Buscar

Mercedes AMG E 63 Estate: el familiar con modo «Drift» y 612 CV

Con la llegada del nuevo Mercedes Clase E el año pasado, la marca de la estrella ha ido sacando poco a poco el resto de versiones de la gama, desde el Clase E Estate, al recientemente presentado Clase E Coupé. Pero lo que de verdad estábamos esperando eran las versiones firmadas por la división deportiva AMG. Primero llegó abriendo boca el Mercedes AMG E 63 y ahora lo tenemos por fin en versión familiar con el AMG E 63 Estate. ¿Que hay más divertido que un familiar con más de 600 CV y modo Drift? Y encima cuenta con la tracción total 4Matic para tener las cosas bajo control cuando llegue el momento.

Una vez más su enorme capó esconde el glorioso motor V8 biturbo de 4.0 litros que AMG ha afinado para rendir al máximo y ofrecer ese sonido grave y ronco tan característico de los modelos salidos de Affalterbach con sus ocho cilindros bajo el brazo. Es el mismo motor presente en la gama AMG con denominación 63 y en el deportivo por excelencia de Mercedes, el AMG GT. Con este propulsor el Mercedes AMG E 63 Estate tiene 571 CV en su versión normal y en la versión S 612 CV, con un par motor de 750 Nm y 850 Nm respectivamente. 

Asociado llevará el cambio automático de doble embrague de 9 velocidades especialmente ajustada por AMG, que se encargará de enviar toda la potencia a las cuatro ruedas gracias al sistema 4Matic, y que contará con el peculiar modo «Drift» en la versión E 63 S Estate. Aunque este familiar tenga un peso de 1.985 kilos (1.995 kg en la versión S), debido a su sistema de tracción total y su enrome potencia puede hacer el 0 a 100 km/h en 3.6 segundos y en 3.5 en la versión S. 

Y lo mejor de todo es que el Mercedes AMG E 63 Estate tiene todo ese potencial, y un maletero de 640 litros que pueden crecer hasta los 1.820 litros si se pliegan los asiento traseros. 

El diferencial autoblocante mecánico del AMG E 63 Estate pasa a ser electrónico en la versión S, la cual también incorpora una serie de apoyos dinámicos con los que adaptara la dureza de los parámetros de conducción para que el coche sea más estable y rígido o más cómodo y suave cuando queramos. Como ocurría en la versión de carrocería berlina, tenemos la suspensión neumática con la que tener un buen confort en el día a día y las mejores prestaciones en cuanta hagamos uso de una conducción deportiva. 

 

AMG también se ha encargado de poner a punto la dirección del familiar más potente de mercedes, permitiendo regular su dureza a través de una serie de modos. Tampoco ha descuidado los frenos, contando con discos de 360 mm de diámetro en el eje delantero y en el trasero, que en la versión más deportiva crecen hasta los 390 para el eje delantero. En opción para los más exigentes quedan los carbocerámicos que ahora tienen una nueva composición y un  mayo tamaño. 

AMG E 63 Estate

Parece un familiar pero es todo un coche deportivo, con una carrocería ensanchada en 27 mm en sus dos ejes y con esas llantas AMG de nuevo diseño. Con ese aspecto y el escape retocado por AMG es difícil intentar ser discreto entre los demás coches del parking del supermercado. Enormes entradas de aire en el paragolpes delanteros, las taloneras, las cuatro salidas de escape en el difusor trasero, son elementos que lo hacen ser uno de los familiares más radicales del mercado.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.