Buscar

VW T-Roc R, BMW X2 M35i, Mini Countryman JCW y Range Rover Evoque ¡Sube el volumen!

El mercado de automóviles en las últimas dos décadas ha sido “un sector fluido”. Con todo el intercambio de plataformas y la necesidad de cubrir nichos, la gama de productos de los fabricantes se ha vuelto tan desconcertante como una caja de bombones gigante, con sabores fusionados y mezclados que dan combinaciones inimaginables. Ejemplo de ello son coches como el VW T-Roc, aunque este es aún más especial si cabe.

VW T-Roc R ¿un Golf R alto?

Así es este coche, el nuevo VW T-Roc R: si fuera un chocolate, sería una crema de fresa con relleno de praliné, cubierto de chile y plátano en gelatina. O por decirlo de otra forma, la nueva versión SUV del Golf R (aquí te dejamos su comparativa).

VW T-Roc R

Eso significa el mismo motor gasolina de 2.0 litros, la misma caja de cambios de doble embrague de siete velocidades y sí, el mismo sistema de tracción total 4Motion que el Golf R. Esto se traduce en 300 CV y 400 Nm. Para ilustrar esto, también obtenemos unos paragolpes rediseñados, una extensión del alerón, llantas de 19 pulgadas de serie y suspensión deportiva que baja la altura al nivel del Golf, perdiendo la visión privilegiada propia de su carrocería.

T-Roc

Inmediatamente, este nuevo miembro de la familia R se siente tan bien resuelto como el Golf que le precedió, la suspensión tensa pero conforme se desplaza bien sobre las sinuosas carreteras. El turbo de 2.0 litros acelera rápida y voluntariamente hasta la línea roja, situada en 6.500 rpm, con una efervescencia furiosa, y el rango medio siempre con aliento para catapultarte satisfactoriamente de las curvas más lentas. Al igual que en el Golf, la dirección es precisa, aunque falta un poco de tacto, pero no es el cambio de dirección inicial lo que más impresiona. Se trata más de la forma en que el resto del VW T-Roc sigue esa entrada de dirección: prácticamente no hay balanceo corporal, ninguno de los movimientos que puede uno esperar de un crossover de estas dimensiones. El VW T-Roc se mueve como una pieza, con una compostura y destreza felina.

La única parte que necesita entrenamiento es el pedal del freno, que te entrega todo desde el primer milímetro de recorrido y es complicado dosificar. Pero en general, como era de esperar, el Volkswagen T-Roc R transmite gran parte de la sensación de confianza, velocidad y autocontrol del todopoderoso Golf R. Comparte esa capacidad de demoler un camino lleno de baches y al mismo tiempo ofrece comodidad y facilidad de uso todos los días.

BMW X2 M35i, grandes expectativas, ¿Que superan al VW T-Roc?

Si hay un automóvil que representa bien este complejo y caótico panorama de mezclas es este. Un BMW que es un SUV bajo, con forma de cupé pero elegante y, sobre todo, versátil. ¿Qué es? El X2 M35i también es un SUV compacto deportivo, uno que también comparte mecánica, solo que con el Mini Countryman JCW, el motor B48 de 2.0 litros de 306 CV. Aquí su tracción total prima el eje trasero, mientras que el sistema ALL4 de Mini se decanta por el delantero.

VW T-Roc R, BMW X2 M35i, Countryman JCW y Range Rover Evoque

Además del 2.0 turbo mejorado, en comparación con un X2 normal el M35i también recibe una suspensión M Sport más rígida y baja, y un diferencial mecánico de deslizamiento limitado en el eje delantero. Si buscas las diferencias en el estilo exterior, hay que mirar de cerca las tomas de aire del morro y los tubos de escape. Y si quieres una insignia M de verdad, no la hay, porque no hay X2 M como en sus hermanos mayores.

BMW X2 M35i

Aún así, afortunadamente está a la altura de las leyendas M cuando estás en movimiento. Es otro automóvil sorprendentemente rápido: de 0 a 100 en solo cinco segundos, con el turbo de cuatro cilindros acelerando libremente hasta la línea roja, a 7.000 rpm. Tiene un carácter auditivo diferente al Mini y al VW T-Roc: más duro que el VW, pero sin la crudeza que define al Mini. En realidad, suena bastante BMW. Si eliges el modo “Sport”, añade un guión bajo al ruido del motor, pero suena algo artificial, porque lo es. Al igual que en los otros coches, entre la configuración “Comfort”/”Sport” de BMW, no hay una gran diferencia.

T-Roc

Lo que el X2 hace realmente bien es controlar el cabeceo y balanceo de ese cuerpo alto. A velocidades más bajas, la suspensión más firme se siente muy ocupada, balanceando la cabeza sobre los hombros; pero, a velocidades más altas, todo se suaviza, pasa por encima de los baches como una lancha rápida que se desliza sobre el agua agitada. La dirección está bastante cargada, aunque también es un poco estéril. Sin embargo, el coche gira bruscamente y sale con fuerza de cada vértice. Puede que no sea tan emocionante como el Mini, pero el M35i coincide con el T-Roc al llevar una velocidad sorprendente por una carretera secundaria.

Countryman JCW, mini al máximo

¿Soy solo yo, o es extraño que el Mini más grande ahora tenga casi el mismo tamaño que el Range Rover más pequeño? El Countryman es solo 7 cm más corto y 9 cm más bajo, y juntos tienen una presencia física muy similar. Alec Issigonis, el diseñador del Mini, estaría horrorizado; pero seamos sinceros, ¿quién quiere conducir un Mini original hoy en día? Sería como llevar un monociclo entre motos.

T-Roc

Al igual que el Evoque, el JCW Countryman también recibió una actualización el año pasado, lo que lo convierte no solo en el Mini más grande sino también en el más potente de la historia. El motor de 2.0 litros fue mejorado para producir 306 CV y 450 Nm, conduciendo las cuatro ruedas a través de una nueva caja automática de ocho velocidades.
¿Qué decir del diseño exterior del Countryman? No es exactamente un Mini hecho crossover pero al menos se parece al resto de la gama. La verticalidad de sus líneas se mantiene dentro, donde un tablero dominado por la pantalla central metida dentro de un círculo que se ilumina como una antigua máquina de discos nos recibe, y donde nos encanta el botón de arranque al estilo de interruptor de palanca.

MINI JCW Countryman

En primer lugar, es rápido y, como el T-Roc, la velocidad está ahí, lista para ser explotada tan pronto como partas. Tienes que acostumbrarte al ligero efecto de par de torsión de esos 450 Nm que atraviesan el eje delantero; un apretón repentino del acelerador hará que la dirección se retuerza momentáneamente en tus manos. Mini afirma que este Countryman hará el 0-100 km/h en 5,1 segundos, pero yo diría que en realidad se siente más rápido que el T-Roc que lo hace en 4,8 segundos.

MINI JCW Countryman interior

Eso se debe en parte al ruido que hace, un gruñido notablemente áspero y fuerte que es mucho más emocionante que el del VW T-Roc, pero también es la forma en que se maneja en las curvas más cerradas. Se siente más pesado que el VW T-Roc –lo es, por unos pocos kilos– y también se siente más de tracción delantera, como si todo el enfoque del automóvil fuera hacia esas ruedas delanteras. Ese enfoque en el eje delantero también le da un paso seguro que inspira mucha confianza; en poco tiempo, te encuentras volando con el Mini en las curvas.

Range Rover Evoque, muy refinado

¿Es el Evoque realmente un rival del T-Roc R? Solo por el precio, Volkswagen probablemente argumentaría que no, ya que nuestro P300 R-Dynamic HSE, el motor más potente y de los equipamientos más completos, sobrepasa al alemán cargado de extras. Pero visto de otro modo: si estás buscando un SUV compacto, premium, y con estilo glamuroso, el Evoque siempre estaría en tu lista. Lo está desde 2011, cuando el Range Rover más pequeño de todos se convirtió en el arquetipo de un 4×4 elegante, urbano y compacto, y eso que han ido cambiando cientos de miles de cosas.

Range Rover Evoque dinamica

El año pasado el Evoque se sometió a una revisión importante, mejorando en todo. El lavado de cara perfeccionó lo que siempre fue un coche hermoso, y trajo de nuevo minimalismo a los detalles, incluido el interior. Todo está bien ordenado y sobre todo diseñado. El motor es también un 2.0 litros gasolina turbo con 300 CV, pero con tracción total permanente y una caja de cambios de 9 velocidades automática. Es más grande y pesa 350 kg más que el VW, por lo que en el 0 a 100 es casi dos segundos más lento. Pero el Evoque es útil en esta prueba, ya que es la referencia para interiores premium en SUV compactos. En general el interior tiene un ambiente relajado: los asientos están más reclinados, y la pantalla del tablero también se inclina hacia ti, y el parabrisas está inclinado como en un deportivo. Se siente más como un coupé que el T-Roc. Es también el más avanzado en su sistema multimedia.

Range Rover Evoque interior

Si tuviéramos que elegir uno solo para el día a día sería este coche. En conducción normal va bien y el motor es refinado en ruido, salvo que estés paseando por las nueve velocidades. Pero a medida que ganamos velocidad se nota que a diferencia de los demás no está diseñado para ir rápido. Incluso en modo “Dynamic”, los movimientos del Evoque son más acusados que los rígidos oponentes.

Range Rover Evoque

No es que el Evoque no pueda seguir el ritmo, es que no irás cómodo a ese ritmo. El volante es muy liviano, y con poca comunicación cuando se gira rápido. Después de ver que te baten en varias curvas seguidas, reducirás la velocidad y volverás a su hábitat natural. Es muy bueno haciendo lo suyo, pero esto no es lo mismo que en el T-Roc R.

VW T-Roc R, BMW X2 M35i, Countryman JCW y Range Rover Evoque

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.