Buscar

Se cumplen 40 años del Porsche 956

Para celebrar el 40º aniversario de este icono del automovilismo se ha orquestado una reunión en Goodwood. Este prototipo del Grupo C estará en la memoria de muchos amantes de los coches.

 

A principios de la década de 1980, el mundo fue testigo de una revolución en las carreras de sport prototipos. La llegada del Grupo C dio paso a una era en la que la eficiencia del combustible resultaba primordial y los avances aerodinámicos, con el efecto de ala invertida. De estas innovaciones nacieron el 956 y su sucesor 962 llamados a cambiar la historia y batir todos los récords.

Un evento memorable

Con motivo del cumpleaños número 40 se reunieron durante el fin de semana 21 ejemplares que abarcan 12 años de competición internacional, esta reunión ha acogido al mayor número de 956 y 962 que compitieron juntos en la historia.

A los Porsche 956 y 962 ganadores de Le Mans, con su famosa decoración de Rothmans, se unió en la línea de salida el 962 C, recientemente restaurado, que llevó a Hans-Joachim Stuck a una victoria decisiva en la ADAC Supercup de 1987. Se vieron modelos que deslumbraron como el 962 rojo brillante de Richard Lloyd Racing Cabin o el 956 de New-Man Joest Racing amarillo y negro que ganó Le Mans en 1985.

Arranquen motores y disfuten

Unas vistas espectaculares daban paso a la verdadera acción, tras vaciarse los boxes los sonidos de los motores se adueñaron del panorama de la campiña inglesa. Tras la caída de la bandera, las revoluciones subieron hasta las 8.000 vueltas. El primero de los coches oficiales de Porsche encabezaba un grupo que se deslizaba por la recta, se acercaba a la primera curva y se perdía de vista.

 

Los 956 y 962 se acercaban a los tiempos de carrera, en unos 20 minutos que fueron un deleite visual para los asistentes. Las válvulas de descarga de los turbocompresores chillando y los motores alcanzando picos estridentes, mientras sus pilotos exploraban los límites de la potencia y la frenada, luchando con una dirección sin asistencia, embragues duros y cambios manuales exigentes.

 

La historia ha demostrado que este 956 y su predecesor es uno de los mejores coches de carreras jamás fabricado, o si no el mejor de la historia. Dominó en las pruebas de resistencia con mano de hierro durante muchos años y este evento ha servido para recordar el poder de la época dorada de Porsche en la competición. 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.