Buscar

Prueba Toyota GR Supra, no me juzgues ¡disfrútame!

Hay un refrán popular en el mundo del motor que dice que la vida es demasiado corta para conducir coches aburridos. Nos gusta pensar que el presidente de Toyota, Akio Toyoda, se topó un día con esta pegatina en algún coche y decidió cambiar el rumbo de su compañía levemente para volver a producir coches que emocionen más, coches como este Toyota GR Supra.

GR Supra

Tampoco fue un giro de 180 grados, el señor Toyoda solo viró el timón de esta gran nave unos cuantos grados, los suficientes para que la compañía volviera a competir en el mundial de rallyes y buscara las alianzas necesarias para volver a producir coches deportivos.

Un nuevo rumbo que llegó en 2011 con el GT86 fruto de la colaboración con Subaru, en 2017 Toyota regresó al mundial de Rallyes y en 2019, volvió el hijo pródigo, el Supra.

Un regreso que fue sonado, porque implicaba una colaboración hasta la fecha impensable, BMW quería relanzar el Z4 y Toyota necesitaba reducir costes para un nuevo deportivo, así que el flechazo fue inmediato, el resto de la historia ya la conocemos.

GR Supra

¿Es un deportivo no?

Y de los buenos. El GR Supra ha sido diseñado desde un primer momento por y para el conductor. La receta no es nueva, motor delantero longitudinal, de seis cilindros en línea, y tracción trasera. Todo ello aderezado con un diferencial trasero activo, un reparto de pesos perfecto y un centro de gravedad y rigidez del chasis que son la envidia del segmento.

GR Supra

Como ya dijimos en su primera prueba, esto es algo que es perfectamente palpable en cuanto abandonamos las largas rectas de la autopista y el asfalto empieza a serpentear. Tu cuerpo siente el chasis afinado para ser preciso a la orden de nuestras reacciones.

Sin ser duro, sin ser un coche de carreras para la calle, logra ofrecer una buena dosis de ese ADN de competición, una sensación de estar al volante de algo mucho más capaz.

GR Supra

Esto tiene una explicación, no es oficial, es una hipótesis, a Toyota le gusta desarrollar con un techo de prestaciones mucho mayor, lo que se llama «over engineering». Ya pasaba con el famoso Supra de la anterior generación, su mítico motor 2JZ estaba preparado para potencias descomunales como bien demostraron los mejores preparadores del mundo.

GR Supra

Pues bien, el bloque B58 del nuevo GR Supra, sin llegar al nivel legendario del 2JZ, también tiene un potencial enorme, así como el chasis, con un nivel de ajuste óptimo para su uso en carretera, pero muy explotable para un uso más agresivo en circuito.

Esta vez no lo probamos en circuito como si hicimos en su presentación, solo en carretera y en el día a día, así que los derrapes que pudimos disfrutar en el Jarama esta vez tuvimos que dejarlos en nuestra imaginación, pero os garantizo que es un coche con el que cualquiera puede ser un «Drift-King».

GR Supra

Más rápido de lo que imaginas

Cuando miras sus cifras no parecen impresionar demasiado, la culpa la tiene la escalada de potencia y prestaciones de otros deportivos. Son 340 CV y 500 Nm de par que llegan a 5.500 y 1.600 rpm respectivamente. «Pero David, eso es el triple de potencia que mi utilitario para el día a día», pensarás. Y si, ya es una buena cifra, pero los compactos deportivos rondan todos los 300 CV.

GR Supra

Sin embargo, Toyota ha logrado que el Supra, con sus 1.570 kg de peso, se pueda lanzar de 0 a 100 km/h en 4.3 segundos, eso sí, con el Launch Control. Como la vida no es una carrera de cuarto de milla, es una cifra interesante, pero lo cierto es que lo verdaderamente interesante de este coche es lo mucho que empuja en cualquier momento.

El motor turbo de 6 cilindros tiene una buena pegada en el rango medio, quizás el más resolutivo, pero abajo el par motor es dominante, y hace que el GR Supra parezca agresivo en cualquier momento.

GR Supra

Para ello también se vale de un cambio ZF de 8 velocidades. Es igualmente una caja típica de BMW, y como ocurre en modelos convencionales de la marca alemana, es suave a ritmo lento, es rápida respondiendo a las levas o a un pisotón hasta el fondo del pie derecho, pero no es capaz de redondear la experiencia de conducción cuando buscamos la máxima deportividad en el coche.

Al menos en cuanto a frenada es contundente y bastante modulable para el día a día, no tiene un tacto agresivo que nos pegue al volante al primer toque, podemos medir muy bien cuanto queremos que se detenga el coche.

¿Es válido para el día a día?

Si tienes tomada la medida a los bordillos de la ciudad, y no te agobian los interiores con baja visibilidad trasera y del ángulo muerto, el Toyota GR Supra puede ser un compañero bastante normal, quitando su diseño manga y anguloso que atraerá alguna que otra mirada.

GR Supra

Por suerte lleva una buena cámara de marcha atrás y sensores de aparcamiento, además de ser bastante compacto, ya que solo mide 4,37 metros de largo y 1,85 de ancho.

Las llantas de 19 pulgadas y sus neumáticos de perfil bajo no le hacen el rey del confort cuando pisamos baches en la carretera o pasamos un resalto en ciudad, pero Toyota ha logrado un buen equilibrio entre confort y control de la carrocería, así que viajar o conducir mucho rato son plato de buen gusto con el deportivo biplaza.

GR Supra interior

Esto de tener dos asientos solo es un factor que lo reduce a coche de disfrute o para un público muy concreto, pero con 290 litros de maletero podemos usarlo para algún viaje no muy prolongado en estancia. Parece una buena cifra pero la barra entre torretas dificulta colocar bultos grandes.

En cuanto a tecnología y demás elementos de confort, tiene todo lo que puedas necesitar, incluyendo una pantalla táctil con sistema multimedia compatible con Android Auto y Apple CarPlay.

GR Supra

En especial de su interior de corte alemán me gustan los asientos, cómodos y con una buena sujeción, así como la instrumentación, completamente digital pero sencilla, con el cuentarrevoluciones en el centro, la velocidad a un lado y al otro la información de navegación cuando introducimos un destino. Por pedir cambios: un volante de estilo más deportivo acorde al resto del interior sería perfecto.

Toyota GR Supra, veredicto

¿Sigues pensando todavía que no es un auténtico Supra? Deja a un lado las posibles herejías que Toyota haya podido cometer al resucitar el nombre de su deportivo más mítico. 17 años después vuelve a haber un deportivo puro de tracción trasera de altas prestaciones, y eso es algo digno de disfrutar sin entrar en debates.

Para bien o para mal su disfrute tiene un precio, 69.900 euros, algo que hará que el Toyota GR Supra a la larga sea un modelo bastante exclusivo y difícil de ver, como ocurre con los de la anterior generación, pero al menos será una pieza con la que disfrutar de la conducción.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.