Buscar

Stellantis dice adiós al diésel en Berlingo, Rifter y Combo, solo eléctricas para pasajeros

Los vientos de cambio que decía Scorpions en su famosa canción parecen estar soplando más fuerte de lo esperado en el tema de la electrificación. Lo que primero iba a ser una convivencia entre modelos con motor de combustión y modelos 100% eléctricos se está acortando mucho antes de lo previsto, al menos por parte del Grupo Stellantis. El segundo mayor fabricante de automóviles de la industria anuncia que dejará de vender sus furgonetas diésel de pasajeros en Europa a partir de 2022.

Y serán todas las que se fabrican en España y sus derivadas. Es decir, las furgonetas compactas y otros modelos con la misma plataforma. En Citroën le toca a las Berlingo y Spacetourer, en Peugeot a la Rifter y Traveller y en Opel la Combo Life, Vivaro Combi y Zafira Life. Recordemos que la Berlingo y sus hermanas con distinta marca se fabrican en España.

Estas usan la plataforma EMP para su tren delantero, permitiendo así usar un chasis de turismo para luego escalarlo y dar vida a las furgonetas y sus diferentes tallas o versiones.

Adiós al diésel como turismo

Estas furgonetas solo se vendían con motor diésel y gasolina y posteriormente llegaron sus versiones eléctricas. En España solo se vendían con diésel y eléctricas. El 2022 supone suprimir de la gama las furgonetas diésel homologadas como turismo, M1.

adiós al diésel en Berlingo
Peugeot Traveller.

Aquellos que compren cualquiera de los modelos citados anteriormente como vehículo de pasajeros o turismo solo podrán hacerlo equipados con un motor eléctrico.

En cambio los que lo compren como vehículo industrial, una homologación diferente, podrán optar por el motor diésel, en concreto el 1.5 BlueHDi.

Prueba Citroën ë-Berlingo

En lo tocante a las versiones eléctricas, las Citroën e-Berlingo, Opel Combo e-Life y Peugeot e-Rifter llevan el motor de 136 CV eléctrico junto a una batería de 50 kWh con la que homologan hasta 280 km de autonomía.

En las versiones como e-Traveller y las demás furgonetas de hasta 9 pasajeros se puede pedir en opción una batería de 75 kWh para llegar hasta a 330 km de autonomía. Todas ellas admiten carga rápida en corriente continua de hasta 100 kW, para pasar del 0 al 80% de carga en media hora.

Esta decisión de Stellantis responde a la necesidad de reducir la media de emisiones de CO2 que impone Europa, así como paliar de alguna manera la crisis de semiconductores. Aquellos que hayan comprado su furgoneta diésel el año pasado si que la recibirán si aún no se fabricó.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.