Buscar

Ferrari SF90 Stradale, el híbrido enchufable de 1.000 CV

En Maranello se suman a la era de los híbridos enchufables con un nuevo modelo, casi tan potente, rápido y espectacular como LaFerrari, solo que aquí como modelo de producción sin limitaciones –del LaFerrrari solo se hicieron 499–. Es el Ferrari SF90 Stradale, 1.000 CV de puro nervio italiano.

En la gama actual, gracias a su potencia y prestaciones, el SF90 Stradale se sitúa como el modelo superior en cuanto a potencia, la primera vez desde el F40 que un modelo con V8 domina la gama de Maranello. Su motor en posición central es un V8 biturbo de 4 litros, que rinde por sí mismo 780 CV y 800 Nm de par.

Para llegar a esa cifra mágica de 1.000 CV Ferrari suma 3 motores eléctricos para añadir esos 220 CV entre los tres, uno en el eje trasero y otro en cada rueda delantera, por lo tanto se considera un 4×4 en algunas circunstancias. La energía la suministra una batería de 7.9 kWh de iones de litio montada debajo del habitáculo, con la que en modo 100% eléctrico puede circular 25 km con una velocidad máxima de 135 km/h. Cuando circula en el E-Mode solo usa los dos motores delanteros, los cuales también operan la marcha atrás, ya que la caja de cambios no cuenta con esta posición.

Pero como siempre el sistema híbrido cumple una función principal, que es la de hacer al Ferrari SF90 Stradale más rápido. Tenemos un sistema de tracción total ligado a su mecánica, y solo así se podrían lograr semejantes prestaciones. Logra un 0 a 100 km/h en 2.5 segundos y de 0 a 200 km/h en 6.7 segundos, el más rápido hasta la fecha. Sus dos motores delanteros también sirven para mejorar el reparto del par en cada rueda cuando se usa en circuito.

Ligado al motor tenemos una caja de cambios de ocho velocidades y doble embrague con carter seco, que permite bajar 15 mm la posición del cambio con respecto a la anterior caja de siete velocidades, y permitiendo así reducir el centro de gravedad. En el Ferrari SF90 Stradale la zona de corte está a 8.000 rpm en lugar de a 9.250 como en el LaFerrari.

Pasando al interior, es sin duda el más vanguardista y tecnológico de Ferrari hasta la fecha. No hay botones físicos en ningún lado, sino zonas táctiles capacitivas. Como siempre lo relativo a los controles de conducción están en el volante, con los del climatizador en un pad táctil a la derecha de este. Para elegir la marcha, hay tres botones en el túnel de transmisión, enmarcados en una pieza que imita el diseño de los míticos cambios en H de los primeros Ferrari manuales.

Llevamos una enorme instrumentación digital que consta de una pantalla de 16 pulgadas curva, la cual mostrará desde la navegación a la información del sistema híbrido, el cuentarrevoluciones y el sistema multimedia. Además estamos ante el primer Ferrari con Head-Up Display.

Ferrari SF90 Stradale

Siguiendo la tónica de los superdeportivos modernos, el Ferrari SF90 Stradale hace uso de la aerodinámica activa para mejorar sus facultades sobre asfalto. En el alerón trasero incluye un novedoso sistema, que en lugar de elevar este, baja un panel colocado justo debajo de este en la carrocería, creando un nuevo alerón de tipo Gurney. Con este sistema de aerodinámica se permite el coche reducir la resistencia al aire en rectas y mejorar el apoyo en curvas, generando 390 kg de carga a 250 km/h.

Ferrari SF90 Stradale Assetto Fiorano
Ferrari SF90 Stradale Assetto Fiorano

Y por si este modelo no fuera lo suficientemente radical, Ferrari ofrece una versión aún más precisa para el circuito denominada SF90 Stradale Assetto Fiorano. Se incluye amortiguación mejorada, muelles hecho en titanio, un sistema de escape nuevo, llantas de fibra de carbono y otros elementos de menor peso para perder en total 30 kg con respecto la versión estándar. Con este paquete equipado el Ferrari SF90 Stradale pesa solo 1.570 kg en vacío, otorgándole una excelente relación peso potencia de solo 1,57 kg/cv. El peso del sistema híbrido representa 270 kg de ese total. El SF90 Stradale ha hecho la vuelta en Fiorano en 79 segundos, un segundo más rápido que el LaFerrari.

Otra novedad se encuentra en el sistema de frenado, pues es el primer Ferrari que usa la tecnología «brake-by-wire». Este es un sistema que permite mejorar la respuesta de los frenos y controlar más eficazmente la frenada regenerativa para los motores eléctricos, ya que suprime el mecanismo de actuación por uno que funciona de forma electrónica leyendo el empuje del pedal y enviando la información al sistema de forma más rápida.

¿Por qué este nombre para el último «cavallino»? La Scuderia Ferrari cumple 90 años, así que este es un homenaje a todos esos logros en competición que han permitido traspasar la tecnología de los coches de carreras a los de calle. Sobre su precio aún no hay nada pero llegarán las primeras unidades en el primer cuarto de 2020 y será más caro que un 812 Superfast pero menos que el LaFerrari de casi un millón de euros.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.