Buscar

Audi Performance days: día de circuito con la gama RS

El evento de Audi sirvió de escaparate para mostrar cuatro nuevos modelos exclusivos de la gama RS, a modo de despedida de una era legendaria

El Circuito de Monteblanco, en Huelva, fue el protagonista de un día increíble. Particularmente en mi caso, era la primera vez que entraba en circuito y el estrenarse de esta manera ha sido muy especial. En los tiempos que corren es muy difícil que una marca se preste a realizar este tipo de eventos, debido a que la nueva movilidad ha centrado sus objetivos en desarrollar y avanzar en el campo de la electricidad y las baterías. Pues bien, este día en Andalucía no se me olvidará. Nada más poner un pie en Sevilla, la gente de Audi España nos preparó una pequeña ruta con los Audi TTRS Coupé ‘iconic edition’, lo cual ya era suficiente para mí. El Audi TT siempre ha sido uno de mis coches favoritos desde que se presentó la primera generación en el año 1998. Esta edición especial trata de homenajear la figura de este deportivo de la casa alemana. Se trata de una edición limitada, y solo habrá 100 disponibles para todo Europa. Desarrolla 400 CV, que ya nos pusieron en sintonía para el circuito, y sumándole los 480 Nm de par motor, se nos pusieron los dientes largos y nos entraron ganas de darlo todo en la pista de Monteblanco.

Al llegar al circuito, la gente de Audi Alemania nos ofreció un pequeño briefing sobre los modelos que presentaban. En primer momento, nos quedamos asombrados con el Audi R8 Coupé V10 GT RWD, 620 CV de pura potencia para las ruedas traseras asustan bastante, y más aún cuándo te dicen que tienes que hacer drift con semejante bestia. Ahí me paré a pensar y me pareció algo de otro mundo poder derrapar con un Audi. El abanderado de la tracción Quattro esta vez quiso ofrecer toda la diversión disponible con uno de sus modelos más característicos.
Lo que nos contaron del RS3 Performance Edition también nos encantó. Pura deportividad para el modelo de acceso de la gama RS, pero en esta ocasión en su versión más picante. Tiene 407 CV, una velocidad máxima de 300 km/h y al igual que el R8, la tecnología RS Torque Splitter. Las malas noticias son que solo hay 300 unidades para todo el mundo, y hurgando más en la herida, solo llegará con la carrocería Sportback; la versión sedán no se comercializará en España.

El R8 GT V10 RWD es el modelo más potente de tracción trasera de la casa de los cuatro aros jamás creado

Después de esta información nos colocaron en cuatro grupos para dividir el programa, mientras unos iban a la prueba en circuito, otros nos fuimos a hacer drifting. Las sensaciones que viví fueron muy contradictorias, pero si me tengo que quedar con alguna diría que fue impactante. El primero que probé fue el RS3, en su versión sedán. Se trata de uno de los coches más divertidos que he probado, la dificultad para hacer derrapes controlados no era muy alta, pero la sonrisa durante esos 10 minutos me acompañara por mucho tiempo. El circuito que crearon en el aparcamiento de la pista de Monteblanco era increíble, con tres zonas diferentes para poder divertirse con total seguridad. 

El R8 V10 GT RWD es el jefe final de los videojuegos más difíciles que puedan existir. La tecnología RS Torque Splitter permite sobrevirar de manera controlada, y va ligado a una serie de niveles, siendo el 1 un leve deslizamiento y el 7 una pesadilla si no estás acostumbrado a este pilotaje. De ahí viene lo comentado anteriormente: los sentimientos encontrados aparecieron en el nivel 7, cuando al mínimo error el coche trompeaba y resultaba una tarea imposible derrapar, lo que me causó mucha impotencia; eso sí, si salía algo medio decente, la satisfacción era total. Nada más terminar la prueba me di cuenta de que acababa de derrapar con un coche que cuesta 272.000 euros, y del que solo veremos uno por España... Tengo que decir que me entró un pequeño escalofrío.

La comida dio un pequeño respiro a la jornada tan excitante que estábamos viviendo; después nos llamaron para ir a conocer el RSQ3 10 Years Edition. Otra edición especial de las que solo se harán 555 unidades, que se venderán en todo el mundo. Lleva incorporado el motor de 2.5 litros y cinco cilindros para proporcionar también 400 CV. Este modelo no pudimos probarlo, solo ver su estética y lo que le han añadido los ingenieros alemanes. La carrocería está disponible en dos colores, Plata Rocío y Gris Chronos metalizado, aunque este último color no se podrá adquirir en el mercado español. Los detalles pintados en negro le dan un aspecto más prominente y agresivo al SUV de la firma de los cuatro aros; por ejemplo, los faros Matrix LED han sido oscurecidos, igual que la carcasa de los retrovisores, las lamas del spoiler y otros elementos del coche.

Ahora sí, llegó la hora de ponerse el casco y entrar al circuito. A medida que los nervios iban creciendo en mí, las ganas iban aumentando en misma medida. El primer coche al que me subí fue al R8, lo que supuso un choque de realidad, y pensar que no hay mejor manera de estrenarse. Tras una vuelta con un coche delante que hacía de liebre para conocer el trazado de Monteblanco, tocaba ir solos. Es verdad que la pista estaba marcada con unos conos para señalizar la frenada y seguir la trazada óptima, pero había que estar muy concentrado, teniendo en cuenta la descomunal potencia que te ofrece esta edición especial del R8. A cada paso de curva me demostraba que es un coche totalmente preciso, imaginado, diseñado y fabricado para exprimir todo su potencial en el asfalto de una pista. La aceleración y la frenada son absolutamente endiabladas, el coche responde al instante, de manera inmediata, el chasis es muy directo y el reparto de pesos es perfecto. En el circuito había una zona preparada en la que teníamos que hacer una frenada fuerte, seguido de un eslalon de conos, donde certificó lo que todos creíamos, que es uno de los modelos más capaces y ágiles que Audi ha creado hasta la fecha. Este deportivo me hizo sentir el hombre más afortunado del mundo por 15 minutos.

Se nos cae una pequeña lágrima sabiendo que el fin de esta historia está tan cerca, pero el futuro de Audi está asegurado

Tocaba cambiar de coche y sentarse en el RS3. También demostró en gran medida lo que promete, que es pura diversión. En la prueba de drift ya nos lo hizo intuir, pero en la pista esa diversión se multiplicó por diez. No es tan visceral como el R8, pero sí que le noté un puntito más de diversión. A 6.000 revoluciones el coche ofrece todo lo que tiene. Conociendo un poco más de la trazada de Monteblanco pude apretar más las prestaciones del RS3 Performance. Salí del coche medio acalorado y agotado debido al esfuerzo que supone rodar unas vueltas y estar totalmente centrado, pero cómo lo disfruté.


Por último, quedaba la guinda del pastel, que era subirse en el asiento del copiloto del R8 LMS GT3 Evo II. Era la primera vez que me enfundaba un mono de carreras, sentí que los sueños se terminan cumpliendo, porque, aunque no tuviera la ocasión de probar ese coche de competición, sí experimenté la brutalidad de las fuerzas G. Me demostró lo preparado que hay que estar para poder aguantar una carrera entera dentro el habitáculo de este tipo de coches. Menos mal que solo fueron dos vueltas, porque mi cuerpo no hubiese aguantado una tercera; en mi descarga diré que estaba intentando grabar la experiencia con el móvil.

La vuelta al hotel la hicimos también en el TTRS Iconic Edition, y así terminaba uno de mis mejores días. Poder probar todos estos modelos exclusivos de Audi en menos de 10 horas es algo que nunca había imaginado, y menos de la forma en la que lo hicimos. Estas versiones especiales de los RS nos hacen pensar que es un punto y final a una era. No había mejor manera de cerrar una historia que rindiendo homenaje de esta forma. Está claro que todas las historias tienen un final, incluso las más grandes.

¿Cómo funciona el RS Torque Splitter?

En el caso del RS3 Performance Edition, al tratarse de un sistema de tracción quattro, el par se regula activamente en función de la situación de conducción. También hay que regular el modo de conducción. El resultado es una conducción más ágil y un mayor dinamismo lateral. En el R8, al ser un vehículo con propulsión trasera, utiliza un chasis específico para esta configuración. También se mantiene un mayor ángulo de caída en las ruedas del eje trasero en comparación con el R8 con tracción quattro; de esta manera se obtienen ventajas en términos de dinámica de conducción.

Volviendo al RS3, lo que hace que derrape es, naturalmente, que toda la potencia vaya destinada al eje trasero, sumado a que cada uno de los dos embragues del diferencial trasero tiene su propia unidad de control. No solo se comunican entre sí, sino que también evalúan los datos de los sensores de velocidad de las ruedas, así como la aceleración longitudinal y lateral del vehículo. Controlar el ángulo de dirección y el pedal del acelerador será clave para mantener el sobreviraje. En cambio, en el R8 el deslizamiento del eje trasero está asegurado por el sistema de control de tracción. En este se almacenan siete curvas características que ofrecen diferentes niveles de ayuda del ESC: poco deslizamiento para el nivel 1, y máximo en el nivel 7, lo que significa que habrá que echar horas para dominar este tipo de pilotaje, y también muchos juegos de neumáticos...

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.