Buscar

Prueba Mazda e-Skyactiv X, más eficiencia y potencia en el motor revolucionario de Mazda

Solo han pasado dos años desde que Mazda nos presentara su revolucionario motor Skyactiv X, ya sabes, ese motor gasolina con algunas bondades de diésel, o esa es la explicación fácil, porque detrás hay demasiada ingeniería e innovaciones como para explicarlo todo sin que una de las dos partes sepa de ingeniería, lector o periodista, así que con esta nueva generación del motor, ahora denominado Mazda e-Skyactiv X, vamos a explicar sus cambios y si se notan al volante.

¿Cómo que motor gasolina al estilo diésel?

Es difícil de explicar pero el fundamento básico es que este motor e-Skyactiv X funciona con encendido por compresión controlado por chispa. De acuerdo, en un motor diésel no hay bujía, pero se supone que como en un diésel, el empuje en bajas es bueno gracias a su funcionamiento, y a pesar de su potencia, más de 180 CV, el consumo es muy ajustado.

De hecho en esta generación la curva del par se ha mejorado y ahora es más lineal, así como dar más par a más bajas vueltas, lo cual hace que se note más potente, y es que lo es.

Ahora el Mazda e-Skyactiv X produce 186 CV, 6 CV más que antes, y 240 Nm, 16 Nm más. El par máximo llega a 4.000 rpm y la potencia a 6.000 rpm. Y es que a fin de cuentas este motor de 2.0 litros gasolina de 4 cilindros sigue siendo atmosférico.

Para estas mejoras Mazda ha rediseñado la cabeza de los pistones, las válvulas de la admisión y la electrónica que controla el sistema híbrido, ya que es un motor apoyado por una batería de 24V y con un generador reversible integrado, es decir, un motor de arranque que hace de generador de energía en las frenadas.

También se ha bajado la relación de compresión, que pasa de 16.3:1 a 15.0:1, y este motor sigue siendo de mezcla pobre, es decir, quema más aire que gasolina, pero para funcionar bien solo hay mezcla estequiométrica perfecta justo al lado de la bujía en la cámara de combustión, ahí reside su eficiencia.

Y es que el motor no es solo más potente ahora, también más eficiente, señalando Mazda que ha mejorado el consumo medio unos 0,5 l/100 km de media en los dos modelos donde está disponible, Mazda 3 y CX-30.

Al volante de un Mazda 3 Sedán

Es hora de probarlo y tenemos por delante 150 km de ruta con todo tipo de vías, desniveles y tráfico real. Nuestro conejillo de indias será un Mazda 3 Sedán con cambio manual de 6 velocidades y tracción delantera. Tanto aquí como en el CX-30 se puede pedir también automático y de tracción total.

De primeras, sigue siendo un motor refinado, muy bien asilado el ruido y las vibraciones que llegan al interior, así que el placer de conducción y la calidad de Mazda sigue siendo bueno.

Después en una pequeña incorporación a una marcha no muy alta se nota esa potencia, pero arriba, hay que jugar con el cambio, lo cual no es problema porque la caja manual de Mazda es deliciosa de operar, con unos recorridos cortos y un tacto sublime, más de deportivo que de coche corriente.

Y es que no podemos olvidar que es un motor atmosférico, por mucha curva de par que se haya mejorado, si queremos exprimir esos 186 CV hay que ir siempre cerca de las 5.000 rpm, ahí es donde el coche corre, y bastante.

Esto es sinónimo de disfrute si queremos jugar en una carretera secundaria o de seguridad si tenemos que adelantar en poco espacio, lo cual se agradece. La potencia se nota en esos momentos ahora más que antes.

¿Y qué pasa con el consumo?

El primer trayecto de la prueba del Mazda e-Skyactiv X nos lo tomamos con calma, saliendo de las afueras de Madrid y poniendo rumbo noroeste hacia la sierra, bien arriba, cerca de El Escorial para que se sitúen, en Robledo de Chavela.

Dicho esto, el consumo al llegar fue de 5.9 l/100 km, y en nuestro modelo, Mazda 3 Sedán manual de tracción delantera, el consumo medio homologado es de 5.0 l/100 km, con llanta pequeña que no llevábamos. Como referencia, con el motor gasolina Skyactiv G de 122 CV homologa 6 l/100 km.

Después de vuelta a Madrid fue donde pusimos a prueba sus prestaciones, rebajando incluso el tiempo que el navegador marcaba, así que el consumo subió, pero con el trayecto por autopista la cifra final se quedó en 6,5 l/100 km. Con una conducción igual de tranquila que a la ida estamos seguros que la cifra de consumo habría sido muy inferior a 6 litros.

Mazda e-Skyactiv X, veredicto

Mazda ha buscado el camino difícil con su motor Skyactiv X. Podría haber puesto un turbo como han hecho otros fabricantes y seguir su camino, pero han preferido innovar y les aplaudimos por ello. Esta segunda generación del complicado motor gasolina de potencia turbo sin turbo es más refinada y eficiente que antes, sintiéndose verdaderamente potente ahora.

Mazda e-Skyactiv X

Además mantiene esa etiqueta ECO tan codiciada, y rebaja las emisiones y el consumo. ¿Qué más se puede pedir? La gama arranca en 27.600 euros con el Mazda 3, y con el CX-30 nos vamos a 32.000 euros.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.