Buscar

911 Turbo y las celebridades que se rindieron ante él

Jóvenes o maduros, europeos, americanos o asiáticos. Empresarios, directores de orquesta o guitarristas de rock, actores y hasta deportistas. Lo único que tienen en común es que han sucumbido al poder del 911 Turbo.

Al actor Steve McQueen siempre se le vincula con el Porsche 917 (te contamos nuestra visita con uno en Gran Vía) o con el 911S de 1970 que también condujo en la película “Le Mans” y después en la vida real. Pero además disfrutó de un 911 Turbo de los primeros.

Es interesante que era de color Slate Grey y que, además, se le podían apagar las luces traseras de forma independiente a las delanteras. Otro actor, Paul Newman, empezó a competir a los 47 años. Corrió con un Porsche 935 las 24 Horas de Le Mans en 1979 y lo recordaba así: “el coche más potente que había conducido nunca, y creo que no estuve a la altura (era bastante modesto, ya su que equipo terminó segundo y él tenía 54 años)”. Herbert Von Karajan, el legendario director de orquesta, tenía un carácter muy fuerte y gran afición por los Porsche. El más especial fue el Turbo RS 3.0 de 1976 (aligerado) con los colores de Martini que se expone en el Porsche Museum.

911 Turbo

El grupo de rock británico Judas Priest fue muy popular a principios de los ochenta, y varios de sus miembros conducían un 911 Turbo. En 1986 lanzaron su álbum Turbo, cuya canción Turbo Lover decía así: “I’m your turbolover, tell me there’s no other…” El Turbo SE blanco fue de Glenn Tipton, guitarrista.

Chris Brown, rapero de pro, millonario, malencarado y acreditado maltratador. Pero tiene buen gusto para los coches, como este 997 Turbo Cabriolet. En el punto opuesto está el gran Bill Gates, el filántropo y genio de Microsoft. Compró este 911 Turbo de 1979 y después tuvo otros, como un 959 o su nuevo Taycan. Por otra parte, el británico David Beckham ha sabido rentabilizar su imagen más allá de la estrella del fútbo. Cuando estuvo jugando en Los Ángeles tuvo un 997 Turbo Cabriolet con su dorsal bordado en los asientos.

911 Turbo

El actor y humorista Jerry Seinfeld es una gran estrella en EE UU y uno de los mayores coleccionistas de Porsche de todas las épocas, incluyendo un 993 Turbo S azul.

911 Turbo

El asturiano David Villa se aca goleador de nuestra selección–. Ha conducido durante años un 997 turbo negro. Otro gran futbolista, Cristiano Ronaldo, tiene un garaje con lo mejor de cada marca, incluyendo un par de Bugatti, en el que por supuesto no falta un 991 Turbo. Jason Staham, el héroe de acción experto en artes marciales, se queda solo cuando se pone a repartir. Conduce Porsche desde hace años, tanto Turbo y GT2 como GT3 (aquí lo comparamos con sus rivales).

911 Turbo

El californiano Robby Naish es una leyenda del surf. Su padre le llevó a vivir a Hawaii a los 11 años y en su garaje lleno de tablas guarda un 911 Turbo y un moderno 991. El cantante Justin Bieber se hizo rico muy pronto y a los 16 años ya iba por ahí con supercoches, de modo que tiene un garaje bien surtido en el que no puede faltar un Turbo.

Más preocupante es su pronunciada tendencia al tuning… A Rihanna, la diva del pop, le gustan los coches, y este Turbo S Cabriolet se lo regaló el rapero y productor Jay Z. El marido de Beyoncé tiene buen gusto para las mujeres y los deportivos, y también goza de una gran colección.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.