Buscar

Lamborghini Aventador Ultimae

La historia del glorioso motor V12 italiano se detiene aquí.

Puede que sea un diamante defectuoso, pero el mundo nunca volverá a ver nada igual. Una máquina brutal y encantadora

Aquí es donde comenzó todo: la fábrica Sant’Agata de Lamborghini, lugar de nacimiento del superdeportivo V12 con motor central que nos ocupa. También es el punto de partida de muchos modelos legendarios como Miura, Countach, Diablo o Murciélago. En el fondo nos sentimos muy privilegiados de habernos subido al último Aventador, una especie de punto final para esta gloriosa estirpe.

La buena noticia es que habrá un sucesor del Aventador y, entendemos, seguirá siendo propulsado por un V12 de aspiración natural, con la asistencia de un sistema híbrido. Así que, aunque no es el final, estamos ante el último capítulo de pura potencia de combustión sin asistencia eléctrica. Y qué potencia. El motor V12 de 6,5 litros y 600 suena un poco industrial al ralentí, pero a medida que aumentan las revoluciones (hasta 8.700 rpm si tenemos el valor suficiente) su nota se transforma a través de todo tipo de timbres, desde brutal hasta zigzagueante, estridente y suave. Es una banda sonora muy diferente. Al igual que con todos los Aventador, se combina con una transmisión robotizada de un solo embrague que peca de ser demasiado lenta en la conducción normal. Pero, después de un tiempo, aprendemos a reforzar los músculos del cuello antes de reducir, para evitar que la cabeza se balancee hacia adelante como un perro que asiente a su dueño con devoción.

Pegas aparte, Lamborghini está construyendo 250 Ultimae Roadsters y 350 Coupes. El nombre Ultimae es apropiado en más de un sentido. Además de ser el último Aventador, también es la variante más potente jamás fabricada, con 780 CV. Eso son 10 CV más que el extremo Aventador SVJ, con el que el Ultimae comparte la misma relación potencia-peso, debido a que es 25 kg más ligero que el Aventador S, con el que comparte su eje trasero direccional. Es como si fuese un disco de grandes éxitos con las mejores partes del Aventador durante la última década, con una forma limpia que elimina los extravagantes apéndices y alerones del SVJ.

La dirección se siente viva en nuestras manos, y el eje trasero direccional ayuda a girar las anchas caderas del Aventador en las rotondas. En carreteras más abiertas, esa sensación de manejabilidad es menos evidente, y lleva un tiempo sintonizarse por completo con el automóvil. Pero siempre ha sido así con el Aventador. A medida que pasan los kilómetros y la intimidación inicial se desvanece, comenzamos a confiar en él, nos apoyamos en sus enormes reservas de agarre lateral y nos deleitamos con la presencia de ese motor ultra evocador sobre nuestros hombros. Una sensación que aumenta con los paneles del techo retirados e instalados en los soportes del maletero delantero. Un leve trabajo que se compensa con creces con el deleite de su sonido. Es un coche que cautiva todos nuestro sentidos. Lejos de ser perfecto, no hay otro supercar igual... y ya lo estamos echando de menos.

Precio

410.000 € aprox. (Coupé)

450.000 € aprox. (Roadster)

Potencia

780 CV.

720 Nm.

Prestaciones

Vel. máx.: 355 km/h.

0-100 km/h: 2,8 s.

Peso

1.550 kg.

Consumo

No disponible.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.