Buscar

Combustibles sintéticos: la posible salvación de nuestros deportivos

Si bien el mundo se ha centrado en la energía eléctrica para hacer funcionar la próxima generación de automóviles, el uso de combustibles sintéticos está a la vuelta de la esquina. Una innovación que podría ayudar a mantener en la carretera a todos los coches que aún usan motores de combustión. “Los combustibles sintéticos son una gran oportunidad”, dice Adrian Hallmark, director ejecutivo de Bentley. “Podría ser una alternativa viable”.

combustibles sintéticos

¿Cuál es la ciencia detrás de estos combustibles? La química utiliza el recurso natural más abundante del planeta, el hidrógeno, de una manera mucho más sostenible que perforar una cantidad finita de dinosaurios fosilizados… Además, el proceso está diseñado para ser lo más neutro en carbono posible.

El agua se electroliza (a ser posible con energías renovables), y los átomos de hidrógeno que se han dividido en el proceso se mezclan con el dióxido de carbono capturado para crear un combustible líquido llamado e-metanol. Con un refinamiento posterior se convierte en e-gasolina, e-diesel o incluso e-queroseno para aviones.

Si bien sigue siendo una fuente de combustible, el e-fuel ofrece una reducción significativa de las emisiones. “Debido a que es un combustible artificial, no tiene subproductos, por lo que es mucho más limpio”, dice el director de Porsche 718 y 911, Frank Walliser. “De nuestras pruebas esperamos una reducción de Co2 de un 85%”.

De hecho, Porsche ha invertido 20 millones de euros en el proyecto Siemens Haru Oni, una planta de e-fuel en Chile.

“Los combustibles sintéticos para automóviles son un complemento valioso para nuestros planes de electromovilidad”, afirma el jefe de Porsche, Oliver Blume. “Si estos combustibles se producen en partes del mundo donde se dispone de un excedente de energía sostenible, entonces son un elemento adicional en el camino hacia la descarbonización”.

Porsche está tan interesado en esta tecnología que tiene la intención de utilizar combustibles de este tipo en su competición monomarca con los 911 GT3. No solo para reducir las emisiones, sino como un banco de pruebas del mundo real.

combustibles sintéticos

Lo mejor de todo es que los motores no requieren cambios para que funcionen. “Se pueden usar incluso para motores de combustión con 30 años de antigüedad sin dañarlos en absoluto”, dice el jefe de Porsche GT, Andreas Preuninger. El camino está marcado pero todavía hay algunos obstáculos que superar. Sobre todo en cuestión de producción, ya que el consumo actual de petróleo en el mundo es de 76 millones de barriles diarios.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.