-AMG, con una estructura independiente delante de dobles triángulos y una barra Panhard de eje rígido detrás. La suspensión adaptativa será opcional. Mejora sus cotas de todoterreno con unos ejes más altos pero a la vez han mejorado su rigidez torsional. La altura libre es de 27 cm delante y 24,1 detrás, por lo que podrá superar vadeos de hasta 70 cm, 10 más que antes. Su ángulo de ataque es de 31 grados delante, 26 grados ventral y de 30 grados de salida.

Como novedad el Mercedes Clase G 2018 tiene cinco modos de conducción don el programa Dynamic Select, que modifican la suspensión, el motor, la dirección, el cambio y los asistentes de conducción. Son los típicos Comfot, Sport, Individual, Eco y el nuevo G-Mode. Este modo es el todoterreno, que entra en acción al usar la reductora o alguno de sus bloqueos de diferencial. Este modo minimiza las pérdidas de tracción y el vehículo se configura para su uso off-road. 

Mercedes asegura que es el mismo G de siempre pero mejor que nunca, llegando a la venta en mayo de este año con similar precio a la generación anterior. Por ahora solo sabemos que en Alemania cuesta 107.040 euros.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.