Buscar

La gama Opel será eléctrica en un tiempo récord

Para 2028, el fabricante de automóviles con sede en Rüsselsheim habrá cambiado todos sus productos a una línea puramente eléctrica.

Actualmente, los clientes pueden solicitar 12 variantes electrificadas, desde el pequeño Opel Rocks-e hasta el Movano-e. A mediados de esta década se lanzará otro modelo eléctrico de batería en la nueva versión del Opel Manta. Y los sucesores del Opel Crossland y el Opel Insignia también serán eléctricos y, por tanto, libres de emisiones.

“Opel lleva un camino firme hacia la electrificación, y además en un tiempo récord. Estamos haciendo una importante contribución a la reducción de CO2. Y no nos detendremos con la conversión de nuestra gama de productos: junto con nuestros socios, fabricaremos nuestras propias baterías de alto rendimiento en Kaiserslautern a partir de 2025. Además, se está construyendo un nuevo campus respetuoso con los recursos naturales en nuestra sede de Rüsselsheim”, dijo el CEO de Opel, Uwe Hochgeschurtz, al explicar la estrategia de la marca.

El objetivo final de Opel es ofrecer vehículos eléctricos que satisfagan plenamente las demandas de los clientes: en el futuro, esto incluye autonomías de entre 500 y 800 kilómetros, y una capacidad de carga rápida de 32 kilómetros por minuto, la mejor de su clase. Mientras todo esto ocurre, los clientes de Opel ya tienen acceso a una amplia gama de modelos electrificados. En lo que se refiere a turismos, el Opel Corsa-e y el Mokka-e,
ganadores del codiciado Golden Steering Wheel en 2020 y 2021, hace tiempo que se convirtieron en auténticos superventas. En Alemania, el porcentaje de las variantes eléctricas de batería de estos modelos ya representa más del 25% de todas las ventas. El nuevo Opel Grandland y la nueva generación del Astra están disponibles como híbridos enchufables. El próximo año, le seguirá el Astra-e eléctrico a batería, con carrocerías de cinco puertas y Sports Tourer. La oferta de vehículos eléctricos libres de emisiones se completa con el Opel Rocks-e, un vehículo eléctrico urbano para jóvenes a partir de 15 años. Pero para Opel, la electrificación no debe quedarse en unos segmentos determinados, sino que debe extenderse al mayor número posible de usos y clientelas. Los vehículos comerciales, por su utilización por parte de todo tipo de profesionales y su papel imprescindible en actividades como la distribución y la logística en las grandes ciudades, tienen un papel fundamental en la lucha contra el cambio climático. Lo mismo sucede con los vehículos polivalentes, pensados para un uso familiar o centrado en el ocio.

Por eso, todos los vehículos comerciales ligeros de Opel ofrecen una opción libre de emisiones. Los Combo-e, Vivaro-e y Movano-e son eléctricos a batería, mientras que el Vivaro-e Hydrogen ofrece una opción con tecnología de pila de combustible.

Mención especial merece el Opel Combo-e, ya que se fabrica en el Centro de Vigo de Stellantis. Ofrece espacio para dos europalets y, dependiendo de la versión, hasta 4,4 m3 de capacidad de carga, que puede alcanzar hasta 1.000 kg. Ofrece uno de los mayores niveles de tecnología en el segmento. Su versión más polivalente, el Opel Combo-e Life, ofrece una gran variedad de opciones, con cinco o siete plazas y batalla corta o larga. Grande por su versatilidad, practicidad y espacio interior, el vehículo polivalente para las actividades de ocio 100% eléctrico del fabricante alemán cuenta con configuraciones con una o dos puertas laterales correderas y se ofrece en versión de 4,4 metros de longitud o en la XL de 4,75 metros, ambas con cinco o siete plazas.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.