Buscar

Prueba Ford Kuga Plug-In Hybrid, olvídate de tu antiguo diésel

Dicen que para entender a dónde vas necesitas saber de dónde vienes, pero el contraste entre este Ford Kuga de tercera generación y el primer todoterreno europeo de tamaño medio de los chicos del ovalo es tan marcado que el aprendizaje escolar es digno de una disertación en la evolución de los crossovers.

De hecho, es un gran salto desde su predecesor inmediato de ocho años de edad, habiendo crecido (89 mm más largo, 44 mm más ancho), y sin embargo volviéndose más ágil (6 mm más bajo, hasta 80 kg más ligero) en el proceso.

Prueba Ford Kuga híbrido enchufable

¿No parece, ya sabes, muy Focus?

Como en las dos versiones anteriores del Kuga, el Mk3 comparte su plataforma con el Focus contemporáneo, pero esta vez el estilo se parece mucho al de su hermano hatchback. Quizás demasiado.

Se ve más suave, menos agresivo, con una ventana y línea del capó más baja que antes, dando la impresión de que es un Focus que ha sido estirado verticalmente – hay una buena cantidad de espacio libre, por cierto.

Además, si optas por un nivel de acabado ST-Line o Vignale – este es un ST-Line en las fotos – hay tanta codificación de colores que el Kuga pierde algo de la dureza visual asociada a las molduras de los parachoques de plástico sin pintar y a los pasos de rueda. Tendrás que ceñirte a la parte baja de la gama si prefieres esos rasgos. O comprar un Focus Active…

Prueba Ford Kuga híbrido enchufable

¿Cómo están funcionando esos cimientos del Focus?

Muy bien. Hemos alabado anteriormente a los Kuga por su destreza en el manejo en un segmento en el que anteriormente ha estado en lo alto de la lista de deseos de I+D. Ciertamente, mientras que la competencia se ha puesto al día considerablemente, el último Ford Kuga todavía va por delante.

No es exactamente el líder de la clase, el último Ford Puma está en la categoría inferior, pero nos atreveríamos a decir que el Kuga Mk3 tiene una mejor conducción que muchos derivados de los hatchback.

Prueba Ford Kuga híbrido enchufable

Lo siento, ¿mejor que un Focus?

Absolutamente, no olvides que la mayoría de la gama Focus se conforma con un sistema de barras de torsión menos sofisticado en la parte trasera, mientras que todos los Kuga se benefician de una suspensión independiente.

En resumen, el Ford Kuga no sólo se siente magníficamente compuesto cuando se enfrenta a una serie de curvas radicales, con la ayuda y la complicidad de una ligera dirección, sino que el control de la carrocería también está bien contenido, asegurando que no se arrastre en las curvas como un barco.

Prueba Ford Kuga híbrido enchufable

La calidad de la conducción es el otro beneficiario de la suspensión, aunque está ligeramente comprometida por la firmeza de la amortiguación en los modelos ST-Line con sus configuraciones deportivas. Aun así, la goma extra de sus neumáticos se encarga de absorber la mayoría de las imperfecciones de la superficie de la carretera.

¿Qué hay de nuevo en el motor, entonces?

Es una mezcla familiar y apetecible del gasolina EcoBoost y diesel EcoBlue, conocida en toda la gama de Ford, que propulsa al Kuga, con todos los motores pudiendo disfrutar de tracción total, excepto el más pequeño de 188 CV, que sólo tiene tracción delantera. Si estás pensando en usar un Kuga donde el asfalto se agota, no es lo más ideal.

Y lo que es más importante, Ford finalmente se está organizando en términos de electrificación: desde su lanzamiento hay un mild hybrid EcoBlue con un sistema de 48 voltios, además del híbrido enchufable que probamos aquí. También habrá una versión no enchufable del mismo paquete antes de finales de 2020.

Prueba Ford Kuga híbrido enchufable

A diferencia de las ofertas PHEV de los rivales donde se usa un pequeño motor turbo de gasolina, Ford ha optado por un motor de 2,5 litros y cuatro cilindros que funciona en ciclo Atkinson, que es más eficiente. En lugar de que los componentes de la cadena de tracción eléctrica simplemente se añadan al motor como un perno, aquí los dos funcionan como un paquete: la energía eléctrica se utiliza para compensar la falta de un sistema de inducción forzada a bajas revoluciones, con el motor uniéndose cuando puede hacerlo de forma eficiente.

Juntas, las unidades de potencia producen 225 CV, de los cuales 115 CV corresponden al motor eléctrico, lo que confirma la naturaleza del motor. Ford afirma que puede hace 1,4 l/100 km bajo el último y más riguroso régimen de pruebas WLTP, pero una vez que se agotan las baterías, una cifra cercana a 6.0 l/100km es más probable en el mundo real.

Se ofrecen varios modos de conducción, así como la capacidad de almacenar energía eléctrica lista para conducir en Madrid Central. Oficialmente, el paquete de baterías de 14.4 kWh servirá para conducir hasta 56 km con cero emisiones y sólo debería tomar alrededor de tres horas para cargar en una toma específica.

Prueba Ford Kuga híbrido enchufable

Es ágil, en lugar de rápido – el Kuga diesel de 190 CV es más rápido- pero a 32g/km de CO2 este va a tener a los usuarios babeando de una manera que otros rivales simplemente no lo hacen.

La canalización de esa potencia al eje delantero se consigue con una transmisión CVT desarrollada por Ford, con relaciones artificiales dentro de su software para imitar una automática más convencional. Funciona hasta cierto punto, pero aun así hace que el motor trabaje más a velocidades más bajas, lo que genera un ruido fuerte en el proceso.

¿Cómo de fácil es vivir con el Ford Kuga?

En la típica forma de Ford: muy fácil. El hecho de que sea un facsímil del Focus en su interior, aunque más espacioso, no es un shock, por lo que es muy fácil de usar.

Más importante aún, está lleno de espacios y huecos para mantener todo tipo de objetos de la cabina localizados de forma segura. Además, hay una pequeña cantidad de puntos USB, un enchufe doméstico opcional de tres clavijas y un espacio de carga inalámbrica para smartphones.

Los ocupantes de los asientos traseros están especialmente bien atendidos en lo que Ford dice ser el SUV más espacioso del segmento C para los de atrás. Se siente espacioso, incluso en los modelos sin techo acristalado, una hazaña mejorada aún más por un banco trasero deslizante 60:40 que también se reclina. El espacio del maletero también es generoso.

Lleno hasta los topes de tecnología

Tanto si se trata de tecnología para mantenerte más seguro en las carreteras, como los diversos sistemas de asistencia al conductor que contribuyeron a la clasificación Euro NCAP de cinco estrellas del Kuga, como si se trata de una edición más elegante y de mayor resolución de la pantalla táctil multimedia Sync 3, la mayoría de las versiones están bien equipadas.

Las versiones Titanium en adelante cuentan con una generosa lista de equipamiento, pero especialmente elegiríamos los faros LED de cuatro proyectores como un extra digno de consideración.

Los modelos ST-Line y superiores también tienen un ingenioso panel de instrumentos digital de 12,3 pulgadas que es configurable y cambia de color según el modo de conducción. La mayoría proyectan un icono de la parte trasera de un Mondeo – bueno, Fusion, en realidad – pero en el Sport está ilustrado por un Mustang GT y en modo Sand/Snow con una F-150. Un toque elegante.

Ford Kuga PHEV (2020): veredicto

Entonces, ¿cuánto te va a costar todo esto? Bueno, el precio del ST-Line comienza en 35.860 euros (con descuento de campaña) – una suma ya a tener en cuenta para un crossover relativamente compacto, incluso si está lleno de tecnología híbrida enchufable.

Pero esa es la clave – va a tener a los usuarios que lleguen al final de sus contratos de alquiler de un SUV gasolina o diésel corriendo por un todoterreno más potente y eficiente para conducir.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.