Buscar

Prueba Maserati Levante Trofeo y GTS, los reyes de su clase

En los últimos meses he probado varios de los SUVs más rápidos del planeta, como el Jeep Grand Cherokee Trackhawk o el Porsche Cayenne Coupé. Sin embargo, Maserati no se quería quedar atrás en el segmento de los todocamino de altas prestaciones y nos ha citado en Módena para una ocasión muy especial. Nos hemos puesto detrás del volante del Maserati Levante Trofeo y GTS, las variantes del SUV más potentes de la historia

Diseño

A nivel estilístico no cambian demasiado, aunque sí hay algunos elementos que han sufrido variaciones. Por ejemplo, en el Trofeo vemos que incorpora inserciones de fibra de carbono tanto en ciertas áreas del paragolpes, así como en su splitter central y un difusor más agresivo realizado en el mismo material. De la misma forma, se incorporan unos escapes más deportivos -cromados en el GTS y negros en el Trofeo- con los que se asegura la firma que suenen de forma celestial.

De lateral vemos todavía más fibra de carbono en el Trofeo, mientras que en el GTS abunda más el cromado -un estilo más elegante que deportivo-. Ambas versiones montan una suspensión neumática, por lo que la altura del modelo puede variar dependiendo del modo de conducción seleccionado.

Ahora también puede montar llantas de 22 pulgadas -de opción- siendo el primer vehículo de Maserati en incorporar llantas de ese tamaño.

Interior

Dentro sigue la misma filosofía, aunque ahora con la inclusión de nuevos materiales, como la fibra de carbono en 3D, la cual no presenta una película de plástico, lo que mejora su aspecto general tanto al tacto como a la vista. Desde el cuero natural –Pieno Fiore– de alta calidad hasta la fibra de carbono -o el cromado en el GTS-, el interior presenta una atmósfera muy refinada y elegante, a la vez que deportiva.

La disposición del tablero de instrumentos -al contrario de la moda actual- sigue manteniendo relojes analógicos, aunque sí dispone de un pequeño display digital para el ordenador a bordo. A su vez, las levas del cambio automático están fijas a la columna de dirección, algo muy específico en los vehículos de Maserati.

Motor

El “quore” de las nuevas variantes es un bloque V8 producido en colaboración con la firma del cavallino rampante, Ferrari. Este produce 580 CV en la variante Trofeo, mientras que en la GTS “solo” llega a 530 CV; ambos modelos presentan el mismo motor, pero la configuración del mapa de potencia es distinta, por lo que la potencia está delimitada de forma electrónica. A su vez, la transmisión automática ZF de 8 velocidades transmite la potencia a las cuatro ruedas a través de la tracción Q4.

Dado el aumento de potencia del Trofeo, a través del nuevo mapeado, descompasaría el funcionamiento óptimo del bloque, ciertos componentes internos fueron modificados para soportar la potencia adicional.

Ambas variantes cuentan con los modos: off-road, normal, I.C.E (ECO) y Sport. Sin embargo, en el Trofeo se añade uno adicional, “Corsa”, el cual endurece la suspensión en un 15%, así como mejorar la respuesta del motor y de la transmisión, así como abrir las mariposas del escape para mejora su sonoridad. De la misma forma, este también tiene la posibilidad de activar el “Launch Control”, en el cual podemos ejecutar aceleraciones sin apenas perder tracción. Gracias a este, el Levante Trofeo llega hasta los 100 km/h en solo 4,1 segundos (2 décimas más lento el GTS).

Ahora, gracias al sistema Integrated Vehicle Control (IVC) el Levante controla mejor el reparto de par, ya que este se integra con el ESP para adaptar la entrega de potencia dependiendo de las circunstancias de la carretera y mejorar la seguridad. Gracias al IVC, ahora el Levante presenta menos subviraje.

Sensaciones

Nunca pensaría que haría esto, pero probamos el nuevo Maserati Levante Trofeo por terrenos off-road, y fue más que capaz de realizar el circuito. Es importante desarrollar todocamino que hagan honor a su segmento, y tras probarlo puedo decir que podría hacer frente a casi el 100% de las situaciones cotidianas que nos encontraremos fuera de carretera. Tras decir esto, dinámicamente me ha sorprendido no solo por su dinamismo, sino porque desprende un halo de pasión en cada aceleración que es muy difícil de encontrar en el mercado.

Me explico, cuando pruebas un SUV actual, la mayoría van de la misma forma: el centro de gravedad elevado, una suspensión más blanda de lo normal y una altura de la carrocería elevada; ingredientes no muy aptos para altas prestaciones. Sin embargo, no hay que juzgar a un libro por su portada.

El Maserati Levante Trofeo y GTS son, aunque no lo parezca, distintos detrás del volante. Durante nuestra prueba, el Trofeo se mostró más rudo, agresivo, duro y rápido que el GTS. Su paso por curva es más ágil, más directo y con mayor feeling de la carretera -esto es debido a que han trabajado duro en mejorar la comunicación del eje delantero con lo que sentimos en el volante-. Una conducción muy pasional que no es común vivirla dentro de un todocamino de hoy en día, pero dentro del Maserati Levante Trofeo, estarás sonriendo en todo momento porque, como buen todocamino, es capaz de todo.

Deportivo y señorial

Es verdad que, al carecer de un eje trasero direccional -como sí lleva el Porsche Cayenne Coupé Turbo– le hace ser algo más perezoso al inicio de giro. Por tanto, si lo comparamos con la competencia, su ADN es más pasional, más “vivo” por así decirlo, pero no por ello lo hace más efectivo. Quizás lo que más destaque de la variante Trofeo el comportamiento de su motor -así como su sonido- y la gestión del sistema de tracción Q4. En cada curva, sean cuales sean las circunstancias, nos sentimos seguros al contar con un sistema que en solo 150 milisegundos puede cambiar el reparto de potencia entre eje hasta en un 100%, según las condiciones y la situación en la que nos encontremos.

En definitiva, el Maserati Levante Trofeo se presenta como uno de los SUVs más rápidos del planeta -supera los 300 km/h de velocidad punta-, logrando transmitir unas sensaciones más orgánicas y menos sintéticas, lo que siempre nos encanta. Asimismo, la variante GTS hace el 80% de las cosas que es capaz de hacer el Trofeo, aunque parecía que el mapa motor del V8 estaba más configurado para encontrar la potencia en regímenes más bajos.

Por ello, el Trofeo lo recomiendo si es un SUV de altas prestaciones que emocione es lo que quieres, ya que delante tienes el vehículo -de producción- con más potencia que Maserati ha desarrollado a lo largo de su historia. Por otro lado, quizás tenga más sentido la variante GTS, más llevadera para el día a día, ya que con 530 CV tienes más que suficiente.

Precio

Como variantes deportivas que son, el precio es elevado. El Maserati Levante GTS parte desde los 161.300 euros, mientras que la variante más deportiva, el Trofeo, llega hasta los 191.900 euros.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.