Buscar

Prueba Nissan Leaf Nismo RC 02, Emoción eléctrica sin concesiones

Por norma general muchos creen que un coche de carreras es una versión más potente, ligera y aerodinámica de la versión de calle. Y no se equivocan, hasta cierto punto, porque todos los coches de competición deben cumplir una serie de normas y reglamentos para estar igualados dentro de una disciplina y/o categoría. ¿Y qué pasa cuando no hay reglas? Este Nissan Leaf Nismo RC 02 (2020) es esa ausencia de restricciones, es todo un laboratorio con ruedas para la firma nipona, y lo hemos podido probar en su territorio, en circuito.

Cualquier parecido con el Nissan Leaf de calle es una casualidad buscada. Empezando porque el chasis es totalmente nuevo, una estructura monocasco de fibra de carbono a la que se acoplan dos subchasis de carbono idénticos y que sirven de apoyo a la suspensión de tipo push-rod. En total, con la batería – de 300 kg de peso – el coche pesa 1.220 kg.

Entrando en materia con el Nissan Leaf Nismo RC

Ya sabemos que de Leaf de calle tiene poco, así que a nivel de conducción debería ocurrir lo mismo ¿no? La prueba va a ser breve, solo tres vueltas para sentir lo que es un coche de carreras eléctrico diseñado desde cero y pensado solo para extraer el máximo potencial. Solo existen dos unidades en el mundo y no conviene hacer una cita rápida con el muro de neumáticos.

Prueba Nissan Leaf Nismo RC 02

Efectivamente, este Nissan Leaf Nismo RC es un coche de carreras en toda regla, algo que Marc Gené, embajador de la marca, nos anticipaba en el briefing minutos antes, y quién había quedado gratamente sorprendido por el comportamiento del coche.

Gira, apoya y responde a nuestras órdenes con celeridad y precisión. De hecho la dirección es tan directa que en el primer giro saliendo de boxes tengo que quitar un poco de volante, pero en seguida se coge el punto y se empieza a trazar como un cirujano.

Prueba Nissan Leaf Nismo RC 02

Correr corre, el Nissan Leaf Nismo RC puede hacer el 0 a 100 km/h en 3,4 segundos, ya que rinde 320 CV y 640 Nm de par, la clave en este coche ya que llegan al instante. No experimentamos esta cifra porque salimos en marcha del pit-lane, pero el 60-120 es contundente y no hay pérdidas de tracción porque cada motor mueve un eje, con un reparto del par que se puede configurar según el mapa elegido, pero que normalmente primará en el eje trasero, pudiendo elegir entre una configuración de máxima tracción en recta o mejor empuje en curva.

Te pega al baquet y te agarras con fuerza al volante, para entonces pestañear y llegar al punto de frenada y hundir el pie en un freno duro, con tacto de competición pero modulable. El coche vale su dinero y días atrás el anticiclón Gloria había dejado huella en Valencia, así que las referencias de frenada que nos marcaban eran cuanto menos cautas, pero podías percibir que el coche se podía parar 50 metros más adelante.

A nivel técnico, si que tiene partes del Leaf que ves por la calle. Los motores y la batería de 62 kWh son los mismos que lleva este eléctrico más vendido del mundo.

Ahora bien, se ha ensanchado superando los 1,9 metros, es algo más largo y el alerón tipo «barra de bar» le dan un aspecto brutal, de prototipo de videojuego, pero es real, y estamos al volante a 140 km/h cuando nuestro instructor nos pide que volvamos a frenar con fuerza.

Prueba Nissan Leaf Nismo RC 02

Podría parecer un coche aburrido y anodino, carente de vida por ser eléctrico, y lo cierto es que verlo pasar desde fuera no hace justicia a las sensaciones que lo inundan por dentro.

Si hay quien compara a los eléctricos con electrodomésticos, esto sería la lavadora más potente del mundo funcionando en modo centrifugado todo el rato, el aullido eléctrico «increscendo» se apodera del interior y todos los ruidos de frenos, suspensión y dirección suman una orquesta que sin emocionarte como el rugido de un motor de combustión, si consiguen crear una atmósfera de coche de carreras.

Michael Carcamo, director de Nissan Motorsport, nos explica que este Leaf Nismo RC es un gran salto adelante con respecto al anterior modelo, de hecho, le dobla en potencia y batería casi, mejorando sus prestaciones también casi al doble.

Pretende ser un nexo de tecnología entre el monoplaza de la Fórmula E y el Nissan Leaf de calle, y lo cierto es que así es ya que utiliza tecnología de ambos lados y la pone bajo una misma carrocería, en este caso para ofrecer simple y pura diversión y emoción al volante.

Prueba Nissan Leaf Nismo RC 02

Un futuro prometedor

No veremos el año que viene a este Nissan Leaf Nismo RC correr en el e-TCR como al Cupra e-RACER. Y es una lástima porque está de sobra preparado a nivel de prestaciones. De hecho Marc Gené así lo cree, y señala que podría ser incluso más rápido que un turismo convencional. La principal barrera sería la autonomía eléctrica, pues en modo «full-attack» solo podría rodar unos 20 minutos.

Aún así en un futuro estamos seguros de que podría materializarse su participación en competición, y la mejor prueba de ello es que este coche existe, corre de verdad, es un coche de carreras auténtico y además emociona al volante como uno, solo suena diferente.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.