Buscar

Si el Lamborghini Aventador fuese japonés sería el Kode 0 de Ken Okuyama

Japón nos tiene acostumbrado a sus diseños inverosímiles y especiales, sobre todo en automóviles, pero si hablamos de Ken Okuyama todo adquiere un grado superlativo en ese sentido. Y si no sabéis de que hablamos aquí tenéis su última creación, el Kode 0, un superdeportivo de aspecto futurista con inspiración retro sobre la base de un Lamborghini Aventador, lo que lo hace aún más espectacular si cabe. Que te guste o no que le hayan dado este aspecto al superdeportivo italiano ya es otra cuestión.

Ken Okuyama es un diseñador japonés que ha aportado su granito de arena en el mundo del automóvil en las últimas décadas de forma muy particular. Trabajó en General Motor y Porsche, donde participó en la creación del 911 de generación 996. Pero sin duda será recordado por su labor dentro de Pininfarina, donde se encargó de supervisar el proyecto del Ferrari Enzo, dando como resultado uno de los cavallino más bellos y espectaculares de su historia. También supervisó los posteriores modelos de Maranello como el 599 o el P4/5. Pero en 2006 se aventuró a crear su propio estudio de diseño, primero de gafas, después de automóviles con Ken Okuyama Design.

El año pasado sorprendió al mundo con su Kode 57, un roadster biplaza de clara inspiración de su pasado en Pininfarina. Ahora nos descubre el todavía más llamativo Kode 0. Estamos ante un superdeportivo inspirado en los modelos de 1970 y con aires de coche futurista. Emplea el chasis monocasco de fibra de carbono del Lamborghini Aventador, pero modifica toda su carrocería exterior para lograr este vanguardista resultado.

Conserva las puertas de apertura de tijera, pero por lo demás el V12 italiano es irreconocible salvo porque deja ver su corazón en su zona posterior. Es llamativo, con luces LED delante en un morro que parece inclinarse hasta tocar el suelo. En su zaga domina el enorme difusor, la salida central de escape de cuatro colas y las enormes rejillas de ventilación que permiten ver los ventiladores de refrigeración. 

Por dentro el resultado es aún más espectacular, donde solo se conserva la botonería de la consola central, con un salpicadero forrado en cuero totalmente nuevo y un volante también forrado y con el emblema del estudio de diseño japonés. Sólo habrá cinco unidades del Kode 0 y cada una costará la friolera de 1.5 millones de dólares. Eso teniendo en cuenta que el Aventador lo deberás poner tu. Al menos se conserva su mecánica, ese espléndido V12 de 700 CV y 690 Nm con el que acelerar de 0 a 100 km/h en solo 2.9 segundos. Quizás le cueste ahora un poco menos porque el Kode 0 solo pesa 1.550 kg.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.