Buscar

BMW Serie 8 Gran Coupe 2019, el deportivo de cuatro puertas

Ya tenemos completa la familia del último Coupe de BMW con este Serie 8 Gran Coupe, que se suma al Convertible y al Coupe para traer un cuatro puertas deportivo más a la gama de la marca. Un diseño igual de deportivo a pesar de tener cuatro puertas, cuan cinco plazas y un nuevo motor de acceso en la gama del Serie 8. Es hora de conocer qué hay nuevo en el BMW Serie 8 Gran Coupe 2019.

BMW asegura que este Serie 8 Gran Coupe es el único del segmento que deriva de un deportivo de dos puertas, su hermano el Serie 8 Coupe. Y no hay más que verlo para entender que esto es así, con esa línea deportiva del techo que se prolonga hasta su voladizo trasero a pesar de sumar dos puertas. Crece su batalla y el chasis se ha puesto a punto para la versión, mejorando la practicidad y el espacio a bordo sin comprometer su manejo.

Introduciéndolo en la gama, el BMW Serie 8 Gran Coupe estrena versión de acceso con el motor de seis cilindros en línea gasolina. Hablamos del 840i, de 340 CV y 500 Nm, con opción de versión xDrive de tracción total que mejora el 0 a 100 km/h de 5,2 segundos a 4,9. Por otro lado se mantiene el M850i xDrive Gran Coupe con el V8 de 530 CV y el diésel 840d xDrive Gran Coupe de 320 CV. Asociados todos los motores llevan el cambio Steptronic Sport de ocho velocidades con las levas en el volante de serie.

El sistema BMW xDrive de tracción total es la última generación, que prima el par en el eje trasero. Tampoco falta en el 840i Gran Coupe de tracción trasera un diferencial M Sport de serie en el eje trasero, también de serie en la versión con el V8.

El diseño exterior es otro elemento clave que cambia en el BMW Serie 8 Gran Coupe, aunque mantiene muchos rasgos del dos puertas. Es un claro coupé de cuatro puertas, transformado de su versión de dos puertas a este con mucha suavidad y fluidez. Sus medidas cambian, con 201 mm más de batalla, llegando a los 3,023 metros. La longitud pasa a 5,082 metros, 231 mm más, con un total de 1,932 metros de ancho, +30 mm, y 1,407 metros de alto, 61 mm más. El diseño de la parte frontal es idéntico al del coupé hasta el pilar A, mientras que después pasa a estirar el techo para dar forma a un nuevo pilar B y C, que permite la integración de la segunda puerta.

Para dar más espacio dentro la línea del techo está más alta gracias también a una ventanilla más grande. El pilar C enfatiza su silueta marcada con una terminación sobre el portón del maletero, con un nervio que se apoya sobre el propio portón y crea una superficie encajada a ambos lados de la carrocería. Por lo demás su zaga presenta las mismas ópticas LED, con el paragolpes que integra la doble salida trapezoidal.

Pasando al interior, este Serie 8 Gran Coupe no cambia en su parte delantera, con el diseño del salpicadero y la consola central intacto, así como la calidad de los materiales y sus detalles. Por lo tanto tenemos la pantalla de 12,3 pulgadas para el cockpit digital y la pantalla táctil de la consola central de 10,2 pulgadas.

Pero el mayor cambio está en sus plazas traseras, ahora con mucho más espacio. Pudimos verlo en persona en la presentación del Serie 8 Convertible, todo secreto en ese momento, y por supuesto montarnos en sus plazas traseras para ver si de verdad es un espacio suficiente. Como en cualquier coupe cuatro puertas, el acceso implica agachar la cabeza un poco más de lo normal, pero dentro había espacio suficiente para las rodillas y la cabeza, eso con mi 1,85 metros de alto. Un detalle llamativo es que las plazas traseras son tres, pues hay cinturón en la central, pero BMW ha añadido en el túnel central un sistema de climatización bizona que suprime cualquier espacio para las piernas de la plaza central. De hecho BMW lo considera un 4+1. Esta segunda fila de asientos se puede abatir en 40:20:40 para ganar espacio de carga, que en su configuración normal son 440 litros, 20 litros más que en el coupé.

Para que la aerodinámica no se vea comprometida con el nuevo diseño, BMW ha añadido nuevos detalles, como unos bajos totalmente carenados, la calandra de apertura activa y unos Air Curtains que denominan que son las tomas de aire junto a los pasos de rueda delanteros.

En lo tocante a contener el peso, BMW usa una mezcla de materiales ligeros y rígidos para mejorar su rigidez sin comprometer el peso total. De aluminio son las puertas, el capó, el subchasis delantero o el paragolpes trasero. También hay magnesio, como el portón del maletero, y la fibra de carbono está presente en el chasis para reforzarlo. En total esta versión de cuatro puertas pesa alrededor de 70 kg más.

De serie para mejorar la dinámica lleva de serie Suspensión Adaptativa M con amortiguadores de control electrónico. El sistema de dirección en el eje trasero es de serie en las versión de tracción total, y opcional en el BMW 840i Gran Coupe. De serie equipa llantas de 18 pulgadas, y los frenos son de cuatro pistones en las pinzas delanteras, mientras que el M850i xDrive lleva los frenos M Sport de mayor potencia. A nivel de asistentes incluye las mismas funciones que en el Serie 8 Coupe de serie, como el Head-Up Display, el Asistente de Conducción, Aviso de Colisión de Peatones con función de frenada en Ciudad, Aviso de Salida de Carril, Aviso de Límite de Velocidad, aviso de tráfico cruzado trasero y aviso de colisión trasera. Su llegada al mercado está prevista para Septiembre de este año.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.