Buscar

Nuevo McLaren 765LT, la versión más extrema y potente de la gama Super Series

A mediados de 2017 nos pusimos por primera vez al volante del McLaren 720S, y sus siderales prestaciones hicieron que nos preguntáramos donde está el límite en cuanto a coches de calle. Ahora llega su evolución, el McLaren 765LT, que es aún más ligero, potente (765 CV) y gratificante a la hora de conducirlo. Con una relación peso-potencia de 622 CV por tonelada, promete ser tan bestial como sugiere el aspecto de su parte trasera. Solo se fabricarán 765 unidades.

Las llantas y el kit aerodinámico lo distinguen a primera vista del 720S, modelo del que deriva.

Era de esperar que llegara un modelo como el nuevo McLaren 765LT, porque en otros modelos de la gama el desarrollo de versiones ha sido igual. Primero el coupé, luego el spider y finalmente la versión más extrema, el LT. Las siglas LT (Longtail) en McLaren identifican a los modelos más extremos,  con el mismo enfoque que los Ferrari Pista, Stradale o Scuderia, los Lamborghini Performante o los Porsche RS. Es decir, deportivos sin concesiones, preparados para brillar a un alto nivel en circuito.

Su alerón trasero puede adoptar tres posiciones diferentes, incluyendo la de aerofreno.

El primer McLaren LT (Longtail) fue el F1 GTR Longtail (1997) destinado a la competición, del que solo se fabricaron un prototipo y nueve unidades más. Luego han ido llegando los modelos de serie: 675LT y 675LT Spider (derivados del 650S), y los 600LT y 600LT Spider (derivados del 570S). Todos llevan un alerón trasero algo más largo que el del modelo del que derivan, lo que justifica su apellido (longtail/ cola larga). La longitud total respecto al 720S se incrementa en 57 mm, 48 mm. en el morro y 9 mm atrás.

En su gama McLaren distingue entre los Sport Series (570S, 570GT, 600LT…), los Super Series (720S, 765LT…) y los Ultimate Series (Senna, Elva, Speedtail). Exteriormente lo que más llama la atención y más lo diferencia al 765LT del 720S es el espectacular sistema de escape de titanio, con cuatro salidas circulares entre las luces posteriores. También se caracteriza por el nuevo kit aerodinámico de carbono, tanto delante y detrás como en los laterales.

Las virtudes dinámicas de todos los McLaren empiezan en un factor fundamental, que es la ligereza. El McLaren 765LT pesa solo 1.229 kg. en seco (1.339 kg. DIN), una cifra muy reducida y que desde la marca británica destacan con orgullo. Son 80 kilos menos que el 720S del que deriva. Esta reducción se debe a un sistema de escape de titanio más ligero (-3,8 kg.), los asientos de carbono como los usados en el Senna (-18 kg.) a las nuevas llantas (-22 kg), o a los cristales más finos. La luneta trasera es de policarbonato. Incluso la batería, de ion-litio, pesa 3 kg. menos que la del 720S. El aire acondicionado (-10 kg.) y el equipo de sonido (-1,5 kg.) no van de serie, pero se pueden pedir sin coste adicional.

Las llantas ultraligeras permiten un ahorro de 22 kilos sobre las que lleva de serie el 720S.

Adicionalmente se pueden pedir varias parte de la carrocería en carbono (de serie son de aluminio), como el capó, las puertas y las aletas delanteras y traseras.

Estructura de fibra de carbono y motor 4.0 V8 biturbo

Como todos los McLaren emplea una estructura central de fibra de carbono con subchasis de aluminio delante y detrás. También como todos los McLaren monta un motor 4.0 V8 biturbo (tipo M840T), que en este caso llega hasta los 765 CV a 7.500 rpm. y 800 Nm de par máximo a 5.500 rpm.

Opcionalmente se motor puede quedar parcialmente a la vista.

Conviene resaltar que este motor rinde más potencia que el 3.8 V8 biturbo del P1, el McLaren híbrido del millón de euros (solo 375 unidades) lanzado en 2013, que daba 737 CV. Esto supone una sensacional relación peso-potencia de 622 CV por tonelada, que permite acelerar de 0 a 100 km/h en 2,8 seg. y de 0 a 200 en 7,2 seg. El cambio es de doble embrague y siete marchas.

El interior es muy austero, y para reducir peso se han eliminado las moquetas innecesarias.

Además de esta enorme potencia, los ingenieros dicen haber buscado la máxima conexión entre el coche y el piloto, con cientos de detalles de ingeniería para lograrlo. La dirección por ejemplo es más rápida y firme, y la suspensión neumática Proactive Chassis Control II emplea nuevo software y hardware. Conviene recordar que en el 720S y en el nuevo 765LT, cada rueda está interconectada con las demás y prescinde de barras estabilizadoras.

Ya el MP4-12C de 2011 sorprendió por el uso de esa tecnología, que ofrecía una comodidad sin competencia en el segmento, y el 720S estrenó una evolución de este sistema activo. En el McLaren 765LT el morro va 5 mm. más bajo que en el 720S, y el eje delantero es 6 mm. más ancho.

Hay más apoyo aerodinámico gracias al difusor trasero y al nuevo alerón, con un 20% más de superficie. Como en el 720S es activo y puede colocarse en tres posiciones, incluyendo la de aerofreno. Los frenos son por supuesto carbono cerámicos.

Se ofrece en 17 colores a elegir, y de ellos el Nardo Orange (en las fotos) y el Smoked White son exclusivos de esta versión. Además hay otros 13 de la oferta MSO (McLaren Special Operations) y por supuesto existe además la posibilidad de que cliente pida cualquier tono que sea técnicamente posible. Aun no hay precio para España (el importador es McLaren Barcelona), pero teniendo en cuenta que el 720S Spider cuesta 328.500 euros, un precio cercano a los 400.000 euros parece bastante posible.

McLaren 765LT
Durante la noche es posible ver las llamaradas saliendo de los escapes.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.