Buscar

Prueba Bentley Bentayga Hybrid, Ecologismo en 1a clase

Como ciudadano barcelonés que soy, y frente a las restricciones de circulación que se avecinan en mi ciudad a partir los próximos meses, en las que las etiquetas de calificación energética serán la vara de medir, me gusta seguir descubriendo opciones excitantes y atractivas para quedar al margen de las mismas gracias a tener “eco” etiqueta. Y es que los amantes de los vehículos exclusivos, el buen gusto y el refinamiento, no lo tenemos todo perdido con coches como el Bentley Bentayga Hybrid

Hoy voy a probar el nuevo Bentayga híbrido enchufable, la versión de acceso a la gama Bentayga que cuenta con un pequeño motor de gasolina de 3 litros biturbo combinado con un sistema hybrid que da como resultado un total de unos discretos 450 CV, pero que le permiten disfrutar de esa denominación Eco con la que poder evitar cualquier tipo de restricción.

Así que de buena mañana recojo el “pequeño” SUV de las instalaciones de Bentley Barcelona en Zona Franca para pasar un día de paseo disfrutando del agradable sol de noviembre.

La primera impresión es fantástica, como cada vez que me subo a un Bentley. Aún recuerdo mi primera vez, ya hace años, y sigue siendo la misma. Aunque es lógico, pues a quien no la de buena impresión cualquier forma de lujo sobre ruedas? Y estamos hablando de la máxima expresión –junto con el Cullinan– dentro del mundo SUV.

Interior de primera clase

Nada más abrir las puertas y acceder al vehículo, se hace patente la calidad excepcional de los materiales, junto con unos acabados artesanales que lo inundan todo. La sensación de elegancia y clase es absoluta, más si cabe porque la unidad que nos ocupa dispone del acabado Mulliner en formato 4 plazas, incluyendo una nevera para la botella de Champagne y unas copas de cristal tallado marca de la casa. Sentarse en las plazas traseras es como estar en primera clase de un jet privado, con asientos regulables, pantalla individual, auriculares de alta calidad… En definitiva el espacio ideal para relajarse y ser llevado por un chófer que bien podría llamarse Ambrosio.

Sin embargo, no tengo claro que ese sea mi sitio. A mi me gusta conducir, y parece que estoy de suerte. Porque más allá de viajar como pasajero VIP, el Bentayga Hybrid es, como descubriré en breve, un vehículo para disfrutar al volante. Pero antes toca descubrir como se mueve entre el tráfico de la ciudad.

Cruzando Barcelona en modo eléctrico

Así que menos explicaciones y “arrancamos” motores.   Entre comillas, claro, puesto que en modo 100% eléctrico no arranca ningún motor: Silencio. Esa es la palabra; la suavidad es máxima, así como las emisiones, algo que no impide moverse con brío y agilidad por entre el tráfico de la ciudad.

La visibilidad desde el puesto de conducción es muy buena, y la posición de conducción, perfectamente ajustable, es francamente confortable. Como no podría ser de otra forma varias de las calles que recorro están prácticamente colapsadas, sin embargo nada mejor que poner buenas música aprovechando el fantástico sistema de sonido del Bentayga para aislarse del mundo exterior y convertir la espera en placer.  Así es como paso prácticamente una hora entre embotellamientos y gente estresada desde mi oasis de tranquilidad y exquisitez sin haber ni siquiera escuchado el motor de gasolina. Porque no es hasta que paso de modo EV a modo Bentley y le pido potencia al pedal del acelerador, una vez fuera de la ciudad, que escucho por primera vez como se pone en marcha el motor 3 litros biturbo. 3 litros de cilindrada para un Bentley suena a muy poco, pero así es el mundo hoy en día.

Potencia de sobra

Por suerte, cuando le pisas al acelerador se hace evidente que los 450cv resultantes de la combinación entre el motor de gasolina y el motor eléctrico son una cifra más que razonable considerando las dos toneladas largas que pesa este SUV. Sobre todo considerando que no podremos pasar de 120 km/h los cuáles se alcanzan en una exhalación. Una vez a esa velocidad, lo mejor que puedes hacer es activar el masaje de los asientos y subir el volumen de la música.

Sin embargo, mi interés no es comprobar el comportamiento en vía rápida, el cual tiene que ser -y es- perfecto. Tengo ganas de ver como se comporta el Bentayga Hybrid en carretera un poco más exigente. Así que aprovechando el buen día me dirijo a la Mola, más allá de Terrassa para recorrer una carretera virada.

Un comportamiento dinámico sorprendente

Es entre semana, así que no hay nada de tráfico, visto lo cuál me dispongo a hacer un tramo con cierta alegría a pesar del elevado peso del Bentayga Hybrid que jugará en mi contra. Sin embargo, y siendo honestos, quedo gratamente sorprendido por su comportamiento dinámico.

La estabilidad y paso por curva están muy por encima de lo esperado; sin ser espectacular, la sensación de seguridad y aplomo es absoluta. La potencia de los frenos- a los que se suma el sistema de recuperación de energía para la batería- hacen un trabajo excelente, igual que una dirección muy precisa y un chasis tan efectivo que hace sentir el vehículo mucho mas ligero de lo que en realidad es. Por otro lado, el empuje del motor con el modo de conducción en posición SPORT –en el que se suma la potencia del motor de explosión con la del sistema eléctrico- se traduce en un buen empuje que te pega ligeramente al asiento. Los 450 cv resultan pues más que suficientes.

Bentayga Hybrid

Hablando claro, para ser un SUV de grandes dimensiones, el Bentayga hybrid es un vehículo muy refinado con el que se puede disfrutar de la conducción en un tramo de montaña gracias a su comportamiento sorprendentemente bueno.Tanto es así que voy haciendo kilómetros hasta que llega la hora de comer un buen entrecot “ecológico” antes de seguir mi camino. Y entre curva y curva, con un ritmo notable y una media de consumo de apenas 10l/100km, me abstraigo inmerso en la conducción por placer, y ya no sé ni adónde voy… En realidad me da igual adónde mientras disfruto del camino. Tanto es así que me lío, me lío, hasta acabar no sé cómo, metido en una cantera.

Poderío vs PODERÍO

No os ha pasado nunca que vais conduciendo y de repente os habéis despistado y os dais cuenta que estáis circulando por una pista de tierra entre volquetes y bulldozers?

Así que con esas estamos, en una cantera, habiendo pasado un estricto control de acceso sin problemas –no se si mi vehículo de imponente aspecto ha tenido algo que ver con ello-,  y circulando entre maquinaria pesada. En este contexto, compruebo que el Bentayga también se mueve perfectamente fuera del asfalto mientras asciendo siguiendo una maltrecha pista de tierra. Y tras un rato de enlazar curvas y más curvas tras cada una de las cuáles se esconde un volquete de gran tonelaje con el correspondiente chófer sorprendido por mi presencia, llego a lo más alto de las instalaciones.

Allí está un gran Bulldozer moviendo toneladas de tierra con un Tete Moyano a sus mandos, un encantador operador de maquinaria que pronto interrumpe su actividad para dirigir su atención al Bentayga Hybrid. Tras conversar con él un ratito sobre qué me ha llevado hasta allí, concluimos que en vez de hablar podemos hacer un cara a cara con nuestros vehículos a ver cuál es más poderoso.

Nuestro piloto de Bulldozer Tete Moyanos no se quedaba con el Bentayga porque le daba apuro manchar de barro las suaves alfombrillas

Aunque hay poco que discutir. Por mas aspecto poderoso que uno crea que tiene, siempre habrá alguien por encima. Y eso es lo que ocurre con el Bentley, que al lado del bulldozer parece un suv de juguete. Dicho esto, aprovechamos para terminar el día haciendo una sesión de fotos sin ningún sentido aparente, pero que al final termina siento de lo más espectacular. Porque no todo en la vida consiste en hacer lo mismo que el resto ni seguir una lógica. A veces lo atractivo está en juntar elementos aparentemente opuestos. Como ocurre con el Bentley Bentayga. Excelencia máxima, dinamismo, y ecología. ¿Por qué no?

Texto Por: Dani Blasco

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.