Buscar

Quattro está de celebración con sus 40 años

En Audi pueden estar orgullosos de su tracción quattro, y actualmente un 44% de sus clientes compran versiones con tracción a las cuatro ruedas. Más elogiable aún es el hecho de que el resto de las grandes marcas se han ido apuntando a la tracción integral. En efecto, el constante incremento en la potencia hace conveniente repartir el par entre los dos ejes. Además, sobre terrenos deslizantes las ventajas de agarre y estabilidad son indiscutibles.

Quattro

Origenes Quattro: orígenes rally

Los inicios de quattro forman parte de la historia del automóvil. Ferdinand Piëch, por entonces jefe de Audi, quería convencer a sus clientes de las ventajas de la tracción total y, ¿que escenario podía ser mejor que los tramos llenos de grava, agua y nieve? Por tanto la campaña de marketing del nuevo Quattro, fabricado entre 1980 y 1991 (derivado del 80 Coupé y con motor cinco cilindros 2.1 turbo de 200 CV) la hicieron Walter Röhrl, Stig Blomqvist o Hannu Mikkola.

Se llevaron el mundial de rallyes en 1983 y 1984, y demostraron que la tracción total era imprescindible para ganar. Al quattro le han seguido muchos otros modelos, desde berlinas de todo tipo a los más recientes SUV, pasando por las sagas de deportivos RS 3, RS 4, RS 5 o RS 6, y hasta llegar al sensacional R8 lanzado en 2007. Actualmente hay dos configuraciones para los modelos con motor delantero longitudinal (A4, A6, A8), en función de la caja de cambios que equipen. El sistema quattro de tracción total permanente, unido al cambio tiptronic con convertidor de par, se basa en un diferencial central tipo Torsen puramente mecánico con función autoblocante.

Milestones of this success story

Los Audi con motor longitudinal con cambio manual o con la transmisión S tronic emplean el sistema quattro con tecnología ultra, que reduce el consumo al desconectar la tracción trasera si no se necesita. Los compactos con motor transversal (A3, Q3) cuentan con un embrague multidisco de mando hidráulico, que transfiere par al eje delantero cuando es necesario.

Quattro

Lo último es la tracción total eléctrica y la vectorización eléctrica del par. En el Audi e-tron y en el e-tron Sportback se emplean dos motores eléctricos, uno en cada eje, para asegurar la mejor motricidad posible. Es totalmente variable, de modo que en un mismo sistema se combinan las ventajas de la eficiencia de la tracción en un solo eje con las de la tracción y estabilidad a las cuatro ruedas. En las versiones e-tron S y e-tron S Sportback con 503 CV se emplean tres motores eléctricos, dos en el eje trasero (y uno en el delantero), sin necesidad de un diferencial, pero pueden funcionar como un diferencial deportivo en un coche convencional.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.