Buscar

Entrevistamos a Michael Hugo Leiters, jefe de tecnología en Ferrari

Es Tarde en Maranello. El sol se ha metido hace ya un buen rato y se ha ido a casa, pero Michael Hugo Leiters todavía está trabajando duro. Tienes la impresión de que no es un hecho inusual cuando se acerca para encontrarse con CAR disculpándose por llegar tarde.

Como director de tecnología desde enero de 2014 en una de las compañías automotrices tecnológicamente más aventureras del planeta, Leiters tiene mucho que contar. El Purosangue, primer SUV de Ferrari, ya está a punto de llegar. Luego está el SF90 (aqui os dejamos una prueba incial), su primer híbrido enchufable, algo cada vez más necesario por las normativas anticontaminantes.

Leiters

Ferrari es una empresa pequeña, somos compactos y tenemos todas las posibilidades en nuestras manos. Eso también nos ayuda a movernos rápidamente”, dice. “Con el SF90 comenzamos desde cero y, en unos pocos años, habíamos creado un automóvil para un nuevo segmento que no existía antes. No puedo hablar por otras compañías, pero sospecho que esto es algo que solo Ferrari puede hacer”.

“No le diré cuántas personas trabajan en mi equipo, pero es pequeño y ese es uno de nuestros puntos fuertes. Mis ingenieros tienen una amplia experiencia y formación. No tenemos, digamos, diez especialistas que diseñen espejos exteriores durante toda su vida. Tenemos un tipo que hace y ensambla todas las partes en el exterior: sellos, ventanas, etcétera. Es una responsabilidad mucho más amplia. Queremos crear rendimiento. Eso no solo significa caballos. Y para el interior, la filosofía es “manos en el volante, ojos en la carretera”. Desarrollamos una nueva forma de medir la distracción para ver cuánto tiene que apartar el conductor la vista de la carretera. Esta visión de nuestros ingenieros nos ayuda a optimizar todo el proyecto, no solo una parte”.

Prueba Ferrari SF90 Stradale

Con un equipo de fórmula 1 de primerísimo nivel en el mismo sitio, ¿los ingenieros de coches de calle alguna vez piden ayuda a los chicos de competición?

La F1 y los coches de calle son mundos diferentes, pero en algunas áreas puedes usar el mismo conocimiento. En aerodinámica, el tiempo que tenemos entre un modelo de diseño y la producción final es muy rápido. Esto es definitivamente algo que aprendimos de la F1. No he experimentado esto en otras compañías”.

Prueba Ferrari F8 Tributo

Con esta agradable charla concluida, el jefe de tecnología de Ferrari tiene que irse, entrar inteligentemente en el oscuro patio de la fábrica y volver con su equipo de ingenieros para seguir manos a la obra con muchas de las tareas en cuestión. Sin duda habrá muchos días y noches más por delante, pero tienes la impresión de que los Leiters no saben hacerlo de otra manera.

Cinco preguntas rápidas

¿Cuál fue su primer coche?

“Era un Opel Corsa, 1.2 litros, azul metálico. Lo llamé Interceptor. En ese coche me pusieron la multa por velocidad más alta de mi vida”.

¿De qué proyecto está más orgulloso?

“Tengo una idea muy clara de lo que quiero hacer en Ferrari. Cuando lo consiga ese será mi mayor logro. ¡Ese coche…!”.

¿Algún fracaso?

“Es la otra parte de la respuesta anterior… Ese coche que todavía no he conseguido, eso que tengo pensado”.

¿Qué es lo mejor que ha hecho en un automóvil?

“Escuchar el sonido de un V12”.

Sobre la compañía… ¿Qué porcentaje de los Ferrari vendidos son rojos?

“Ahorael 45% son rojos. En los años 90 era el 90% de las ventas”.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.