Buscar

Prueba Peugeot 508 PSE, un GTI la enchufable de 360 CV

Si eres un fan de la competición recordarás momentos gloriosos en la historia de Peugeot Sport en diferentes categorías y certámenes. Aquellos días de gloria dejan paso hoy al poder de la electricidad para devolver a las carreteras las versiones deportivas de Peugeot. Y es que este Peugeot 508 PSE pasa a ser con su tecnología híbrida enchufable el modelo de calle más potente en la historia de la firma del León, que cumple ni más ni menos que 210 años.

Prueba Peugeot 508 PSE

Atrás queda aquel 405 T16 de los 80 o los sucesivos GTI como el 205 o el 306. De hecho hoy en la gama solo queda el 308 GTI y desaparecerá en cuanto Peugeot renueve a su compacto este año, así que las nuevas siglas ligadas a la deportividad son las de PSE, Peugeot Sport Engineered.

Tres motores para disfrutar

Sobre el papel, este 508 PSE estaría por encima en todo respecto a un 508 Hybrid, salvo en autonomía eléctrica ya que homologa 42 km. El motor 1.6 gasolina aquí rinde 200 CV, mientras que el motor eléctrico acoplado a la caja de cambios automática produce 100 CV, y el nuevo motor trasero son otros 100 CV. En combinación son 360 CV y 520 Nm.

Prueba Peugeot 508 PSE

Son cifras suficientemente buenas para que esta berlina pase de 0 a 100 km/h en 5,2 segundos, más rápido que la mayoría de compactos deportivos, y llegue a 250 km/h de velocidad máxima.

Pero el Peugeot 508 PSE es más que unas buenas prestaciones sobre un papel, es una berlina, o familiar ya que está disponible en versión SW, transformada en deportivo gracias a ese motor trasero y un par de modificaciones de Peugeot Sport. De hecho, es asombroso lo rápido y seguro que puedes ir con este coche, encuentras muy rápido la mejor forma de exprimir sus capacidades.

Prueba Peugeot 508 PSE

También puedes empujar sin miedo su acelerador, pues en esta configuración de tracción total logra salir disparado de cada curva sin inmutarse, ni rastro de subviraje ni sobreviraje, los Michelin Pilot Sport 4S también contribuyen mucho a un buen agarre, pero sabes que la gestión de los 3 motores es clave para catapultarte al salir de una curva.

Prueba Peugeot 508 PSE

En curvas precisamente también se encuentra uno a gusto con este coche, a pesar de sus 1.850 kg de peso se mueve igual de ágil que un 508 despojado del peso de la batería de 11,8 kWh y esos dos motores, no inclina demasiado y copia el terreno con brillantez. A esto contribuye una suspensión adaptativa recalibrada, que cuenta con un modo Comfort, Hybrid y Sport.

5 modos para disfrutar o viajar

Peugeot ha dado al 508 PSE cinco modos de conducción, de forma que tenemos un coche muy polivalente. Con el modo Electric podemos circular hasta a 135 km/h en completo silencio, ahorrando valiosa gasolina para cuando toque exprimir su mecánica y permitiendo así que sea un coche más económico para el día a día, siempre cuando tengas donde enchufarlo a cargar, algo que puede hacer en solo 2 horas si la pedimos el cargador de a bordo de 7,4 kW y encontramos un enchufe de igual potencia.

Prueba Peugeot 508 PSE

El modo Hybrid elegirá la mejor energía en cada momento, después hay un modo Comfort para suavizar todo. En el modo Sport, la suspensión, la dirección, el ESP y los motores tienen su propio contrato de trabajo, y todo se pone en alerta máxima para que puedas fluir entre las curvas bien rápido. Por último hay un modo 4WD, por si la carretera presenta una película de agua o cualquier otra cosa que no sea asfalto.

Prueba Peugeot 508 PSE

A fondo en el Jarama

¿Cómo de deportivo es este 508 PSE? Parece que lo suficiente como para que Peugeot nos brindara la oportunidad de probarlo a fondo un par de vueltas en el circuito del Jarama.

Prueba Peugeot 508 PSE

Aquí podremos comprobar si esos frenos enormes de 380 mm de diámetro delante y cuatro pistones en su pinza de freno son tan eficaces como parecía en la calle. Llegamos a algo más de 190 km/h a final de la recta del Jarama y cuando tiramos el ancla sobre el pedal del freno el coche se detiene con rapidez y serenidad, sin duda el equipo de frenos está a la altura.

Prueba Peugeot 508 PSE

Una vez más volvemos a quedar gratamente sorprendidos con la facilidad que tiene el Peugeot 508 PSE para salir con velocidad de las curvas, sin pérdidas de tracción, con precisión a donde le guiamos con su pequeño volante y con la agilidad suficiente para perdonarle el sobrepeso eléctrico.

Hay un gran trabajo de chasis, el coche se nota un paso por delante en estabilidad con respecto a sus hermanos convencionales, que ya presentaban una conducción muy agradable. De hecho la marca ha bajado la suspensión en 11 mm delante y 4 mm detrás, y sus ejes se han ampliado 24 mm delante y 12 mm detrás, además de llevar barras estabilizadoras de 22 mm de grosor.

Prueba Peugeot 508 PSE

Como resultado tenemos un coche que puede salir muy rápido de curvas lentas gracias a ese par eléctrico inmediato, que se sujeta muy bien en las rápidas y que se detiene con aplomo y apunta a la siguiente curva sin resistirse ni un pelo.

Un aspecto más agresivo

Obviamente llevar el apellido PSE implicaba darle una imagen más deportiva. A diferencia de lo que ocurre con un 308 GTI, aquí se percibe la agresividad desde el primer momento en que lo miras. A ello contribuyen los detalles en verde Kriptonita de su frontal, del logo de PSE en el morro y las pinzas de freno delanteras.

También se han oscurecido los emblemas de la marca, se le han añadido apéndices aerodinámicos en ambos paragolpes y la zaga goza de un gran difusor y una salida de escape doble oscurecida.

Prueba Peugeot 508 PSE

Por dentro volvemos a ver ese color verde anti-superman, en los gráficos de las dos pantallas digitales y en los pespuntes de la consola centra, el volante que incluye el logo de PSE y los nuevos asientos Comfort-fit, que van tapizados en cuero y Alcantara en color negro. Precisamente de negro podemos vestir al Peugeot 508 PSE por fuera, así como este gris exclusivo y también en blanco.

Prueba Peugeot 508 PSE

Peugeot 508 PSE, Veredicto

Las versiones GTI de Peugeot siempre han sido excelentes coches deportivos, con un chasis elogiable y una potencia agradable, ahora la firma se enfrenta al reto de recuperar esas sensaciones deportivas a golpe de electricidad y lo cierto es que este primer modelo pasa de un mero intento a un rotundo acierto.

Prueba Peugeot 508 PSE

El 508 PSE es un coche con el que es muy fácil ir rápido, sin importar el tipo de carretera, se adaptará bien a todas y tu a su empuje y su suavidad de marcha. Es un coche muy válido para el día a día, para el disfrute de finde semana y si eres un poco atrevido, para una incursión en circuito, pero eso ya depende de tu presupuesto.

Este pequeño apartado es quizás el único que compromete a este 508, cuesta 62.200 euros, 1.200 euros más por el SW y su maletero de 530 litros. Puesto en perspectiva, no hay ningún híbrido enchufable de sus prestaciones y sobre todo pretensiones deportivas en el mercado, por lo que es un coche algo exclusivo, además de venir bien equipado de serie.

Prueba Peugeot 508 PSE

Peugeot ha dicho que vuelve a Le Mans con un Hypercar en 2022, sabemos que en un coche así no caben 5 personas, pero este Peugeot 508 PSE es lo más cercano a ese bólido en términos de tecnología, es fiel reflejo de lo que era Peugeot Sport pero ahora con una toma de corriente en un lateral.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.