Buscar

Artesanos. Marc Philipp Gemballa Marsien. En el desierto no hay radares

Solo se van a fabricar cuarenta unidades del Marsien, un supercar todo-terreno creado sobre la base mecánica de un Porsche 911 Turbo S, e inspirado en el 959 París-Dakar

No sabemos si la culpa es de la fiebre por los SUV o de la plaga de radares que invaden las carreteras, pero está claro que los deportivos para conducir fuera del asfalto están en auge. Lamborghini lanzará pronto el Huracán Sterrato y Porsche prepara un 911 Safari. Y cómo olvidarnos del inminente Ferrari Purosangue, aunque este será un SUV de cinco puertas. Naturalmente, la inspiración para todos ellos viene del mundo de la competición, desde el rally Safari de Kenia al París-Dakar.

Aunque las primeras imágenes se difundieron hace tiempo, por fin pudimos ver en vivo el nuevo Marsien durante el reciente Concurso de Elegancia de Villa d’Este.  Y es una máquina cuyo diseño rezuma ADN de Porsche, aunque no lleve el logo de la marca de Stuttgart. En las fotos oficiales por el desierto que ilustran este reportaje parece más grande de lo que es, pero en directo se nota que es “un 911 venido a más”, lo mismo que sientes cuando estás frente a un 959. También pudimos comprobar que al ralentí suena como un coche de competición (lleva un escape Akrapovic de titanio a medida), así que funcionando alto de vueltas debe de ser un espectáculo.

Las líneas de su carrocería han sido creadas por el diseñador galo Alan Derosier, un apasionado de Porsche que en este proyecto ha trabajado bajo la supervisión del joven Marc Philipp Gemballa. A sus veintisiete años, el joven empresario ha pasado toda su vida rodeado de Porsches tuneados, porque, como es fácil imaginar, es hijo del famoso preparador Uwe Gemballa (1955-2010). El empresario alemán fue secuestrado y asesinado en Sudáfrica en extrañas circunstancias, pero Marc ha seguido vinculado al mundo del automóvil. Lo cierto es que el Marsien nos gusta más que los últimos trabajos de su padre, como aquellos Porsche Carrera GT Mirage de estética discutible. Recordamos uno negro y dorado que tuvo el futbolista Samuel Eto’o, y otro azul que un tal Benjamin Chen estrelló en una céntrica avenida de Manhattan, cuando circulaba a toda velocidad y bebido (hay vídeo en Youtube).

Según su impulsor, con el Marsien han buscado crear “un deportivo ultramoderno, pero con un diseño atemporal, una mezcla entre todas las comodidades de un coche moderno para usar a diario, combinadas con una buena capacidad todoterreno”. Como decíamos antes, el Marsien se inspira en el 959 de 1986, un coche que supuso un gran desafío técnico para Porsche, porque desde el punto de vista técnico en realidad fue el primer 911 biturbo y con tracción total (el primer 911 como tal que combinó ambas tecnologías fue el 993 Turbo). De hecho, el 959 era tan avanzado que hoy su electrónica precisa de un mantenimiento caro y complejo. Tanto, que sabemos de uno que lleva más de diez años parado en un palacio del norte de Madrid...

 

El trabajo de Gemballa y sus ingenieros ha sido mucho más sencillo, porque partiendo de una maravilla técnica como es un 911 Turbo, muy mal lo tendrían que haber hecho para que no les saliera algo grande. Y también está claro que si la propia Porsche lo hubiera desarrollado sería mejor… pero no ha sido así.

Rodeado de los mejores

Al parecer, Marc se ha apoyado en viejos contactos de su padre para lograr componentes de primera calidad. Por un lado está el tratamiento estético, mediante una carrocería de fibra de carbono que suministra Bräutigam Carbon Fiber Works. Las ópticas traseras, claves en su espectacular aspecto, las fabrica Gerg. Como socio para el desarrollo de la ingeniería eligieron a Vela Performance (los que desarrollaron el Ruf CTR), y la aerodinámica está garantizada por KLK Motorsport. Como ya demostró al mundo Horacio Pagani, si un pequeño fabricante de deportivos quiere sobrevivir ha de externalizar todo lo que pueda, centrándose en el diseño, el marketing y en fusionar todos los componentes con la máxima calidad.

La clave para lograr que un 911 Turbo pueda desenvolverse por las dunas es, sin duda, la altura de la carrocería respecto al suelo, teniendo en cuenta que la tracción total es de serie. Para la suspensión del Marsien han contado con los expertos de KW Automotive, con un sistema de amortiguación inteligente que se ajusta en tiempo real, y una altura respecto al suelo ajustable mediante un sistema hidráulico. Basta con tocar un botón para que se eleve desde la altura estándar en un 911 Turbo hasta 250 mm (en el 959, la altura se regulaba mediante un mando giratorio). Igual que el 911 Turbo de serie, el Marsien lleva el mando giratorio en el volante para elegir entre los diferentes modos de conducción, que afectan tanto a la altura y la firmeza de la suspensión como a la respuesta el motor y el cambio. Hay dos modos para asfalto (City y Race) y tres off-road: rally, nieve-hielo y dunas. Y es que hay pocas experiencias tan gratificantes como conducir un 4x4 muy potente sobre arena fina (conviene bajar la presión de los neumáticos, aproximadamente a la mitad, para ampliar la pisada).

Fiebre por los Porsche off-road

En 2012 Porsche desarrolló el prototipo 991 Vision Safari, aunque no llegó a producirse. “Ninguna otra marca combina como nosotros el mundo de los deportivos con el de los todoterreno”, dijo el jefe de diseño de la marca, Michael Mauer. Pronto Porsche presentará el 992 Safari. El año pasado, Singer nos sorprendió con el ACS (450 CV,  motor biturbo y más de 1,5 millones más impuestos). En España, Julià 911 ha realizado alguna preparación de este tipo.

El motor lo firma Ruf

Para la mecánica seis cilindros 3.8 bóxer biturbo han recurrido al reputado especialista Ruf, que eleva la potencia desde los 650 CV del motor de serie hasta 750 CV. Y para los que siempre quieren más, hay disponible un segundo paso, con nuevos turbos y ECU modificada, para alcanzar los 830 CV. Otra buena opción, que no sabemos si será posible, consisitiría en dejar la mecánica biturbo de serie, para poder llevarlo a un servicio oficial Porsche, sin complicaciones y manteniendo la máxima fiabilidad.

Parte de las pruebas de desarrollo del Marsien se han llevado a cabo en el desierto de Al Faya (Emirato de Sharjah, EAU), bajo la protección del Sheikh Sultan bin Ahmed Al Qasimi. El emirato cuenta con un museo de automóviles clásicos, y seguro que el líder local habrá comprado algún Marsien. Según la empresa, ya están cerca de tener vendidas las cuarenta unidades que van a fabricar. La primera entrega a un cliente está prevista para finales de este año.

Prepara la cartera

Si les llevas tu 911 Turbo o Turbo S te cobrarán por la transformación unos 500.000 euros. Y si el Turbo lo ponen ellos, unos 750.000 euros. El joven M. P. Gemballa sabe que hay cientos de millonarios dispuestos a gastar mucho dinero en Porsche preparados tan fascinantes como los Ruf, los Singer o los Gunther Werks. Bien pensado, quizá el precio del Marsien no sea tan alto según está el mercado de supercars de producción limitada, y contando además con que hay muchos magnates de Oriente Medio, de esos que llevan a sus halcones en jet privado, aficionados al off-road sobre las dunas.

La visión de Marc Philipp

Marc encabeza el comunicado de su empresa sobre el Marsien aclarando que “la empresa Marc Philipp Gemballa no está asociada de ninguna manera a Gemballa GmbH”, la marca que fundó su padre en 1981 y que sigue funcionando con otros propietarios. De hecho, estos demandaron a Marc Philipp en 2020 por usar indebidamente la marca, y un tribunal de Colonia les dio la razón. Marc estudió Empresariales en EBS Bussiness School (Alemania), y después trabajó para varias empresas punteras del sector del automóvil, como Aston Martin, Mercedes y Porsche. Su visión ha sido crear una empresa que fabrique pequeñas series apoyado en suministradores punteras (arriba con Alois Ruf), superando el ámbito del tuning y logrando una unique selling position, una ventaja competitiva única en el mercado. De momento, la marca cuenta con tres distribuidores oficiales, uno en Freiberg am Neckar (Alemania) para Europa y resto del mundo, otro en New Jersey (EE. UU.) y un tercero en Riad (Arabia Saudí).

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.