Buscar

Prueba BMW Serie 8 Gran Coupé, qué bueno que viniste

No hay nada como poder elegir ¿no? Es la idea que persigue BMW con cada modelo que renueva en su gama y el último que hemos probado es buena prueba de ello. El nuevo BMW Serie 8 se estrenó hace poco más de un año y ya tenemos con nosotros tres carrocerías diferentes. El Serie 8 coupé nos conquistó con su diseño y dinamismo, el Serie 8 Cabrio nos abrió el cielo para disfrutar, y ahora el Serie 8 Gran Coupé viene para convencernos de que con dos puertas más lo puedes tener todo sin renunciar a nada al volante.

Gama GKL BMW

Este ha sido el principal protagonista que hemos probado por las siempre verdes tierras del País Vasco, aunque no estaba solo. BMW ha desplegado la gama GKL (Gran Klass Luxury) para acompañar a su nuevo producto, compuesta además de por este 8, por el Serie 7, el X7 y el i8.

Serie 8 Gran Coupé, uno de los nuestros

Volvamos al Gran Coupé. Para tener dos puertas más BMW ha prolongado la longitud 231 mm, ganando de esta forma 201 mm de batalla, y hasta 3 cm más de ancho para ganar más espacio a bordo. Así, el maletero, pasa de 420 a 440 litros, y podremos abatir la segunda fila de asientos en disposición 40:20:40.

BMW Serie 8 Gran Coupe y Serie 8 Coupe

El diseño está muy bien conseguido, sigue teniendo un aspecto musculoso y deportivo, manteniendo las proporciones y la elegancia. Su frontal no tiene ningún retoque, mantiene esos grandes riñones, los faros estrechos con tecnología Full LED de serie, las grandes tomas de aire y la parrilla activa.

Su silueta es lo que más cambia, con una línea coupé marcada, y la aparición de esas dos puertas extra. En este Serie 8 Gran Coupé también podemos llevar el techo de carbono en opción, y las llantas son de 19 o 20 pulgadas. En la zaga el nuevo portón del maletero incluye un alerón integrado, un saliente elegante y que ayuda a ganar estabilidad en alta velocidad. Las grandes salidas de escape y los faros led horizontales terminan de dar esa imagen de robustez a su parte trasera.

BMW Serie 8 Gran Coupé perfil

Pasando al interior, el único cambio es la ganancia de espacio, tanto en la parte delantera, aunque menos perceptible, como en la zaga, donde aparecen los nuevos asientos individuales. La butaca de en medio es casi inexistente, pero podremos llevar un pasajero más, ya que está homologado como cinco plazas. El espacio para un adulto es suficiente en piernas y cabeza, por lo que es perfectamente válido como coche para cuatro personas.

La nueva consola central, la pantalla de 10”, el digital cockpit, el diseño, todo es idéntico al coupé, derrochando calidad y buen gusto, con materiales nobles en prácticamente allá donde alcanza la vista, como la palanca de cambio de cristal o el cuero de los asientos y el volante.

BMW Serie 8 Gran Coupé

Potencia y control

En cuanto a la gama de motores, esta es la misma que en toda la gama del Serie 8. BMW solo ofrece motores de seis u ocho cilindros, tanto en diésel como en gasolina. Para el diésel solo tenemos la versión 840d, que consiste en un seis en línea de 3 litros con 320 CV, y que por ahora, es además el favorito del mercado español en el coupé. En gasolina el nivel de acceso es el 840i sDrive, con el 3.0 de seis cilindros en línea de 340 CV y 500 nm, disponible en opción con la tracción total xDrive. Con dos cilindros más y dispuestos en V, el M850i xDrive ofrece un escalón superior de deportividad en todos los sentidos. Esta es la versión que probamos, un coche que se muestra muy deportivo a pesar de su tamaño y peso. Su V8 de 4.0 litros con 530 CV y 750 Nm de par empuja de maravilla desde abajo, y la tracción xDrive canaliza toda esa virulencia al asfalto sin rechistar, para que saliendo de cada curva ganar velocidad sea coser y cantar.

BMW Serie 8 Gran Coupé

Además esta versión lleva de serie el diferencial deportivo M, dirección integral y la suspensión adaptativa M. Todo ello trabaja de forma sensacional, y sin duda podemos decir que estamos ante un BMW Serie 8 Gran Coupe sorprendentemente ágil. La dirección copia de forma precisa nuestras órdenes, aunque está algo aislada para hacerlo más cómodo en los viajes normales, tarea que desempeña con una gran comodidad, ya que no todo son curvas.

Es perfecto para viajar, pues la suspensión nos permite ajustar su tarado para hacerla más cómoda o más dura en función de si queremos flotar sobre los baches o copiar la inclinación de las curvas en un tramo más revirado. El cambio solo puede ser el Steptronic de 8 velocidades, que ofrece un comportamiento intachable en todo tipo de conducción, suave cuando no queremos enterarnos, y rápido y contundente cuando necesitamos que responda a nuestras exigencias de deportividad.

BMW Serie 8 Gran Coupé

¿Es más un deportivo gran coupé o un gran coupé deportivo? Este BMW Serie 8 Gran Coupé en esta versión M850i digamos que logra ser la máxima expresión de lo que un gran coupé deportivo debe ser, ya que sigue siendo cómodo para su uso normal, pero responde a las mil maravillas cuando queremos divertirnos o imprimir un ritmo alto. Si queremos lo contrario, un deportivo gran coupé, lo tendremos, pues BMW lanza el año que viene el BMW M8 Gran Coupé, que se une así al M8 Coupé y Cabrio.

Desde 101.900 euros

El precio para el BMW Serie 8 Gran Coupé parte en 101.900 euros en el 840i, 4.000 euros más si lo queremos xDrive, y 137.100 euros si optamos por le V8. El diésel tiene una tarifa de 109.300 euros.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.