Buscar

Territorio Toyota. Asistimos a las 24 Horas de Le Mans

La firma japonesa ha logrado su quinta victoria consecutiva en la carrera más legendaria. Esta ha sido, además, la segunda edición con los hypercars, que traerán una nueva edad de oro al Mundial de Resistencia. 

Aunque uno de los grandes atractivos de las 24 Horas es que puede pasar cualquier cosa hasta la última vuelta, en pocas ediciones ha estado más claro desde el principio quién iba a ganar la carrera. Pero aún así, los aficionados no quisieron perderse la fiesta, y más de 240.000 personas acudieron a esta 90ª edición. Toyota llevaba venciendo cuatro años, y también se mostraron superiores en las dos pruebas anteriores del campeonato WEC de 2022, Sebring (aunque aquí ganó Alpine porque el mejor Toyota abandonó por accidente) y Spa. A priori, el único rival de peso para Toyota era el equipo Alpine, que compitió con un solo coche. Pero eran más lentos, y tuvieron problemas técnicos que les obligaron a parar en boxes dos veces, perdiendo más de veinte minutos; además, sufrieron una salida de pista. Los otros dos hypercars eran los Glikenhaus, cuyos tiempos eran también dos segundos por vuelta más lentos que los Toyota. 


Así que la única duda era ver cuál de los dos Toyota se haría con la victoria. El Toyota GR010 Hybrid de 2022 es básicamente el mismo coche que venció el año pasado, aunque han cambiado las dimensiones de neumáticos, lo que les ha obligado a hacer ligeros cambios aerodinámicos. El motor es un 3.5 V6 biturbo, y la potencia máxima combinada entre el motor térmico y eléctrico es de unos 700 CV. La pole (3.24.408) fue para el neozelandés Brendon Hartley con el Toyota nº 8 (sus compañeros fueron Sebastien Buemi y Ryo Hirayama). El mejor tiempo con el Toyota nº 7 lo logró Kamui Kobayashi (3.24.828), que compartió coche con Mike Conway y José María Pechito’ López, el trío que venció en la edición 2021. Esta igualdad entre los dos Toyota se vivió durante dieciséis horas, con los dos coches alternándose en la cabeza, a pocos segundos de diferencia. Pero en la vuelta 256. ‘Pechito’ López tuvo que sacar el coche de la pista debido a un problema con el motor delantero. Pudo regresar a boxes y a la carrera, pero casi una vuelta por detrás de sus rivales y compañeros de equipo. El Toyota nº 8 vencedor cruzó la meta con Hartley al volante (es su tercera victoria en Le Mans) tras recorrer 380 vueltas y 5.177 km a una velocidad media de 215,4 km/h. La velocidad máxima la logró suizo Sebastien Buemi, con 342.3 km/h. El mejor tiempo en carrera fue para el argentino ‘Pechito’ López, con 3:27.749; el Toyota nº 7 llegó a la meta solo 2:01 minutos después que el coche nº 8. El Glikenhaus que quedó en tercera posición perdió cinco vueltas respecto al ganador.


Toyota llevaba venciendo cuatro años, y también se mostraron superiores en las dos pruebas anteriores del campeonato WEC

Más de 60 coches en pista
Para los menos familiarizados con la prueba, conviene recordar que las 24 Horas se disputan en el circuito de La Sarthe, que toma su nombre del departamento en el que está la localidad de Le Mans. En la edición 2022 participaron 62 coches: 5 de la máxima categoría (Hypercar), 27 LMP2, 7 LMGTE Pro y 23 LMGTE Am. 
Los pilotos (tres por coche, que se van relevando) recorren un trazado mixto, en el que se incluye el circuito permanente (donde se disputa MotoGP), y también carreteras que durante el resto del año está abiertas al tráfico. A lo largo del tiempo ha habido muchos cambios del trazado para mejorar la seguridad. Ejemplo de ello es la recta de Hunaudières (5,8 km), donde antes de que en 1990 colocaran dos chicanes para obligarles a frenar, algún coche superó los 400 km/h. Durante los primeros años, la distancia a recorrer en cada vuelta era de más de 17 kilómetros, pero se ha ido reduciendo progresivamente hasta llegar a los 13,626 km actuales.

También es importante destacar la mentalidad diferente respecto a la Fórmula 1. Si en los monoplazas la percepción general es de que “gana el piloto en Le Mans quien gana es la marca y el equipo. En los últimos años los dominadores han sido Porsche (que venció en 2015, 2016 y 2017), que se retiró al final de la temporada 2017, y desde entonces Toyota. Pero antes de disfrutar de esta última racha de triunfos, los japoneses habían luchado y sufrido durante décadas, desde los años 80 con los coches de Grupo C. Como en 1998, con su fantástico GT-One, cuando rompieron el cambio a las 12.30 de la mañana, cuando iban en cabeza. Peor aún fue en 2016, cuando su coche iba líder y perdieron la carrera a tres minutos del final por un fallo mecánico. Y en 2017, siendo más rápidos que los Porsche, volvieron a morder el polvo. Ahora Toyota domina, y ya es la cuarta marca con más victorias en la prueba, tras Ferrari, Porsche y Audi. 
De cara a la edición 2023, los japoneses volverán a ser favoritos en una parrilla de ensueño para los aficionados, con nuevos contendientes como Ferrari, Porsche, Peugeot y Cadillac (Lamborghini se sumará en 2024). Respecto a la categoría LMP2, fue casi una copa monomarca, y por tanto muy reñida, ya que de los veintisiete coches inscritos, veintiséis empleaban chasis Oreca con motor Gibson (antes llamados Zytek) 4.2 V8 de 600 CV


Y el único LMP2 con chasis Ligier también llevó este motor. Como curiosidad, este coche nº 27, del equipo CD Sport (www.cd-sport.com), pertenece a una escuela de pilotaje, y compitió con licencia española y decoración rojigualda, a pesar de ser una escudería gala con dos pilotos franceses y uno danés. Con sus tres pilotos debutantes, no lograron terminar. La victoria en la clase LMP2 fue para el coche nº 38 de Jota Racing, con el que Da Costa había hecho el cuarto mejor tiempo en clasificación (3:30.373). Líderes durante toda la carrera, el Oreca verde fue pilotado por Antonio Félix Da Costa, Will Stevens y Roberto González. La victoria de este último se suma a la de ‘Checo’ Pérez en el GP de Mónaco y al segundo puesto de ‘Pato’ O’Ward en las 500 Millas de Indianápolis, resultados que han colocado al automovilismo mexicano en lo más alto. 

El Toyota nº 8 vencedor cruzó la meta con Hartley al volante (es su tercera victoriaen Le Mans) tras recorrer 380 vueltas y 5.177 km, a una velocidad media de 215,4 km/h

Presencia española
En cuanto a nuestros compatriotas, dos participaron en la categoría LMGTE Pro. Nuestra baza más sólida era Antonio García (piloto oficial de Corvette Racing desde 2012), que ha logrado ya tres victorias en su clase en esta prueba. En la clasificación hizo el segundo mejor tiempo de su categoría (LMGTE Pro). Desgraciadamente, cuando rodaba líder, su Corvette C8.R con el dorsal 63 sufrió un fallo en la suspensión trasera que les obligó a abandonar. El otro Corvette tuvo aún peor suerte: a primera hora de la mañana, cuando iba segundo, conducido por Alexander Sims, fue empujado contra las barreras en la recta de Hunaudieres por el LMP2 que conducía el francés François Perrodo, en la escena que más se recordará de Le Mans 2022. Miguel Molina, por su parte, compitió con el Ferrari 488 GTE Evo nº52 de AF Corse y tampoco tuvo suerte, ya que sufrió un toque con un LMP2. No obstante, lograron seguir y terminar en tercera posición en su categoría. La victoria entre los GTE Pro fue para el Porsche 911 RSR nº 91 oficial, pilotado por Gianmaria Bruni, Richard Lietz y Frédéric Makowiecki. El otro 911, con el nº 92, llegó a rodar líder destacado, pero sufrió un reventón a las 8h de la mañana del domingo. De cara a la edición 2023, la expectación es máxima, y soñamos con que alguno de nuestros pilotos pueda competir en la categoría máxima. García, hombre de la máxima confianza de General Motors desde hace muchos años, podría subirse en un Cadillac. 

Pilotos Platinum, Gold, Silver o Bronze

En Le Mans siempre han participado amateurs, y la FIA clasifica a los participantes en cuatro categorías.

Cada año en Le Mans resurge la polémica por los pilotos millonarios que corren porque pueden pagarlo, pero cuyo nivel de conducción está lejos del de los pilotos profesionales. De hecho, su impericia ha provocado accidentes graves, como el de Tierry Boutsen (Toyota GT-One) en 1999, o el de Anthony Davidson con Toyota en 2012. Durante la carrera, los pilotos punteros deben hacer cientos de adelantamientos, con frecuencia de noche, y a veces con lluvia. El propio Mark Webber no contó que se retiraba de las carreras de resistencia, en gran parte, porque le parecía peligroso compartir pista con ciertos pilotos. 
En Le Mans siempre han participado amateurs, y la FIA clasifica a los participantes en cuatro categorías: pilotos Platinum, Gold, Silver o Bronze. Lo normal es que en todos los equipos oficiales piloten únicamente los Platinum, pero luego va bajando el nivel según los equipos. Una de las anécdotas de este año ha sido que prohibieron participar al galo Philippe Cinadomo (Bronze), que a sus 62 años debutaba en Le Mans, a los mandos de un LMP2. En los entrenamientos sufrió dos accidentes y la organización le vetó “por su seguridad y la del resto de participantes”. En este mismo sentido, el multimillonario francés François Perrodo (Bronze) fue quien, sin querer, empujó al Corvette oficial contra el guardarrail. No obstante, Perrodo tiene experiencia, con nueve participaciones en la carrera, y se comportó como un caballero yendo inmediatamente a pedir disculpas al equipo americano. 
Los amateurs que de verdad gustan a los organizadores porque dan notoriedad y glamour al evento son tipos como el actor Michael Fassbender (Bronze), conocido de películas como “Malditos bastardos” o por la saga “X-Men”. Tras varios años entrenándose y participando en diferentes campeonatos de GT apadrinado por Porsche, ha debutado este año las 24 Horas con un 911 RSR en la clase GTE Am. En la clasificación del miércoles sufrió un accidente, y en la carrera se salió de la pista dos veces, una porque le tocaron y otra al perder el control del coche. No obstante, terminaron, en el puesto 51.

 

 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.