Buscar

Mercedes-AMG A45 y AMG CLA45 2019, la familia compacta de 421 CV

Por fin tenemos con nosotros al modelo más potente de la nueva Clase A de Mercedes: el AMG CLA45 2019. El compacto deportivo alemán llega renovado pero aún con un motor de cuatro cilindros bajo el capó, una auténtica bomba que produce hasta 421 CV en su versión S, y que deja atrás los 306 CV del ya de por sí divertido AMG A35. Demos pues la bienvenida al Mercedes-AMG A45 4Matic y a su versión sedán, el AMG CLA45, a la gama de la división deportiva y a la liga de los compactos deportivos.

Mercedes-AMG A45

Este AMG A45 y AMG CLA45 2019 siguen en diseño lo que ya conocemos en Mercedes, incorporando la parrilla Panamericana al compacto alemán con sus doce listones verticales de color cromado. También cambian los paragolpes y las entradas de aire, además de llevar aletas más anchas. De serie monta llantas de 18 pulgadas, 19 en opción, y un alerón bastante prominente en su zaga, donde también nos encontramos dos salidas de escape de buen tamaño y un marcado difusor.

Una novedad en estos modelos es que tenemos los retrovisores montados en las puertas en lugar del pilar A. Dado que hay una versión S, esta lleva de serie llantas de 19″. Además ambas versiones llevan elementos en negro en contraste con el color exterior. Para los más atrevidos hay un pack aerodinámico que incorpora un splitter delantero nuevo, aletines en el paragolpes frontal y nuevo difusor y alerón traseros.

Por dentro tanto el A45 como el AMG CLA45 2019 llevan toda la tecnología de la firma alemana, incluyendo las dos pantallas de 10″ con el sistema MBUX. Sus asientos deportivos están tapizados en cuero sintético y microfibra Dinamica con costuras en contraste en color ojo. Si elegimos el AMG A45 S tendremos las costuras en amarillo y un volante AMG con los botones adicionales para controlar los modos de conducción.

Además Mercedes añade un menú AMG con el que tener información sobre la temperatura de todos los líquidos, las fuerzas G, un cronómetro, datos de par y potencia o el cambio de marcha idóneo. Para medir los datos en circuito en opción está el Track Pace.

Pero pasemos a la materia seria, el motor. El bloque de 2.0 litros es totalmente nuevo, hecho en aluminio y con un turbo de doble caracola y sistema de inyección directa e indirecta. Este aunque tenga la mitad de cilindros que suele tener un AMG, también se ensambla por un solo operario por motor en Affalterbach.

En total se consiguen 387 CV y 480 Nm en el AMG A45 normal. Va ligado a sistema de tracción total 4Matic y el cambio de ocho velocidades automático de doble embrague. Hace el 0 a 100 km/h en 4 segundos y llega a 250 km/h.

En el caso de los modelos AMG A45 S y AMG CLA45 S 2019, la potencia se eleva a 421 CV y 500 Nm de par. Con el mismo tren motriz, pero con reparto vectorial del par en la tracción total, logra bajar el 0 a 100 km/h a 3,9 segundos, con una velocidad máxima de 270 km/h, alcanzable por el básico con un paquete opcional. Esta versión sube el corte a las 7.200 rpm y se el bloque de cuatro cilindros con mayor potencia por litro.

Gracias a llevar el cambio AMG Speedshift, Mercedes incluye el launch control llamado Race Start, así como una función doble embrague cuando se coloca en la posición manual para cambiar a capricho con las levas del volante. Tampoco falta un escape activo, que varía el sonido según el modo de conducción que llevemos puesto. El escape es más grande en su terminación en las versiones S, con 90 mm de diámetro por los 82 mm del modelo normal.

AMG CLA45 2019

La novedad más llamativa es la inclusión del modo Drift en el Mercedes AMG A45 y CLA45, gracias a que la tracción integral 4Matic+ lleva el AMG Torque Control con un diferencial trasero y dos embragues multidisco, permitiendo distribuir el par entre ambos ejes y ambas ruedas traseras a capricho. Como vimos en el A35, el ESP tiene varios modos de actuación incluyendo el modo Sport Handling para actuar con menos intrusismo.

En cuanto a la suspensión, es específica, con amortiguadores regulables, con la opción de unos adaptativos llamados AMG Ride Control. La dirección también tiene su propio tarado con desmultiplicación variable. En cuanto a los frenos, llevamos discos de 350 mm delante perforados y ventilados con pinzas de cuatro pistones de una sola pieza, y 330 mm detrás de un solo pistón en la pinza. En los A45 S y CLA 45 S, los discos delanteros crecen 10 mm y gana dos pistones en la pinza delantera, las cuales son rojas con el logo AMG negro.

En cuanto a los modos de conducción que ya conocemos, como el Slippery, Sport, Sport+, Individual y Race, hay un AMG Dynamics que añade cuatro modos para modificar la tracción total, la dirección y el ESP.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.