Buscar

Prueba Renault Captur TCe 155 EDC Zen Plus, para los que lo tienen claro

El Renault Captur ha sido el quinto SUV más vendido en España en 2019, un coche made in Spain, que no solo se vende bien en nuestro país, sino en todo el mundo. ¿Por qué? Después de probarlo se aprecia mejor su clave del éxito, la cual ni siquiera ha afectado al modelo del que deriva, el Clio. Nuestra unidad es el Renault Captur TCe 155 EDC Zen Plus, el tope de gama, tanto en motorización como en acabado, algo que se agradece en el día a día ya que te acostumbras rápidamente al buen nivel de equipamiento y sensaciones al volante.

Gasolina y automático ¿buena combinación?

El bloque es un 1.3 gasolina disponible tanto en 130 como en 155 CV, el nuestro es esta última versión, solo disponible con el cambio automático EDC de 7 velocidades y doble embrague. Ambos trabajan en conjunto de forma solvente, rápida y nos facilitan todo mucho. La respuesta del cambio es rápida en cambios ascendentes, algo más lenta en descendentes, pero al llevar el acelerador de golpe al final del recorrido, de forma instantánea nos baja varias marchas para acelerar con contundencia.

Prueba Renault Captur TCe 155 EDC Zen Plus

Hablando de acelerar, esta versión, este Renault Captur TCe 155, nos permite movernos con mucha soltura, un motor alegre a bajo y medio régimen, y con el que, si vigilamos los consumos, podemos movernos en torno a los 6 litros de consumo a los 100 km, una cifra buena para este modelo y potencia.

A nivel dinámico, el Clio nuevo es un coche excepcionalmente mejorado, con este Captur pasa lo mismo. El nivel de dinamismo es bueno, con un balanceo de la carrocería leve, pues su peso de menos de 1.400 kg ayuda a que la conducción sea ágil y podamos incluso disfrutar, contando con una dirección precisa y que además podemos modular desde el sistema Multisense. Este nos permite elegir entre un modo personalizado, uno Sport o uno Eco, que afectan a la respuesta del motor, el tacto de la dirección y además modifican la instrumentación digital.

Prueba Renault Captur TCe 155 EDC Zen Plus

Espacio y confort para el Renault Captur TCe 155

Pasando a su interior, aquí todo luce correctamente, y lo mejor, tiene un buen tacto, desde la palanca de cambios automática al volante de cuero de serie, con botones para controlar el control de crucero adaptativo o la información que podemos ver en la instrumentación digital.

La pantalla principal es tipo tablet vertical, a una altura correcta y de 9,3 pulgadas, fácil de entender como están sus menús, y rápida de usar, aunque puede que haya quien eche de menos un mando físico para el volumen o su apagado y encendido, ya que todo es táctil. Lo que sí sigue siendo mandos tradicionales es el climatizador bizona. Incluso llevamos volante calefactado en este acabado Zen Plus, el más equipado de la gama.

Prueba Renault Captur TCe 155 EDC Zen Plus

A nivel de seguridad ha mejorado de forma considerable, y Renault incluye el sistema de control de crucero adaptativo con mantenimiento de carril. Para activarlo primero tenemos que seleccionar el control de crucero y después activar el botón del mantenimiento de carril. Es preciso y funciona bien aunque de primeras parece tener tendencia a tomar como referencia las líneas derechas para luego centrar el coche. Donde es impecable es en la frenada progresiva al alcanzar al vehículo delantero.

Si te importa su diseño, este Renault Captur TCe 155 cuenta con un aspecto renovado, con faros LED en forma de C en su frontal, y con posibilidad de pedir la carrocería bitono, aquí de serie por el nivel de acabado. La zaga también incluye un portón, paragolpes y luces rediseñadas.

Prueba Renault Captur TCe 155 EDC Zen Plus

En términos de espacio, delante te sientes algo más cómodo que en un Clio del que deriva, y por supuesto la visibilidad es mucho mayor gracias a su condición de SUV. Las plazas traseras sorprenden por el buen espacio de acceso, y para las rodillas para adultos, aunque en la cabeza queda menos espacio en comparación, pero sin rozar el techo.

Y su punto fuerte en versatilidad es el maletero. Renault lo ha colocado como líder del segmento B-SUV gracias a los 536 litros que puede llegar a cubicar. Y es que la segunda fila de asientos se puede desplazar longitudinalmente hasta 16 cm para ganar más espacio. Eso sí, se desplaza entera, no hay opción de partición, pero al menos devolverla a su posición se puede hacer también desde el tirador del maletero.

Prueba Renault Captur TCe 155 EDC Zen Plus

A grandes rasgos, este Renault Captur TCe 155 EDC Zen Plus es sin duda lo mejor de Renault en este crossover, equipado además con un motor que no tenemos en el Clio y que responde de maravilla para este coche. Es cómodo pero sin renunciar a la precisión al volante, tiene más espacio que en su hermano compacto, y además ha renovado su imagen muy acertadamente.

En Renault Talleres Clemente en Móstoles la gama del Renault Captur parte desde los 14.647 euros para el motor TCe 100 CV Life, pero si queremos el más completo, es decir, este Renault Captur TCe 155 EDC Zen Plus, el precio es de 23.170 euros ya matriculado.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.