Buscar

La obra maestra: Tomás Villén y el Porsche 911 Turbo

El CEO de Porsche Ibérica vive la experiencia 911 Turbo (aquí la prueba del último modelo) de una forma muy especial. Le hemos pedido que nos explique lo que significa este deportivo para la compañía y para él.

Cada modelo de Porsche es especial y tiene su propia personalidad, pero no hay duda de que el 911 es el Porsche por excelencia, y entre ellos, el Turbo es el rey. De hecho, recuerdo que en el lanzamiento del 996 Turbo lo llamaron con mucho acierto “das Meisterwerk”, la obra maestra. El 911 Turbo es el fruto de casi medio siglo de evolución, un periodo en el que se ha ganado el respeto y la merecida admiración de todos los expertos del mundo del motor. Y lleva ADN de competición en las venas, porque en Porsche no existe apenas diferencia en el desarrollo de sus coches de calle y de carreras.

911 Turbo

Hay deportivos sobre los que se puede opinar más o menos a favor, pero la supremacía del 911 Turbo es simplemente indiscutible, y además no hay en el mercado ningún rival equivalente. Lo comprobamos cada día en nuestros concesionarios, con clientes que van enlazando un 911 Turbo con otro y que con frecuencia no venden el antiguo, sino que simplemente añaden el nuevo a su colección. Es tradicionalmente la versión más prestacional de la gama, con un nivel de potencia casi inaudito pero a la vez absolutamente controlable y seguro, perfecto para viajar. Y si quieres emociones fuertes, pocos automóviles pueden hacerle sombra. Un Turbo siempre impresiona y siempre está a la vanguardia. Es una especie de oráculo en el que podemos vislumbrar las novedades técnicas que más adelante se irán incorporando a otros modelos de la gama.

911 Turbo

Por mi trabajo he tenido la suerte de conducir muchos 911 Turbo en variadas circunstancias, y puedo decir con total convencimiento que no existe en el mundo ningún otro coche tan exclusivo y tan deportivo que a la vez se pueda usar a diario con total comodidad, incluso para llevar a los niños al colegio en las plazas traseras. También he podido comprobar la admiración que provoca a su paso. Muchos clientes valoran especialmente su aspecto, la imagen poderosa pero relativamente discreta que proyecta este coche. Sin duda expresa excelencia, tecnología y deportividad al máximo nivel. Trabajar en la empresa que lo fabrica es un orgullo para todos los que integramos Porsche, pero también una responsabilidad. Para nosotros lo más importante es el servicio a nuestros clientes, y debemos estar a la altura de las expectativas de quienes compran una máquina tan alucinante. Son personas con éxito profesional y variados perfiles, pero todos ellos disfrutan de una existencia más plena gracias al Turbo. En nombre de Porsche Ibérica quiero dar las gracias a todos ellos y también a los entusiastas lectores de CAR, que nos motivan y nos impulsan a hacer las cosas un poco mejor cada día.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.