Buscar

Prueba Aston Martin Vantage F1 Edition: fuera de red

El Aston Martin Vantage F1 Edition no es una versión hardcore al estilo GT3 del Vantage ni es literalmente un coche de seguridad para la calle. En cambio, es un automóvil de carretera que se asemeja al automóvil de seguridad, si se ajusta a la carretera y sus estándares legales, con actualizaciones de ingeniería al detalle.

Aston Martin Vantage F1 Edition

El ingeniero jefe Matt Becker nos habla de los detalles mientras recogemos el Aston Martin Vantage F1 Edition de la base de Aston en Gaydon (UK). La teoría es reducir los tiempos por vuelta y aumentar la conexión del conductor, sin usar neumáticos agresivos con un rendimiento comprometido en clima húmedo (P Zero) o arruinar el viaje.

En la práctica, el Aston Martin Vantage F1 Edition se conduce como un Vantage estándar mejorado, muy parecido a la versión AMR del DB11, solo que esta vez Aston ya tenía AMR en el Vantage y tenía la conexión F1 para jugar. Cuesta 160.000 euros frente a 130.400 del normal. También está disponible una versión convertible.

Aston Martin Vantage F1 Edition

Significativamente, también es el primer Aston de producción en serie del nuevo jefe, Tobias Moers, y el marco de tiempo comprimido significa que ha participado en el desarrollo, no solo en la producción.

Entre varias alteraciones sensibles, masajearon resortes y amortiguadores y colocaron un nuevo kit aerodinámico con capacidad de soportar 200 kg de carga aerodinámica.

El V8 biturbo de 4.0 litros obtiene un poderoso impulso de 535 CV, el par se mantiene en 600 Nm y la transmisión automática de ocho velocidades obtiene un poco más de potencia gracias a una nueva calibración. Los frenos carbonocerámicos instalados de serie ayudan a justificar parte del aumento de precio.

Cambios que también se ven por fuera en el Aston Martin Vantage F1 Edition

Las mejoras estéticas incluyen nuevas llantas de 21 pulgadas, una pulgada más grandes que las estándar, que le dan al Vantage una especie de silueta de bulldog. Quizá son una pulgada más grandes para mis ojos, aunque resulta que son clave para las mejoras dinámicas.

Aston Martin Vantage F1 Edition

Abro la puerta y me acomodo en los familiares asientos bajos que se abrazan tu figura, pero este es un interior más decidido que el del Vantage estándar, con la mayoría de las superficies recortadas en Alcántara y luego contrastadas con un poco de cuero negro y una pizca de lima.

En autopista y en las carreteras secundarias circundantes, el F1 Edition se involucra en el viaje incluso cuando se conduce con suavidad, y conserva su andar relajado a velocidades más altas. La dirección está ponderada a propósito y aún es fácil en tus manos, hay una buena mordida progresiva en los frenos, la conducción es flexible si se controla, y los cambios de marcha automáticos se difuminan sin esfuerzo.

Tienes tres configuraciones de amortiguador y tren motriz (“Sport”, “Sport+” y “Track”) para elegir. Nos quedamos con “Sport” para los amortiguadores y algo de actitud “Sport+” para el V8. La caja de cambios logra un buen equilibrio entre la intención y la facilidad de uso para la carretera.

Aston Martin Vantage F1 Edition

Estos cambios no son obvios día y noche, pero contribuyen positivamente a la experiencia de conducción Vantage. Hay más diálogo a través de la dirección, que siempre fue buena, pero podría haber sido más comunicadora. Es una sensación más directa en general, como si las cuatro esquinas estuvieran mejor conectadas.

Y, sin embargo, este automóvil no tiene la misma brusquedad de conducción a baja velocidad que recuerdo de los primeros ejemplares, por mucho que se condujera bien a ritmo elevado.

Estoy sorprendido dada la rigidez adicional del F1 Edition, pero Becker dice que no es una ilusión. El mérito se debe, nos dice, a la combinación de la rigidez vertical, lateral y torsional del neumático de 21 pulgadas, que le permite ajustar un chasis más “completo”. La tensión aporta a propósito el impulso, en lugar de parecer un mal necesario.

Esos cambios de suspensión realizados por Becker y su equipo (con la participación de Moers también) incluyen resortes traseros un 10% más rígidos, con amortiguadores reforzados en compresión y con control de rebote adicional, y soportes superiores de amortiguadores más rígidos y casquillos de montaje de control superiores.

Las carreteras serpentean sobre la verde y exuberante campiña de Warwickshire, y es sobre este paisaje ondulado donde realmente se nota lo inteligente que gira el Vantage, siempre con entusiasmo, con un delicado movimiento de muñeca, pero para una máquina con motor delantero, ataca el vértice con un asombroso vigor.

Aston Martin Vantage F1 Edition

Tener el peso del motor empujando hacia atrás en una posición delantera-media siempre ha ayudado, pero el Edición F1 realmente te anima a profundizar en esa respuesta, en parte porque la trasera es más rígida y tolera con calma los cambios de dirección agresivos.

También es sorprendente la cantidad de tracción que tiene este automóvil en condiciones secas, ya sea para dejar cruces o agarrarse más fuerte de lo esperado en curvas más cerradas. Tus primeros intentos de deslizarlo bien pueden terminar en un subviraje descuidado, hasta que aprendas a ser más pesado en el acelerador. Puedes hacer grandes aportes positivos en este coche y hay algo muy satisfactorio en eso.

De los errores se aprende

Cuando conduje el Vantage en su lanzamiento en Portugal, superó las carreteras locales, pero describí una oscilación lateral irritante a través del eje trasero cuando se enfrentó a las curvas largas y rápidas de Portimao, y el editor Ben Miller ha notado lo mismo en Rockingham, conduciendo el Vantage contra el 911. También había una tendencia a enderezarse bruscamente si lo sacaba de la línea.

Becker dice que un nuevo amortiguador lateral entre la transmisión (ubicado como un transeje en la parte trasera) y el subchasis lo ha ajustado, así como los nuevos neumáticos de 21 pulgadas que tienen límites más altos y una ventana más ancha a medida que se gastan.

Todo esto es una forma muy larga de decir que la Vantage F1 Edition puede subvirarse, especialmente en las secciones más lentas del circuito de Stowe. Pero aprendes a ser paciente, haces que el peso bien centrado funcione en una especie de ritmo de eslalon, y pronto llegas a la cima y te apagas con un pequeño toque de freno.

Si el piloto habitual de coches de seguridad, Bernd Mayländer, estuviera sentado junto a él, con suerte estaría impresionado con la forma en que se conduce el F1 Edition, incluso si la cola de coches de F1 que se quedan atrás, nunca será feliz.

Después de 500 kilómetros al volante, está claro que los cambios en los detalles del F1 Edition otorgan al Vantage una mayor sensación de precisión, sin importar su velocidad, y eliminan las frustraciones que inicialmente sentimos en la pista.

Todo sin afectar la comodidad y usabilidad del Vantage. Un comienzo prometedor para la era Moers y una razón para ser optimista sobre hacia dónde guiará al Vantage en el futuro

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.