Buscar

Lakwena x Mini: perdidos en el espacio

Cuando parecía que la marca inglesa apostaba por los compactos más que nunca, da un giro radical con este espacioso prototipo. Nosotros lo hemos disfrutado durante 24 horas, y hemos hablado con su creador, el diseñador Oliver Heilmer.

Es media tarde y estoy empezando a distraerme. Hace calor y mis párpados se vuelven cada vez más pesados mientras la luz del sol baña el extenso cristal superior del Mini. El zumbido rítmico, el ruido metálico y las risitas de los patinadores se alejan y se silencian cada vez más, fusionándose con los chirridos y gritos de la cancha de baloncesto cercana. En definitiva, un soporífero ruido de fondo que refleja la alegría urbana. Reclinado en un espacio más tipo estudio loft que un automóvil, el diván del Urbanaut parece tentador. No puedo culpar a la fatiga por conducir, porque este Mini es autónomo y ha estado haciendo todo el trabajo. 

Debe de ser la suma del madrugón y el clima. Es una tarde soleada en Múnich. El calor, en lugar de castigarnos, se vuelve agradable gracias a la brisa que entra por la puerta lateral, que tenemos abierta. Evidentemente, vivir en el futuro, tanto de Mini como quizás del propio automóvil, es una experiencia profundamente relajante. Un vehículo para la era del teletrabajo puede parecer osado, pero el prototipo Urbanaut, eléctrico y autónomo, que fue presentado originalmente en 2020, en plena pandemia, está dispuesto a ponérnoslo muy fácil. 

En todo caso, este estudio –una especie de ID. Buzz, y una reinterpretación increíblemente genial de los denostados monovolúmenes–, se ha vuelto más relevante a medida que los lugares de trabajo tradicionales y las horas de oficina están siendo abandonadas en favor de algo más flexible, más agradable, más humano. Y si ahora tenemos la libertad de trabajar desde cualquier lugar, un Mini versátil y espacioso con el potencial de una vista diferente cada día resulta muy atractivo.

Aquí y ahora, puedo escuchar que mi bandeja de entrada de correo electrónico crece exponencialmente, así que tomo mi portátil y me pongo a trabajar. El refrescante interior del Urbanaut no parece el de un coche. Evita el plástico negro, las pantallas táctiles y un tablero convencional. Tiene un tren motriz eléctrico compacto alimentado por una batería situada debajo del suelo, lo que ayuda a lograr una cantidad épica de espacio interior en un vehículo de menos de 4,5 metros de largo. Otros detalles dignos de mención son la dirección ‘fly-by-wire’ –sin conexión mecánica entre volante y ruedas–, y un reconocimiento de voz impecable, lo que permite que Mini elimine los botones físicos y las mencionadas pantallas táctiles. Ojo que esto no es ciencia ficción, porque el Toyota bZ4X y el Lexus RZ también tienen una dirección parecida, por ejemplo. Se podría decir que es la parte de conducción autónoma, activando el modo de viaje ‘Wanderlust’ –‘Chill’ y ‘Vibe’ son los otros dos disponibles–, la que nos transporta al futuro. 


En función del modo de viaje activado, el exterior y el interior del vehículo cambian para reflejar el momento Mini en cuestión, y así dar a la experiencia a bordo el mejor escenario posible. La fragancia, el sonido y la iluminación ambiental también refuerzan el ambiente creado.

Pero el Urbanaut todavía se puede conducir. Tiene un volante ovalado de corcho y tela, de aspecto elegante, que se eleva desde el ‘tablero’ cuando tocamos el logotipo de Mini. 
Es hora de mudarse, sobre todo porque tenemos un invitado importante en camino. Giramos el asiento del conductor/diván para enfrentarnos al mundo que tenemos por delante. El tren motriz del Mini se despierta y, a través de los dos llamativos pedales del suelo, que de otro modo sería plano y despejado, nos ponemos en marcha. El elegante y aerodinámico Urbanaut, como buen Mini, sigue llevando las ruedas muy en las esquinas y, como buen eléctrico, tiene un par instantáneo. Es divertido de conducir, sus grandes ruedas azules, inspiradas en la de los monopatines, giran rápido y libremente mientras navegamos por Múnich y llegamos a nuestro destino. 

La creatividad no tiene límites

El jefe de diseño de Mini, Oliver Heilmer, es todo sonrisas cuando ve a su bebé fuera de una exhibición o de un estudio fotográfico por primera vez. Justo antes de que llegase ordenamos un poco la habitación y regamos las plantas... “La diversión de conducir es siempre nuestro enfoque”, nos dice. “Incluso el Urbanaut debería tener estas cualidades. Algo que no parece muy complicado tratándose de un coche eléctrico con una distancia entre ejes de unos tres metros. Solo habría que ajustar un poco la suspensión para tener esa sensación característica de Mini”. Por todo ello, parece que el Urbanaut es bastante factible. “Nos encantaría producirlo”, sonríe.

Concebido en 2019 como un recipiente en el que el equipo de Mini podría volcar sus ideas de diseño para la próxima generación de automóviles, el proyecto adquirió rápidamente una importancia imprevista. Se convirtió en un banco de pruebas para comprobar que, siempre que Mini se mantuviera fiel a algunos atributos básicos –eficiencia espacial, rasgos del modelo original de Issigonis y diversión al volante–, tal vez la marca podría ir mucho más allá de los compactos y el Countryman. Ya en su debut físico –en el Salón de Múnich del año pasado–, se habló de dar luz verde al proceso de producción. 

Después del Aceman y un nuevo Countryman, previsto para el próximo año, un modelo inspirado en Urbanaut aprovechando la plataforma del nuevo BMW X1, forma parte, según escuchamos, del plan de desarrollo. ¿Un monovolumen no está reñido con el Mini original, que sigue siendo la piedra angular de la marca? “Sabíamos que necesitábamos un enfoque Mini”, responde Heilmer. “Y algunos miembros del equipo que conocen la marca desde hace más tiempo que yo nos dijeron que, sinceramente, esto estaba dentro de la marca Mini. Ya ocurrió en 1959, ¿verdad? Alguien hizo algo de lo más perturbador, y funcionó. Si no pudiéramos hacer cosas así, elegir una dirección como esta... ¡Mi trabajo sería realmente aburrido!”. La verdad es que sus palabras nos convencen de inmediato. “Pero estoy haciendo esto por la marca, no solo por mí. Pasó algo parecido con el Countryman. Algunos clientes dijeron que ya no era un Mini, pero ahora está más que establecido y la gente lo reconoce como tal. Por eso podemos asegurar que el ancho de banda de Mini ahora es mucho más grande de lo que pensábamos”. 

“Siempre he presionado por lo siguiente en todo lo que he hecho. No tengo ningún problema en jugar con la historia o el patrimonio. Pero yo diría que el Urbanaut sigue siendo fiel a Mini. Es una interpretación diferente, y ahí es cuando las cosas se ponen emocionantes”. Hablando de monovolúmenes le preguntamos si podríamos estar ante la nueva evolución de los crossovers y los SUV, aquellos que acabaron con coches como el Picasso, el Espace y el Galaxy. “Actualmente hay dos tendencias”, nos explica Heilmer, “los crossovers y los SUV se venden cada vez más. Pero también hay un grupo objetivo que se está preguntando si tener un SUV para moverse por la ciudad es lo correcto. Tal vez, para 2030-2035, los SUV ya no sean tan importantes”

El espacio como gran reclamo 
Así como el Mini original giró su motor 90° y lo montó transversalmente para liberar espacio para cuatro ocupantes (o alguno más...) dentro de un automóvil diminuto, asequible e hilarantemente divertido, el Urbanaut reconsidera los ‘esenciales’ del interior del automóvil para ofrecer el espacio de una furgoneta camperizada dentro de una huella solo un poco más larga que la de un Countryman. Quizás por eso, el jefe de Heilmer, Adrian van Hooydonk, aprobó en septiembre de 2019 que siguieran trabajando en este concepto. 

“Comenzamos con lo que necesitábamos y nada más”, señala Heilmer. “Queríamos crear momentos diferentes. El diván surgió al darme cuenta de que, en un automóvil normal, este espacio [debajo del parabrisas] siempre está ocupado por el volante, por el hecho de que tienes que conducir. Todavía queríamos eso, a pesar de que potencialmente se trata de un automóvil autónomo. Pero el tablero era contradictorio con los otros momentos que queríamos, de ahí el diván. Cuando no estás conduciendo, se retira y el volante desaparece. Ahora puedes usar todo este espacio en la parte delantera del automóvil, especialmente con el parabrisas abierto. Esta idea surgió de los tractores”. Hay espacio de almacenamiento debajo del diván –nuestra bicicleta plegable se adapta perfectamente–, y más adelante tendrá un maletero, aunque no en el prototipo. Más atrás, sobre el suelo de corcho y semitapizado, hay más asientos, con un respaldo que se puede guardar para conseguir una sensación todavía más acogedora.

“La gente podrá trabajar mientras el coche se carga, y pasará de ser un objeto estacionado a una productiva oficina”

La mayor comodidad para las esperas 
“Al principio del proyecto, conducía un Mini eléctrico, viajaba por la ciudad y lo enchufaba donde podía”, explica Heilmer. “Las cargas alguna vez me llevaban una hora. Te sentabas delante del volante a pensar... y siempre llegaba a la conclusión de que aquello se podía mejorar. Comencé a idear un espacio como este [señala hacia la parte trasera del Mini Urbanaut]. Es una zona un poco más oscura, para poder trabajar más a gusto con el portátil, gracias a este arco en la parte superior. Con coches así la gente puede trabajar mientras el automóvil se carga, y pasa de ser un objeto estacionado a una productiva oficina. Ya no es como una jaula o una caja. Realmente no lo es”. 

A medida que la tarde da paso a la noche, la claustrofobia no es nuestro gran problema, sino el hambre. Así que me dirijo a comer pizza en mi bicicleta, dando algunas vueltas al parque de patinaje a medida que avanzo. La luz se está apagando cuando regresamos pero las firmas de luz infinitamente personalizables del Urbanaut proyectan divertidos patrones en la noche. “Más que nunca, Mini tiene que ser una marca que te encante; una marca amigable y que levante el ánimo”, nos dijo Heilmer antes de despedirse. Y la verdad es que el Mini Vision Urbanaut lo hace de una forma absoluta, aunque nosotros pondríamos algunas cortinas...

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.