Buscar

Este es el McLaren F1 HDF, el unicornio del súperdeportivo inglés

McLaren saca las velas este año.  Hace poco se conocía que habría un sucesor para el P1, un sucesor espiritual del F1 que tendría 3 asientos y justo este año, su mona lisa, su coche deportivo por excelencia, su obra maestra, el F1, está de cumpleaños. Más concretamente cumple 25 años, lo que significa que se convierte en clásico, y que en dos años no podrás aparcar con uno en el centro de Madrid. Por suerte o por desgracia no es un coche muy común, ni sus dueños tendrán ese problema. Tampoco es muy común la unidad que se muestra sobre estas líneas. Es apodado como el McLaren F1 HDF, del que solo hay este y otro más en el mundo, equipados con el paquete de «High DownForce» que además llevaban un motor de especificaciones LM con 690 CV.

Su orgulloso dueño es Andrew Bagnall, y le pertenece desde hace más de 10 años. Este es de los pocos coches que Andrew mantiene desde su compra, pues siempre ha tenido más coches deportivos y exóticos pero acabaron en otras manos. Este McLaren F1 HDF es el chasis #18 y donde vive, en Auckland, Nueva Zelanda, sus lugareños se lo habrán cruzado alguna vez, porque no es una pieza de museo, su dueño lo conduce al menos una vez al mes.

«He tenido, corrido y conducido con un montón de coches magníficos y la mayoría de ellos pasaron a otras manos años después, pero este coche es tan extraordinario y me encanta tanto cada vez que me siento en él que sería una verdadera pérdida si lo dejo ir», dice su orgulloso dueño.

Este pack de aerodinámica extra, que solo fue instalado en otro coche más en el mundo, fue pedido por su primer dueño en 1994. Incluye el espectacular alerón trasero, un splitter delantero más largo y las aberturas sobre el paso de rueda delantero. Todos esos añadidos cumplen su función. El propio Andrew señala que marcan una diferencia con respecto a como se maneja el coche, que de verdad sientes el apoyo aerodinámico extra cuando lo pilotas en un circuito.

McLaren F1 HDF

Pero el McLaren F1 HDF es mucho más que una estética más llamativa, también trae llantas más grandes, una suspensión diferente y los reglajes de la versión LM para el poderoso motor V12 de origen BMW que montaba el F1. Esto significa que el motor puede girar a 1.000 rpm más y que produce un total de 690 CV. Lejos de parecer un coche incómodo, su dueño comenta en el vídeo que el coche se torna cómodo en carretera y muy efectivo cuando se le exige.

No es el único McLaren de Andrew Bagnall, pues también tiene un P1 con el que participaron él y su hijo en el Epic New Zealand Tour organizado por la marca ingles, pero el F1 sigue teniendo un lugar especial en su corazón. Sin duda, toda una rareza única a la que apegarse y disfrutar siempre que se pueda.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.