Buscar

El Bugatti Chiron Sport Les Légendes du Ciel se enfrenta a un caza de combate en vídeo

Bugatti va ligada a la velocidad y la exclusividad pero antaño, sus pilotos también eran aviadores. Fruto de ese legado nació el Chiron Sport “Les Légendes du Ciel”, una edición limitada de su último hypercar que ahora se ha juntado con una de las pocas máquinas capaz de ensombrecer a este coche.

Bugatti Chiron Sport Les Légendes du Ciel

Hablamos de un avión de combate de la Fuerza Aérea Francesa, el Dassault Rafale Marine, tan poderoso que casi cuadriplica la potencia del Chiron.

Para conmemorar el lanzamiento del Chiron Sport “Les Légendes du Ciel”, Bugatti ha dado lugar a este mágico encuentro, que también sirve de paso para recordar el pasado de la marca junto a grandes pilotos de coches y aviones. A principios de siglo varios pilotos de Bugatti también surcaban los cielos, como Albert Divo, Meo Constantini o Robert Benoist, que sirvieron a la Fuerza Áerea de Francia.

De paso, se celebró una carrera de velocidad con Pierre-Henri Raphane, piloto oficial de Bugatti al volante del Chiron, y el capitán Etienne a los mandos del Rafale. En el primer tramo el Chiron Sport y sus 1.500 CV de su motor W16 se imponen. Y al menos en tierra su velocidad punta de 410 km/h con limitación electrónica no parece impedirle liderar.

Bugatti Chiron Sport Les Légendes du Ciel

Sin embargo, el caza de combate tiene a su disposición 5.727 CV y una vez que sus ruedas se despeguen del suelo puede llegar hasta los 1.975 km/h. Aquí la cifra demoledora son los 58.550 Nm de empuje de su reactor.

Bugatti Chiron Sport Les Légendes du Ciel

A pesar de esas cifras el Chiron se adelanta porque firma el 0 a 100 km/h en 2,4 segundos, a 200 km/h se pone en 6,1 segundos y a 300 km/h 3n 13,1 segundos. El Rafale despega a 260 km/h y solo necesitaría 450 metros de pista.

“Me alejé del Rafale Marine durante los primeros centenares de metros, pero después de otros tantos ya estaba a unos 20 metros por encima», comentó Pierre-Henri Raphanel.

El capitán Etienne pudo subir al Chiron Sport y sus sensaciones fueron similares a las del caza: «El Chiron Sport tiene una fuerza de aceleración increíble que se acerca mucho a la del Rafale. Lo que sientes en el Bugatti es lo que sientes en este jet, incluso al frenar», señaló el piloto galo.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.