Buscar

Prueba Porsche 911 Turbo S 2020 (992), en la cumbre

Los 911 Turbo anteriores estaban dirigidos a gentleman drivers que disfrutaban pilotando rápido y mostrando al mundo que conducían una máquina de prestigio y alta tecnología. El nuevo Porsche 911 Turbo S 2020 (tipo 992) sigue proyectando esa imagen de rey de las calles más selectas, pero ahora es una máquina diferente. Bajo un cuerpo de mayor anchura resulta más crudo, agresivo y directo, y por supuesto más rápido.

Prueba Porsche 911 Turbo S 2020

De un primer vistazo, nuestro coche de prueba parece la evolución predecible de un mito, y por supuesto una máquina de ganar dinero para Porsche. La carrocería ha vuelto a crecer para envolver un ancho de vía mayor. Esta vez es 45 mm. más ancho por delante (1.840 en total) y 20 mm. más por detrás (hasta los 1.900 mm.), y el alerón es aún más grande y elaborado. Las llantas de nuevo diseño llevan unas gomas Pirelli P Zero más anchas, los faros son de tipo matrix y las cuatro gruesas salidas de escape son rectangulares. Aquí no encontraremos esos escapes falsos tan de moda últimamente.

Aun así es la fórmula Turbo que ya conocemos, no una modificación radical, pero esto no debe llevarnos a equívocos. Este Porsche 911 Turbo S es tan impresionante que puede rivalizar con el Ferrari F8 Tributo, hacer morder el polvo al Aston DBS y echar una carrera con el McLaren 720S, siendo bastante más barato. Pero es tan bueno, también en relación valor/precio, que juega en una liga aparte.

Prueba Porsche 911 Turbo S 2020

Su antecesor, el 991/II Turbo S era un pack excelente, super-rápido en rectas, divertido en curvas y perfectamente válido para usar a diario. Pero el nuevo 992 Turbo S es simplemente mejor.

La última versión del Porsche por excelencia resulta ultra-rápido (650 CV, 70 más que antes), implica más al conductor y se siente desafiante y gratificante en mayor grado. El motor biturbo es totalmente nuevo y está basado en los que usan los actuales 911 Carrera. Con esta mecánica ha mejorado tanto la respuesta con la capacidad para subir de vueltas.

Y muerde más el asfalto al poner más goma sobre el suelo, por primera vez con llantas de diferente tamaño: delante de 20 pulgadas (255/35) y detrás llanta 21 (315/30).

Gana muchos puntos en el apartado de comportamiento gracias a la dirección del eje trasero más rápida o al chasis deportivo opcional (que reduce la altura en 10 mm.) con suspensión adaptativa PASM. Su legendaria capacidad de frenada sube enteros gracias a pinzas delanteras con diez pistones y discos carbono cerámicos, con lo que es capaz de pulverizar cualquier registro de frenada anterior. No podemos olvidar además su avanzado conjunto de aerodinámica activa, que incluye unos deflectores de aire de refrigeración en el frontal. Así la resistencia puede pasar desde el coeficiente 0,33 en el modo Eco, al 0,38 en el modo Performance.

¿Cómo de rápido es?

Como de rápido es el Porsche más rápido que se puede comprar actualmente? La velocidad punta no ha cambiado, 340 km/h. Y eso a pesar de que el peso se ha incrementado en 40 kg. (hasta los 1.640 kg.) debido a las ruedas más grandes, el cambio PDK de ocho marchas, el hardware “eco” o la refrigeración adicional en el eje delantero.

Prueba Porsche 911 Turbo S 2020

Respecto a la aceleración de 0 a 100 km/h han logrado reducirla en dos décimas, hasta unos inauditos 2,7 seg., y el paso de 0 a 200 km/h es igualmente impresionante, en 8,9 seg., un seg más rápido que su antecesor. Aún así el 991 GT2 RS de 700 CV es algo más rápido en velocidad punta (10 km/h), pero el nuevo Turbo S de 650 CV ofrece más par motor, 800 Nm frente a 750 Nm. El sistema de tracción total mejorado (PTM) permite pasar hasta 500 Nm de par al eje delantero.

La caja de cambios de doble embrague PDK ahora con ocho marchas permite una primera perfectamente adaptada para aprovechar la tracción total, y una última marcha larga que permite tanto alcanzar la velocidad punta como rodar relajadamente reduciendo el consumo. Este depende por supuesto de cómo tenga el día el hooligan que llevas dentro. Anuncia una media de 11,1 litros a los 100 km, pero aún conduciendo deprisa no supera los 16 litros, una cifra excelente teniendo en cuenta el estratosférico nivel de prestaciones. La sensación de estar a otro nivel que el resto del tráfico siempre está ahí, igual que el temor a perder el carnet de conducir. Acelerando te pega con una fuerza brutal al asiento, pero frenando el empuje hacia delante también es notable. Y además verás como se oscurece momentáneamente la visión trasera, por efecto del alerón que actúa como aerofreno. El interior, como es habitual en la marca, muestra una calidad de ajustes y acabados sublime.

¿Hay algo que no nos convenza en el 911 Turbo S 2020?

El precio ha subido, y son 249.900 euros para el 911 Turbo S 2020 Coupé y 265.430 para el Cabriolet (el Turbo a secas será más barato). Algunos (no nosotros) quizá echen de menos algún grado de electrificación o de avanzados sistemas de conducción semi-autónoma. Si los ingenieros no lo han incluido no ha sido obviamente porque no dispongan de estas tecnologías, sino por la filosofía de este coche. El 911 Turbo S 2020 es un supercar pero también cumple como soberbio GT para viajar (y con plazas traseras válidas para niños).

El caso es que el sonido del motor, incluso con el escape deportivo, no es tan excitante como podrías imaginar. También nos parecen progresos discutibles las manillas eléctricas de las puertas o la pantalla táctil. Como todos los Porsche dispone de ese frustrante modo Eco que siempre selecciona la marcha mas larga, pero eso es fácil de solucionar en el mando giratorio del volante eligiendo el modo Sport o Sport Plus. Es entonces cuando las subidas de marcha se retrasan y se retrasan aún más, y las reducciones llegan como un rayo en un día brumoso. Los amortiguadores se tensan como cuatro botellas de champán bien sacudidas, y el alerón trasero va adoptando una posición cada vez más horizontal según va aumentando la velocidad.

Conclusión del 911 Turbo S 2020

El sobresaliente lo tiene asegurado, pero las últimas décimas hacia la satisfacción total dependen del desafío entre el hombre y la máquina. Coches como los GT3 RS y GT2 RS involucran al piloto, por diferentes caminos, de una forma parecida. Pero jamás ha habido un 911 tan increíblemente bueno en tantos aspectos como este 911 Turbo S 2020. No hay ninguna duda, estamos ante un caza de combate, un alucinante transformer que vuela con rabia sobre el asfalto, una máquina de circuito a tiempo parcial vestida con smoking.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.