Buscar

Nuevo Range Rover Sport

La tercera generación del SUV deportivo está disponible desde 102.700 euros. Cuenta con versiones diésel electrificadas, híbridas enchufables y, por supuesto, mantiene el motor V8 que desarrolla 530 CV. El eléctrico puro llegará en 2024

El nuevo Range Rover Sport tiene un atractivo impresionante”, afirma orgulloso Gerry McGovern, el director creativo de Jaguar Land Rover. El techo inclinado hacia atrás, el parabrisas frontal más inclinado y su cintura elevada inyectan dinamismo a este corpulento todoterreno. Las superficies son más limpias, las manecillas de las puertas se ocultan en la carrocería, y llama la atención cómo los cristales laterales se unen con los paneles de la carrocería, haciendo parecer que el techo flota. Es un detalle “inspirado en la arquitectura de los edificios modernos”, nos comenta el diseñador de exteriores Dominic Najafi.
Respecto al anterior, las proporciones se mejoran aún más, con un voladizo delantero más corto, una distancia entre ejes 75 mm más larga, para aumentar el espacio para las piernas en la parte trasera, y un voladizo trasero más largo. La oferta de llantas se extiende desde las estándar de 20 pulgadas hasta unas espectaculares de 23. La parrilla es más delgada, para distinguirlo mejor del majestuoso Range Rover, al igual que los faros. Un alerón trasero más grande y una parte inferior de la carrocería optimizada también forman parte del paquete aerodinámico: el coeficiente de 0.29 Cx está muy bien para un SUV de este porte. Y el amplio maletero, de 835 litros, es 55 litros más grande; eso sí, esta vez no habrá opción de siete asientos.


El interior conserva la cómoda cabina del Sport, otro contraste deliberado con el Range Rover, más vertical y espacioso. Una consola central alta desemboca en una pantalla táctil inclinada y ligeramente curva de 13,1 pulgadas, complementada con un panel de instrumentos digital de 13,7 pulgadas. El volante es más pequeño que el del gran Range, y el conductor se sienta 20 mm más abajo. “Ponlo todo junto y tendrás una experiencia muy diferente”, nos dice el diseñador de interiores Thomas Holden.


Tampoco le falta tecnología. La conexión es inalámbrica para todas las aplicaciones de nuetro teléfono, Alexa de Amazon se ocupará de entender nuestros comandos por voz, y las cámaras de 3600 incluyen luces para ayudarnos a la hora de aparcar por la noche. E incluso podremos moverlo unos metros desde fuera si alguien aparca su coche muy pegado al nuestro y no podemos entrar. 

Un 35% más rígido
“La capacidad dinámica de este coche va mucho más allá de la de su predecesor”, alardea el director ejecutivo Nick Collins. Deriva de unos cimientos sólidos: la plataforma MLA Flex, con uso intensivo de aluminio, compartida con el nuevo Range Rover. No obstante, en este caso la carrocería es un 35% más rígida que en el anterior Sport. “Literalmente tiene los niveles de un deportivo”, afirma Collins. Otro punto a su favor es el nuevo sistema Dynamic Response Pro, que trabaja mano a mano con la suspensión dinámica de última generación, e incorpora por primera vez amortiguadores neumáticos de válvula doble. El sistema modifica la presión de las cámaras - a mayor presión, amortiguación más rígida -, para ofrecer su característica comodidad, pero también el dinamismo que se espera del Range Rover Sport. 
Todas las versiones ofrecen tracción a las cuatro ruedas, variando el flujo de par motor entre los ejes, y todas se asocian a un cambio automático ZF de 8 velocidades. “Nuestra tracción total inteligente es capaz de entregar con precisión la cantidad correcta de par a cada rueda para maximizar la tracción, sin importar el clima en el que se encuentre. Es más deportivo, está más conectado y es una línea de transmisión más eficiente y avanzada que la tradicional”. 
El renombrado sistema Terrain Response de Land Rover, la navaja suiza de la modificación del chasis, que ofrece seis recetas de suspensión neumática, transmisión, aceleración y dirección para superficies que van desde la nieve hasta el todoterreno. Es de serie y ahora incluye un control de crucero (Dynamic) mejorado. Se rige por Integrated Chassis Control, que evalúa las entradas de los sensores hasta 500 veces por segundo, por lo que imaginamos respuestas de transmisión tan rápidas como un velocista olímpico cuando escucha el disparo.
Pero toda esa tecnología necesita un corazón que la active. Las opciones son muchas y variadas: podemos elegir entre dos motores diésel con hibridación ligera, híbridos enchufables y un nuevo motor V8 biturbo. De todos ellos ya se pueden hacer pedidos, el más básico parte de los 102.700 euros, y el V8 superará los 150.000. Las primeras entregas están previstas para septiembre. En 2024, la gama del nuevo Range Rover Sport se ampliará con la incorporación de un modelo completamente eléctrico.

 

Mucho donde elegir
La amplia gama de motores disponibles incluye los mild-hybrid diésel de seis cilindros, denominados D250 y D300, con 250 y 300 CV respectivamente, y la etiqueta ECO de la DGT. Un paso por encima nos encontramos los híbridos enchufables, con etiqueta Cero, P440e y P510e. Este último combina el motor de gasolina Ingenium de seis cilindros y 3.0 litros de Land Rover con un potente motor eléctrico de 105 kW y batería de 38,2 kW para ofrecer una potencia total de 510 CV, con los que es capaz de pasar de 0 a 100 km/h en solo 5,4 segundos. Además, cuenta con una autonomía  totalmente eléctrica de hasta 113 km en condiciones óptimas, y una autonomía real estimada de 88 km, suficiente para que la mayoría de los clientes hagan el 75% de sus trayectos en modo eléctrico. Para los desplazamientos más largos, el motor híbrido enchufable ofrece una autonomía combinada de 740 km. En cuanto al P440e, el esquema es similar, pero es menos potente. Ofrece un total de 440 CV, así como la misma autonomía en modo totalmente eléctrico. Solo necsita 5,8 segundos para pasar de 0 a 100 km/h.
Dejamos para el final la joya de la corona: el nuevo motor V8 de doble turbo (530 CV) que, sin duda, aporta la personalidad más emocionante al Range Rover Sport. Acelera de 0 a 100 km/h en tan solo 4,5 segundos con la función Dynamic Launch activada, y aporta un nuevo nivel de emoción visceral a la gama. Es un placer comprobar  que, en un mundo de híbridos, todavía hay sitio para majestuosos V8. 

Generaciones

Primera Generación

Nació de la plataforma del Discovery 3, fue el primer Range Rover que no era un Range Rover. La gama de motores incluía un V8 gasolina de 4.2 litros (390 CV) y motores V6 diésel 2.7 (190 CV) y 3.6 (272 CV). Su diseño se basaba en el prototipo Range Stormer presentado en 2004. En su día costaba entre 57.000 y 89.000 euros.

Segunda Generación

Ya sobre la plataforma del Range Rover de la época (la cuarta generación), su habitáculo podía albergar hasta a siete pasajeros. En 2018 fue actualizado y sumó nuevas mecánicas, incluida una híbrida enchufable. Aunque nosotros nos quedamos con el SVR y su motor V8 de 550 CV, como el del F-Type.

Tercera Generación

Parabrisas inclinado y ligera caída del techo se siguen manteniendo, pero pierde las manecillas de las puertas para ganar aerodinámica (0,29 Cx). Esta vez solo es apto para cinco pasajeros. Cuenta con una amplia oferta mecánica, que va desde los 250 a los 530 CV. Cargado de tecnología, mantiene intactas sus cualidades off-road.

La capacidad dinámica de este coche va mucho más allá de la de su predecesor”, Nick Collins, director ejecutivo de vehículos Land Rover

P510e Autobiography
Dim.: 4.946 x 2.047 x 1.820 mm.
Motor: 2.996 cc., 
6 cil. en línea + eléctrico.
Potencia/par: 510 CV/700 Nm.
Tracción: total.
Cambio: auto,. 8 vel.
Vel. máx.: 242 km/h.
0-100 km/h: 5,4 s.
Cons.: 0,8 l/100 km.
Peso: 2.810 kg.
Precio: 141.650 euros aprox.

 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.