Buscar

BMW i4: predica con el ejemplo

Si te gusta conducir, te gustará BMW, aunque sea mínimamente algún que otro modelo, ni siquiera tiene por qué ser de esta década, puede ser un 2002ti, un modesto E36 o un M5 E39, hasta el primer M2, o el actual M3. Pero del pasado ya solo viven los museos, todo lo demás en esta sociedad mira hacia delante, afrontando retos, solventando problemas, dando soluciones y opciones al ciudadano de a pie. Ahora llega el BMW i4.

BMW i4

En este afán de progreso BMW quiere seguir siendo BMW cuando los coches ya no tengan escapes, cuando la gasolina sea un bien de lujo o un objeto de museo, en definitiva, cuando lo eléctrico domine el parque móvil.

Esto puede sonar a drama para muchos de nosotros, especialmente para usted, lector de esta revista para apasionados del motor que hace ruido y tiene micro explosiones dentro. Pero el tiempo y marcas como BMW nos han enseñado que nada está perdido.

Si bien es cierto, el BMW iX parece el modelo más revolucionario de la marca, un crossover cargado de tecnología, de diseño vanguardista y atrevido y con buena autonomía eléctrica. Pero para nosotros el modelo clave en esa transición eléctrica es el BMW i4.

BMW i4

Los coupés y las berlinas siempre han sido la especialidad de la marca bávara, coches que parecen simples medios de transporte pero que esconden una puesta a punto soberbia, cautivadora, y que después dan el do de pecho con una versión 100% deportiva de su división M.

El i4 recoge el testigo de esa saga, una berlina eléctrica que supondrá en la firma el punto de inflexión, un modelo clave para su crecimiento y su imagen, el próximo bastión para aquellos que profesan el mantra de “me gusta conducir”.

“Continuamos con la electrificación decisiva de nuestra gama de modelos y ampliamos nuestra serie de vehículos totalmente eléctricos con dos buques insignia de innovación clave: el BMW iX y el BMW i4”, explicó Pier Nota en los resultados de mitad de 2021, miembro del Consejo de Administración de BMW AG responsable de Clientes, Marcas y Ventas.

“El iX y el BMW i4 representan una nueva era de movilidad eléctrica para BMW y estoy deseando verlos en las carreteras a partir de noviembre. Los altos pedidos entrantes para ambos modelos confirman el gran interés de nuestros clientes en estos vehículos altamente emocionales”.

En los próximos años, a estos se unirán otros modelos, incluidas las versiones totalmente eléctricas de vehículos de gran volumen de ventas como el BMW Serie 5, el Serie 7, el X1 y el sucesor del Mini Countryman.

Entre ahora y 2025, la compañía planea aumentar sus ventas de modelos completamente eléctricos en un promedio de más del 50% por año, a más de 10 veces la cantidad de unidades vendidas en 2020. BMW Group espera que los vehículos completamente eléctricos rindan cuentas para al menos ser el 50% de sus ventas globales en 2030.

Durante los próximos 10 años, el grupo planea lanzar un total de aproximadamente 10 millones de vehículos totalmente eléctricos en las carreteras.

Eléctricos con mucha vida

Pero para avanzar hacia esa era eléctrica no basta con promesas de coches que se disfruten al volante, hay que darles vida, tecnología y lanzarlos al mercado. Hace años cierta compañía americana le comió la tostada a todas las marcas tradicionales por una buena razón, sus modelos tenían tres o cuatro veces más autonomía que los eléctricos existentes.

La cosa ha cambiado. BMW lanza con el i4 una nueva generación de baterías, de diseño compacto, pues solo mide 110 mm de alto, y de ubicación perfecta, integrada en la parte inferior del chasis para reducir el centro de gravedad, justo debajo del suelo que pisaremos. Además, en un acto de sensatez y compromiso con el medio ambiente, la fabricación de las baterías lleva un proceso de control de emisiones, extrayendo materiales de forma sostenible, firmando solo acuerdos con empresas y proveedores que usen energía renovable.

Con 83,9 kWh de capacidad, en el i4 menos potente, que ya son 340 CV, logra una autonomía homologada de 590 km, lo que ya permitiría viajar cómodamente usando la red de cargadores rápidos que se expande por España igual de rápido que acelera el i4. De hecho, la berlina eléctrica puede cargase a hasta 210 kW de potencia.

Para fabricar esta berlina de cinco plazas y 4,78 metros de largo en Alemania, en la fábrica del Grupo BMW en Múnich solo se utiliza energía hidroeléctrica generada localmente para la producción del vehículo. Según un documento de validación ratificado por auditores independientes, poca broma, la huella de carbono del i4 eDrive40 es un 47% menor que la de un gran coupé con motor diésel equivalente en 200.000 kilómetros.

Y es que esto ya no es un juego, la carrera por la electrificación debe ser consecuente con el medio ambiente, así que la propia BMW suministra los materiales a algunos proveedores para garantizar una extracción responsable y ecológica. Pero va más allá, y el i4 usa motores diseñados para evitar el uso de tierras raras.

Prestaciones al máximo para el BMW i4

Si te preocupan tanto las prestaciones como el planeta, BMW también ha pensado en ti. No solo está la versión de tracción trasera, el eDrive40 de 340 CV, hay una versión M disponible, un i4 M50, el primer modelo con el apellido M totalmente eléctrico, y aunque no sea un M puro, pudimos probar un prototipo de pruebas hace unas semanas que nos demostró que la firma quiere que este sea el eléctrico para amantes de la conducción, con buenas prestaciones, buena conexión con el conductor y buenas aptitudes para sentirse cómodo al volante en cualquier situación, como si llevaramos un M3 con más peso y más silencioso.

El BMW i4 M50 usa dos motores eléctricos, uno por eje, para producir 544 CV y 795 Nm de par, lo que le permite acelerar de 0 a 100 km/h en menos de cuatro segundos, como un M3 de tracción trasera actual.

Pero además es un coche inteligente, no nos da toda la potencia en modo “Normal” o “confort”, sino que se la reserva para el modo “Sport” y “Sport Boost” en lugar de “Sport Plus”, así mejora su autonomía en modo normal pero tenemos un coche explosivo cuando queremos aprovechar sus prestaciones al máximo.

BMW i4

Para hacer eso aún mejor, la suspensión adaptativa lleva su propio tarado, los frenos son de mayor tamaño y el chasis está reforzado. Además lleva de serie el pack M de diseño, y aún con todas estas cifras y enfoque deportivo, es capaz de hacer 510 km con una sola carga.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recordar tus preferencias y optimizar la experiencia de usuario. Para obtener más información lee nuestra política de cookies.
Al pulsar en “Aceptar política de cookies” aceptas el uso de las diferentes cokies que utiliza el sitio web. Puedes configurar o denegar el uso de las cookies en la configuración de la política de cookies.