Buscar

Prueba BMW Serie 4, una nueva mirada para 2017

Desde su lanzamiento, en octubre de 2013, ya se han vendido en el mundo 400.000 unidades de BMW Serie 4 en sus diferentes variantes –en 2014 llegaron el Cabrio y el Gran Coupé de cuatro puertas–. Los mercados donde mejores cifras ha cosechado son el de Estados Unidos, Reino Unido y, por supuesto, Alemania. De todas las ventas la mitad han recaído en el Gran Coupé, y entre el Cabrio y el Serie 4 se reparten el resto a partes iguales.

Y para que esas ventas no decaigan, BMW ha actualizado su Serie 4. Puede que las diferencias no sean sustanciales, pero siempre se agradece una renovación. En este caso, lo más importante es la incorporación de nuevos grupos ópticos con tecnología Led, tanto en la parte delantera como en la trasera, que reemplazan a las luces de xenón anteriores. Del mismo modo, todos los modelos  están equipados de serie con faros antiniebla Led. En el exterior también se pueden apreciar las entradas de aire rediseñadas, y el nuevo alerón trasero. Todo ello aumenta la deportividad de un conjunto que ya de por sí era muy atractivo.

En el habitáculo también encontramos novedades, como los nuevos componentes galvanizados, las aplicaciones en cromo y la consola central en negro brillante, que resaltan la exclusividad del nuevo BMW Serie 4. Las dobles costuras decorativas en el panel de instrumentos, los tres nuevos colores de tapicería, así como las tres nuevas molduras interiores completan la oferta 2017, permitiendo muchas más variables para individualizar el interior. Al respecto, el sistema opcional de navegación profesional ahora cuenta con una interfaz aún más sencilla, con grandes campos de control en forma de recuadros, que se pueden ordenar libremente, lo que permite al usuario final un control más intuitivo.

De forma opcional, el BMW Serie 4 cuenta con la pantalla de instrumentos multifuncional. Gracias a ella, el conductor tiene a su disposición distintas opciones de visualización de todas las indicaciones, dependiendo del modo de conducción seleccionado. Por último, para la carrocería hay dos colores adicionales, el Snapper Rocks Blau y el Sunset Orange, así como cuatro nuevos diseños de llantas. No obstante, no nos hemos desplazado hasta Múnich para ver el coche. Es hora de conducirlo.

31 variantes a elegir

La oferta mecánica no ha sufrido ninguna variación y, entre motores diésel y gasolina, más las doce variantes disponibles con tracción a las cuatro ruedas, tenemos una gama compuesta por 31 modelos. Por partes, para todos los nuevos modelos del BMW Serie 4 están disponibles tres motores gasolina (420i, 430i y 440i) y tres diésel (420d, 430d y 435d xDrive). De esta forma, el abanico de potencias de los primeros oscila entre los  184 CV del 420i y los 326 CV del 440i. En cuanto a los animados por gasóleo nos movemos entre los 190 CV del 42d, hasta los 313 CV del 435d –este último siempre irá asociado a la tracción total xDrive–.

Nosotros hemos tenido la suerte de rodar con el más potente de los gasolina, el 440i (58.100 euros), tanto en tramos de carreteras reviradas como en las siempre plácidas y rápidas Autobahn. El resultado no puede ser más que gratificante, ya que esta mecánica demuestra un empuje más que contundente que, a medida que vas subiendo de vueltas, va alcanzando su plenitud. En BMW aseguran que se ha aumentando la rigidez del chasis para crear una respuesta más deportiva sin menoscabar la comodidad. Efectivamente, si por algo se caracteriza este modelo es por la deportividad, siempre acompañada por una excelente estabilidad y una precisa respuesta de la dirección.

A continuación probamos el 430i Cabrio (53.900 euros), y la verdad es que después de tener 326 CV bajo el pie derecho, 252 pueden parecer pocos… Pero esa sensación pronto se diluye mientras vamos enlazando curvas con una soltura impropia de un descapotable, que siempre añade un peso adicional. Os mentiríamos si dijésemos que hemos ido conduciendo sin techo, porque el día no acompañaba en absoluto. La primavera en Múnich es como el mes de octubre en España y, la verdad es que no ha parado de llover en toda la jornada. Pero como nosotros somos de ponerle buena cara al mal tiempo, hemos podido comprobar que el nivel de insonorización del habitáculo es sencillamente excelente.

En definitiva, el nuevo BMW Serie 4, en sus diferentes carrocerías, sigue mejorando como el buen vino, apostando siempre por las prestaciones y la diversión al volante, unas señas de identidad que lo han llevado hasta lo más alto de su segmento.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.